Compartir

Lipidosis hepática felina - Causas, síntomas y recuperación

 
Por María Besteiros, Auxiliar técnico veterinario y peluquera canina y felina. 21 diciembre 2018
Lipidosis hepática felina - Causas, síntomas y recuperación

Ver fichas de Gatos

En este artículo de ExpertoAnimal vamos a hablar sobre la lipidosis hepática felina, una enfermedad grave que puede afectar a nuestro gato, sobre todo si tiene problemas de sobrepeso o padece alguna otra patología como pudiera ser la diabetes.

Veremos que la lipidosis puede ser primaria o secundaria, identificaremos los síntomas que produce y explicaremos en qué consiste su tratamiento. El diagnóstico precoz permitirá instaurar con rapidez el soporte veterinario y mejorará el pronóstico de una enfermedad que puede ser mortal.

¿Qué es la lipidosis hepática felina?

La lipidosis hepática felina, conocida también como síndrome del hígado graso felino, consiste precisamente en la acumulación de grasa en el hígado y esta puede producirse de una manera primaria o secundaria, que podemos caracterizar de la siguiente forma:

  • Lipidosis hepática primaria o idiopática: en estos casos la acumulación se produce por algún fallo en el metabolismo del que se desconoce la causa. Se sabe que tienen propensión los gatos obesos que pasan por un período de ayuno prolongado, como el que puede desencadenar el estrés.
  • Lipidosis hepática secundaria: es la que se produce en la mayoría de casos. Los gatos con este tipo de lipidosis padecen alguna enfermedad que les predispone a la acumulación de grasa, es decir, la lipidosis se va a presentar como consecuencia de patologías previas como la diabetes, enfermedades infecciosas, el hipotiroidismo, la pancreatitis o la enfermedad inflamatoria intestinal.

Síntomas de lipidosis hepática felina

Que nuestro gato deje de comer siempre debe ponernos en alerta. En los casos de lipidosis, además, el gato va a adelgazar y perder masa muscular. También podemos observar vómitos, diarrea, apatía, deshidratación y síntomas derivados de la afectación del hígado, como la ictericia, es decir, la coloración amarillenta que pueden presentar sus mucosas.

A veces el mal funcionamiento del hígado, órgano que cumple importantes funciones en el metabolismo, hace que se acumulen sustancias tóxicas que acaban afectando al gato, provocándole síntomas neurológicos. Estos pueden acabar en coma y muerte. Además, si la lipidosis es secundaria a otra enfermedad, el gato presentará la sintomatología que esta provoque.

Es importante establecer el diagnóstico diferenciando si estamos ante una lipidosis primaria o secundaria, ya que, en el segundo caso, también debemos tratar la enfermedad inicial. En general, en un análisis de sangre encontraremos elevados los parámetros relativos a la función hepática. A la palpación, es posible notar el hígado aumentado.

Lipidosis hepática felina - Causas, síntomas y recuperación - Síntomas de lipidosis hepática felina

¿Tiene cura la lipidosis hepática felina?

Para el tratamiento de la lipidosis en gatos, además de medicar la patología inicial si la hubiera, la alimentación y la hidratación son básicas. Como hemos dicho, el gato va a rechazar la comida, lo que agravará el cuadro. Como no podemos forzar al animal a comer, se recomienda la alimentación por sonda, en diferentes localizaciones, que tendrá que colocar nuestro veterinario.

En un primer momento el gato tendrá que permanecer ingresado, pero se recomienda que vuelva pronto a casa, ya que el estrés que suelen sentir estos animales en la clínica no favorece su recuperación. Si nuestro gato tiene que llevar sonda en casa, el veterinario nos explicará su manejo. Más adelante, podremos empezar a ofrecerle comida sólida, varias veces al día en raciones pequeñas hasta su restablecimiento. De esta forma, vemos como la lipidosis hepática felina sí tiene cura, siempre que se diagnostique a tiempo.

Recuperación y prevención de la lipidosis hepática felina

Es cierto que la lipidosis puede causar la muerte del gato, pero con un tratamiento precoz las posibilidades de recuperación son altas. Los gatos que superan la enfermedad no tienen por qué presentar secuelas o recaídas. Como prevención de la lipidosis, además de revisar a nuestro gato al menos una vez al año para detectar precozmente cualquier enfermedad que pueda desembocar en la acumulación de grasa en el hígado y tratarla convenientemente, debemos procurar mantenerlo siempre en un peso adecuado, para lo que es importante que le ofrezcamos una dieta equilibrada y ajustada a sus necesidades. Consulta el siguiente artículo para saber más acerca de este punto: "Cómo prevenir la obesidad en gatos".

Además, conviene mantenerlo en lo que se conoce como un ambiente enriquecido, con oportunidades para ejercitarse y actividad suficiente, pues el estrés es otro de los factores involucrados en la aparición de la lipidosis hepática en gatos. También conviene evitar las dietas ricas en grasas o hidratos de carbono.

Lipidosis hepática felina - Causas, síntomas y recuperación - Recuperación y prevención de la lipidosis hepática felina

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Lipidosis hepática felina - Causas, síntomas y recuperación, te recomendamos que entres en nuestra sección de Otros problemas de salud.

Escribir comentario sobre Lipidosis hepática felina - Causas, síntomas y recuperación

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?

Lipidosis hepática felina - Causas, síntomas y recuperación
1 de 3
Lipidosis hepática felina - Causas, síntomas y recuperación

Volver arriba