Compartir

¿Cómo educar a un labrador?

Por Jungla Luque, Etóloga y adiestradora canina. 5 marzo 2020
¿Cómo educar a un labrador?

Ver fichas de Perros

El labrador retriever es una de las razas caninas más populares del mundo. No es de extrañar, puesto que su carácter noble, adaptabilidad e inteligencia hacen de este el integrante ideal en muchas familias. Aparte de por buenos compañeros, estos perros son también conocidos por sus aptitudes como perro de trabajo en muchos ámbitos distintos, ya sea en la policía, en labores de búsqueda y rescate e, incluso, como perro guía para personas ciegas.

Dicho esto, si nos hemos planteado acoger un perro de esta raza en casa, o ya estamos conviviendo con uno, es necesario entender que también necesita una correcta educación para lograr convivir en armonía. Por este motivo, en ExpertoAnimal te explicamos lo que debe conocer sobre cómo educar un labrador, cachorro y adulto.

También te puede interesar: ¿Cómo educar a un conejo?

¿Cuándo educar a un labrador cachorro?

Todos los perros desde el momento de nacimiento se encuentran en constante aprendizaje. De igual forma que los bebes humanos, los cachorros se encuentran en un proceso de captación y procesamiento de los estímulos que rodean su entorno.

En los primeros 3 meses de vida previos al destete, la madre proporciona la educación adecuada a su camada, como por ejemplo, qué pueden comer o que el humano es inofensivo. Contrariamente, una madre con miedo a los humanos transmitirá ese mismo miedo a sus cachorros. Por este motivo, si has tenido la oportunidad de conocer el cachorro desde su nacimiento, no deberás empezar a enseñarle ejercicios de obediencia básica aún. De momento, con que te relaciones con él de forma tranquila, y siempre que la madre se encuentre a gusto, es suficiente. De este modo, el cachorro empezará a confiar en ti.

A partir de los 3 meses de edad, el peludo ya puede ser separado de su madre, ya que esta generalmente empieza a tomar distancia de sus cachorros y evita amamantarles, puesto que sus dientes están en crecimiento y le hacen daño. Debemos siempre respetar este período de destete natural, puesto que un cachorro separado antes de tiempo de su madre usualmente muestra problemas de socialización y en su estado de ánimo, lo que será un problema en el aprendizaje y generalmente ocasiona problemas de comportamiento a largo plazo. Es su madre la inicia la socialización de los pequeños y no debemos entorpecer este momento.

Una vez en casa, que el cachorro ya tiene 3 meses aproximadamente, se puede empezar a trabajar en su educación. En esta primera etapa deberás establecer las normas y hábitos que quieres que cumpla de adulto, aunque nunca mediante el uso de castigos, puesto que te convertirás en un estímulo amenazante y perderá la confianza en ti. Es decir, si no quieres que tu labrador cuando sea mayor se suba al sofá, empieza evitándolo ahora que es cachorro. De esta forma, serás coherente en tu comportamiento y tu perro lo entenderá. Dicho de otra manera, no tendrá mucho sentido para él que le hayas dejado subirse al sofá de cachorro y que cuando es adulto no se lo permitas, con esto solo lograrás confundirle y podría acabar desarrollándose un problema de comportamiento.

En esta etapa también es muy importante fomentar la curiosidad y exploración del cachorro mediante juegos, así como presentándole nuevos objetos y entornos diversos que fomenten la estimulación. De esta manera, el cachorro desarrollará sus capacidades físicas y cognitivas.

Del mismo modo, una socialización adecuada y progresiva también es vital a la hora de educar a nuestro labrador. Y es que, como los cachorros se encuentran en un período en que son especialmente receptivos a los estímulos del entorno, si durante esta etapa aprenden a normalizar el estar con otros perros, animales y personas, cuando sean adultos no presentarán problemas siempre que relacionen la interacción con una emoción positiva. Es decir, esta sensibilidad puede representar un arma de doble filo, puesto que una mala experiencia dejará una fuerte imprenta en el aprendizaje del pequeño. Por esta razón, deberás evitar forzar las situaciones con la finalidad de no asociar experiencias negativas e ir premiando a tu cachorro mediante comida y juegos.

Si quieres aprender más sobre la socialización de tu cachorro labrador, puede que te interese este otro artículo: "¿Cómo socializar un cachorro correctamente?".

 

¿Cómo educar a un labrador cachorro?

Debemos entender la educación canina como un aprendizaje por capas, en las cuales primeramente el cachorro debe adquirir en su aprendizaje consignas no básicas e ir poco a poco incrementando la dificultad. Contrariamente, si pretendemos que nuestro perro aprenda órdenes complejas en un corto período de tiempo, solo lograremos estresarlo a él y frustrarnos.

El aprendizaje debe realizarse mediante refuerzo positivo, es decir, deberemos asociar las conductas que deseamos que realice nuestro labrador a emociones positivas, dándole golosinas, palabras de ánimo, caricias, etc. También tenemos la opción de premiarlo mediante juegos. Ahora bien, los labradores tienen tendencia a ser más bien golosos, por lo tanto premiarlo con comida sería lo más recomendable. Además, cuando el cachorro realice conductas que consideremos inadecuadas, pero que son debidas a su naturaleza, deberemos proporcionarle alternativas para así cuidar el bienestar de nuestro animal.

Una vez entendidos los puntos anteriores, te proporcionamos una pequeña guía sobre la educación básica que necesitarás proporcionarle a tu cachorro para que evitar problemas de comportamiento una vez este sea adulto. Así pues, veamos cómo educar a un labrador cachorro:

Enséñale a acudir a tu llamada

Lo usual en el cachorro de labrador es que este nos siga constantemente debido a que somos su figura de referencia y le proporcionamos seguridad. Es posible que se aleje unos metros para curiosear el entorno y seguidamente vuelva, aunque no le hayamos llamado. Si premiamos efusivamente esta conducta, el "volver", mediante un premio muy suculento, lograremos que el perro de adulto sea mucho más obediente y venga cuando le llamemos, puesto que lo relacionará con algo positivo. Deberemos, por lo tanto, acostumbrarle también a que relacione esta acción con que lo llamemos, siempre usando la misma palabra (su nombre o la orden "ven", por ejemplo).

A medida que nuestro labrador crezca y se vuelva un adolescente, este empezará a desarrollar un comportamiento más independiente y es posible que empiece a ignorarnos. Es habitual en estos casos que los propietarios pierdan los estribos y riñan a sus perros. No obstante, debemos ser paciente y nunca castigar o gritar a nuestro perro, ni mucho menos cuando queremos que este nos obedezca en acudir a nuestra llamada, ya que es contraproducente porque si nos ve enfadados querrá irse. Deberemos por lo tanto continuar fomentado que nuestro peludo asocie el venir con algo gratificante, jugando con él o dándole premios, evitando que cada vez que le llamemos sea para algo negativo para él. Por ejemplo, si cuando se encuentra en un entorno en libertad solo lo llamamos para ponerle la correa, no vendrá.

Ayúdale a inhibir la mordida

Los cachorros tienen el hábito de morder por dos razones: primero, es su forma de calmar el dolor que les provoca el crecimiento de los dientes; segundo, es su manera de explorar e interaccionar con el ambiente. Ahora bien, cuando nuestro labrador nos muerda jugando, es importante que le indiquemos diciendo un "¡ay!" o similar y dejemos de jugar con él. De esta forma, interpretará que cuando muerde fuerte nos hace daño y aprenderá a controlar su fuerza. También, cuando juguemos podemos usar cuerdas y objetos similares que pueda morder y asociar positivamente con el juego.

Del mismo modo, cuando veamos que muerde objetos inadecuados, le proporcionaremos juguetes que le gusten para morder (como los que tienen premios en su interior) y le premiaremos cuando juegue con ellos. Debemos, por lo tanto, darle alternativas más interesantes y así le disuadiremos de morder algo no deseado.

Para más información respecto a cómo enseñar a un cachorro a no morder, te recomendamos leer: "¿Cómo enseñar a un cachorro a no morder?".

Proporciónale hábitos higiénicos

Para educar a un cachorro labrador a hacer sus necesidades en el lugar correcto debemos, primero de todo, determinar un lugar en casa que sea su baño para colocar ahí su papel de periódico o un empapador e incentivarle a que lo haga allí. Cuando lo haga correctamente, le premiaremos mediante halagos y golosinas para que entienda que lo ha hecho bien. Es importante resaltar que esta opción debe utilizarse únicamente cuando el cachorro no puede salir a la calle por petición del veterinario. Una vez que el pequeño puede empezar a pasear, lo ideal es acostumbrarlo a hacer sus necesidades fuera.

Así pues, cuando salgamos a pasear y veamos que defeca fuera, le premiaremos para que aprenda a hacerlo fuera de casa. Debemos ser comprensivos, ya que los cachorros no son capaces de controlar bien sus esfínteres y, por lo tanto, es posible que muchas veces no se aguante. A medida que nuestro labrado vaya creciendo, irá interiorizando este aprendizaje y controlando mejor sus deposiciones.

Enséñale a quedarse solo

Es muy importante que tu perro aprenda a estar solo de forma positiva, y es que este aprendizaje evitará que desarrolle ansiedad por separación. Este debe ser un proceso gradual, ya que no podemos pretender que nuestro labrador siendo un cachorro se sienta seguro estando solo de un día para otro. Para esta finalidad, deberemos dejar solo a nuestro cachorro en la habitación donde se sienta más cómodo junto con algún juguete con el que se pueda entretener (recomendamos el uso del kong), durante unos pocos minutos, sin acudir si llora o nos llama (de lo contrario, podría aprender erróneamente a ladrar para llamar nuestra atención).

Iremos realizando estas sesiones varias veces a lo largo del día e incrementando el tiempo de forma progresiva. Poco a poco, nuestro cachorro aprenderá que, aunque nos vayamos, siempre volvemos y se encontrará tranquilo y distraído con los objetos que le hayamos dejado. Seguidamente, podemos empezar a realizar estas sesiones saliendo de casa durante cortos períodos de tiempo.

Edúcalo para pasear con correa

Un correcto aprendizaje desde cachorro sobre como pasear con correa evitará en un futuro que nuestro perro tire de ella. Deberemos normalizar la correa de manera que el perrito no la perciba como algo negativo, ya que desde la perspectiva de nuestro cachorro, el llevar correa supone un impedimento para moverse libremente. Por este motivo, le colocaremos con calma el collar y la correa y le premiaremos al momento para que los asocie a algo positivo. Trataremos también de no abusar con el tiempo que pasa el cachorro con la correa puesta y siempre le estaremos vigilando, ya que si nos despistamos podría romperla.

Para practicar el paseo, trataremos de desplazarnos dentro de casa con nuestro peludo y le premiaremos para que se mantenga a nuestro lado. Cuando se aleje y se tense la correa, nos quedaremos quietos, le llamaremos y volveremos a premiarle. De esta forma, aprenderá a no tirar de la correa. Poco a poco, deberemos practicar esta actividad fuera de casa. Puede que te interese leer: "Pasear al cachorro con correa por primera vez".

Una vez que el cachorro ha adquirido los hábitos anteriormente descritos, podemos plantearnos enseñarle nuevas consignas, como soltar objetos, sentarse… Cabe recalcar que pese a ser labradores, cada perro es único y, por ende, puede que tu cachorro tenga más facilidades o dificultades para aprender algunas cosas.

¿Cómo educar a un labrador? - ¿Cómo educar a un labrador cachorro?

¿Cómo educar a un labrador adulto?

Una vez que nuestro labrador ya ha cumplido el año y ha adquirido las rutinas necesarias para la convivencia, podemos plantearnos que aprenda ejercicios más complejos.

El labrador es una raza muy adaptable a toda clase de situaciones y actividades, por lo tanto, nuestro perro tiene un gran potencial para adquirir toda clase de capacidades y trucos si es lo que deseamos. Debemos tener siempre presente que para que nuestro labrador aprenda una consigna compleja, debe estar conformada por órdenes más básicas. Por ejemplo, para enseñarle a "hacer la croqueta", será necesario que primero aprenda a tumbarse en el suelo y a seguir nuestra mano. Te invitamos a leer el siguiente artículo en el que te ofrecemos todos nuestros trucos y consejos para aprender cómo enseñar a tu perro distintas órdenes básicas.

Además, deberemos ser constantes, dedicarle tiempo cada día a nuestro peludo y practicar durante no más de media hora o una hora con un descanso en medio. De hecho, es mucho mejor establecer sesiones cortas, de unos 15 minutos, repartidas en distintos momentos del día. De esta forma, nos aseguraremos de que nuestro perro esté concentrado y motivado. Así mismo, si nosotros no estamos lo suficientemente animados o nos encontramos decaídos y estresados, es aconsejable no realizar ninguna sesión con nuestro perro, ya que este podría captar nuestro estado de ánimo y asociarlo negativamente al ejercicio.

Si no buscamos enseñarle a nuestro perro a realizar un montón de ejercicios distintos, deberemos tener presente que pese a que no es estrictamente necesario, sí es importante que mantengamos a nuestro perro mentalmente activo mediante el enriquecimiento ambiental, por ejemplo. El aprendizaje de ejercicios es una de las distintas formas de lograr esto y, junto a los cuidados que necesita esta raza, como un ejercicio físico adecuado, podremos mantener a nuestro labrador calmado y sin problemáticas en su comportamiento cotidiano.

Contrariamente, un perro de esta raza que se encuentre aburrido, puede desarrollar dificultades de lo más diversas, como el síndrome de pica (ingestión de objetos como tierra, papel…). Y es que no debemos olvidar que el labrador es un perro de trabajo, el cual necesita mantenerse activo para que su bienestar esté cubierto.

Consejos para adiestrar a un labrador adulto adoptado

Ahora bien, si resulta que has adoptado a un labrador retriever adulto y te preguntas si todavía estás a tiempo de educarlo, la respuesta es sí. No obstante, en estos casos es importante que intentemos conocer la historia del perro, si es posible, y que aprendamos a identificar sus señales para saber si tiene miedo, está asustado, estresado, etc. Especialmente los perros que han sufrido malos tratos, tienden a ser adoptados con una serie de traumas que deben trabajarse antes de enseñarle cualquier orden básica. Por este motivo, aconsejamos acudir a un veterinario especializado en etología para que lo evalúe e indique los pasos a seguir antes de iniciar por nuestra cuenta el adiestramiento del labrador.

Si el perro adoptado está en perfectas condiciones, entonces aconsejamos empezar por la socialización y por ganarnos su confianza. A partir de aquí, podremos iniciar la educación desde el principio, pero teniendo presente que un adulto puede tardar un poco más que un cachorro en interiorizar las normas y órdenes.

¿Cómo educar a un labrador? - ¿Cómo educar a un labrador adulto?

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Cómo educar a un labrador?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Educación básica.

Vídeos relacionados con ¿Cómo educar a un labrador?

Vídeos relacionados con ¿Cómo educar a un labrador?

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
7 comentarios
Su valoración:
José luis Vargas Alfaro
Cómo enseñarle a qué no séa tan brusco cuando nos ha dejado de ver por un tiempo corto salta mucho y nos empuja con sus manos
Su valoración:
Isabel Recalde
Muy bueno articulo, yo tengo una labrador negro.
Su valoración:
RAUL
Tengo un labrador americano, y coincide bastante en todo los detalles con el mio, pero tengo un par de problemas con él que no sé como quitárselo, a ver si me podéis ayudar, el perro actualmente tiene 14 meses y cuando sale no para de tirar de la cuerda (primer problema) y cuando se cruza con otros perros se pone a ladrar como un loco para nada, puesto que es incapaz de morder a nadie, vamos, nunca lo ha hecho. Agradecería vuestra ayuda si fuera posible. Gracias y un saludo
Raúl
Su valoración:
Luis
Óptimo articulo, me gustó el video, me hubiese gustado dejar un me gusta en él, pero la ventana que abrió el navegador no ofrecía esa opción. Abrazos!
Su valoración:
Ysaac
Me gustó el artículo, muy bueno y sencillo de entender.
Jungla Luque
Hola Ysaac,

Que bien que te haya servido :)

¡Muchas gracias por tu comentario y un saludo!
Su valoración:
Gilbert Cardona
Muchas gracias por su articulo, es muy bueno
Me gustó mucho
Jungla Luque
Buenas tardes Gibert,
Nos alegramos que haya sido de tu agrado.
¡Un saludo!
Su valoración:
Mary
Muy útil !!!!
Me sirvió
Jungla Luque
¡Hola! Nos alegramos de que te haya sido de ayuda.

¿Cómo educar a un labrador?
1 de 3
¿Cómo educar a un labrador?

Volver arriba