menu
Compartir

Enfermedad inflamatoria intestinal en gatos - Síntomas y tratamiento

 
Por Laura García Ortiz, Veterinaria especializada en medicina felina. 5 febrero 2021
Enfermedad inflamatoria intestinal en gatos - Síntomas y tratamiento

Ver fichas de Gatos

La enfermedad inflamatoria intestinal o IBD en gatos consiste en el acúmulo de células inflamatorias en la mucosa del intestino. Este infiltrado puede ser de linfocitos, células plasmáticas o eosinófilos. En los gatos, en ocasiones está acompañado de la inflamación del páncreas y/o hígado, denominándose entonces triaditis felina. Los signos clínicos son los generales de un problema digestivo, aunque frecuentemente se produce vómitos y pérdida de peso, a diferencia de la diarrea crónica que suele producir en la especie canina. Se debe realizar un buen diagnóstico diferencial entre otras patologías que produzcan lo mismo y el diagnóstico definitivo se obtiene mediante histopatología. El tratamiento será dietético y farmacológico.

Sigue leyendo este artículo que te ofrecemos desde ExpertoAnimal en el que abordamos el tema de la enfermedad inflamatoria intestinal en los gatos, sus síntomas, diagnóstico y tratamiento.

¿Qué es y qué causa la enfermedad inflamatoria intestinal en los gatos?

La enfermedad inflamatoria intestinal o IBD (Inflamatory Bowel Disease) es una enfermedad inflamatoria de origen desconocido y crónica del intestino delgado. En ocasiones, también puede comprometer al intestino grueso o al estómago y estar asociada a pancreatitis y/o colangitis, pasándose a llamar triaditis felina.

En la enfermedad inflamatoria intestinal felina se produce una infiltración de células inflamatorias (linfocitos, células plasmáticas o eosinófilos) en la lámina propia de la capa mucosa del intestino, pudiendo llegar a capas más profundas. Aunque el origen es desconocido, existen tres hipótesis sobre las causas de la IBD en gatos:

  • Alteración autoinmune contra el propio epitelio del intestino.
  • Respuesta a antígenos bacterianos, parasitarios o dietéticos de la luz del intestino.
  • Fallo en la permeabilidad de la mucosa intestinal que provoca una mayor exposición a esos antígenos.

¿Existe predisposición racial o de edad en el desarrollo de la IBD felina?

No hay una edad específica. Aunque se ve más en gatos de mediana edad, los gatos más jóvenes y más mayores también pueden verse afectados. Por otro lado, existe cierta predisposición racial en los gatos siameses, persas e himalayos.

Síntomas de la enfermedad inflamatoria intestinal en gatos

Al producirse una inflamación en el intestino, los signos clínicos son muy similares a los del linfoma intestinal, puesto que, aunque este suele ser más frecuente en los gatos de avanzada edad, no es exclusivo. Así, los signos clínicos que presenta un gato con IBD son:

  • Anorexia o apetito normal.
  • Pérdida de peso.
  • Vómitos mucosos o biliosos.
  • Diarrea de intestino delgado.
  • Diarrea de intestino grueso si está también afectado, generalmente con sangre en heces.

Si se realiza una palpación abdominal podemos llegar a notar un aumento de a consistencia de las asas intestinales o los nódulos linfáticos mesentéricos aumentados de tamaño.

Diagnóstico de la enfermedad inflamatoria intestinal felina

El diagnóstico definitivo de una IBD felina es integrando una buena anamnesis, exploración física, análisis de laboratorio, diagnóstico por imagen e histopatología de las biopsias. Se debe realizar una analítica de sangre y bioquímica, detección de T4, análisis de orina y radiografía de abdomen para descartar enfermedades sistémicas como el hipertiroidismo, la enfermedad renal o una enfermedad hepática.

En ocasiones, se ve un hemograma de inflamación crónica con aumento de neutrófilos, monocitos y globulinas. Si aparece la vitamina B12 baja, puede indicar que el problema está en la parte final del intestino delgado (íleon). Por su parte, la radiografía abdominal puede detectar cuerpos extraños, gas o íleo paralítico. No obstante, la ecografía abdominal es la prueba de imagen más útil, pudiendo detectar un engrosamiento de la pared intestinal, en concreto de la mucosa, e incluso medirlo. No es frecuente que en esta enfermedad se pierda la arquitectura de las capas intestinales como puede ocurrir en el tumor (linfoma) intestinal. También se puede ver un aumento de los nódulos linfáticos mesentéricos y, según tamaño y forma, saber si están inflamados o si es tumoral.

El diagnóstico definitivo y el diferencial con el linfoma se obtendrá con el análisis histopatológico de las muestras obtenidas por biopsia de endoscopia o laparotomía. En más del 70 % de los casos el infiltrado es linfocítico/plasmocítico, aunque puede ser también eosinofílico con menor respuesta al tratamiento. Otros infiltrados mucho menos posibles son el neutrofílico (neutrófilos) o el granulomatoso (macrófagos).

Enfermedad inflamatoria intestinal en gatos - Síntomas y tratamiento - Diagnóstico de la enfermedad inflamatoria intestinal felina

Tratamiento para la enfermedad inflamatoria intestinal en gatos

El tratamiento de la IBD en los gatos se basa en una combinación de dieta e inmunomoduladores y, si las hay, tratamiento de las enfermedades concomitantes.

Tratamiento dietético

Muchos gatos con IBD mejoran con una dieta hipoalergénica en unos pocos días. Esto es debido a que disminuye el sustrato para que crezcan las bacterias, aumenta la absorción intestinal y reduce el potencial osmótico. Aunque el cambio a estas dietas puede normalizar la flora intestinal, es difícil que disminuyan las especies patógenas que sobrepoblan el intestino. Además, si hay pancreatitis concomitante se deben administrar antibióticos para evitar infecciones en el conducto biliar o intestino por las características anatómicas del gato (triaditis felina).

Si el intestino grueso también esta afectado, puede estar indicado el uso de dietas ricas en fibras. En cualquier caso, será el veterinario quien indique cuál es el mejor pienso para gatos con IBD en función de su caso particular.

Tratamiento médico

Si se demuestra una cantidad baja de vitamina B12, se debe suplementar a dosis de 250 microgramos por vía subcutánea una vez a la semana durante 6 semanas. Posteriormente, cada 2 semanas otras 6 semanas y después mensualmente.

El metronidazol es efectivo por ser antimicrobiano e inmunomodulador, pero debe ser utilizado correctamente para evitar efectos adversos en las células intestinales y neurotoxicidad. En este artículo te explicamos qué es el metronidazol para gatos. Por otro lado, se utilizan corticoides como la prednisolona a dosis inmunosupresoras. Esta terapia debe hacerse, aunque no se haya realizado el cambio de dieta para observar si existe hipersensibilidad alimentaria, en los gatos que presentan pérdida de peso marcada y signos digestivos. La terapia con prednisolona se puede comenzar con 2 mg/kg/24h por vía oral. La dosis, si se ve mejoría, se mantiene 2-4 semanas más. Si los signos clínicos van remitiendo, se baja la dosis a 1 mg/kg/24h. La dosis se debe ir reduciendo hasta llegar a la mínima efectiva que permita el control de la sintomatología.

En caso de que los corticoides no sean suficientes, se debería introducir otros inmunosupresores, como:

  • Clorambucilo a dosis de 2 mg/gato por vía oral cada 48h (gatos de más de 4kg) o 72 horas (gatos de menos de 4 kg). Debe realizarse hemogramas completos cada 2-4 semanas por si aparece depresión de la médula ósea.
  • Ciclosporina a dosis de 5 mg/kg/24 horas.

El tratamiento de la enfermedad inflamatoria intestinal leve en los gatos incluye:

  • Dieta hipoalergénica durante 7 días y evaluar la respuesta.
  • Metronidazol durante 10 días a dosis de 15 mg/kg/24 horas por vía oral. Reducir la dosis un 25 % cada 2 semanas hasta su retirada.
  • Si no responden a lo anterior, se debe comenzar con prednisolona a 2 mg/kg/24h sola o combinada con metronidazol, reduciendo un 25 % la dosis cada 2 semanas hasta conseguir la mínima dosis efectiva.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Enfermedad inflamatoria intestinal en gatos - Síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas intestinales.

Bibliografía
  • GataWeb. Enfermedad inflamatoria intestinal en el gato. Disponible en: http://www.gataweb.com/verarticulos.php?id=253
  • D. Ferguson, F. Gaschen. (2009). Enfermedad inflamatoria intestinal idiopática felina. Disponible en: http://www.rednacionaldeveterinarias.com.uy/articulos/gastroenterologia%E2%80%8F/EII_idiopatica_en_gato.pdf
  • Aybar, V., Casamián, D., Cerón, J. J., Clemente, F., Fatjó, J., Lloret, A., Luján, A., Novellas, R., Pérez, D.,Silva, S., Smith, K., Tegles, F., Vega, J., Zanna, G. (2018). Manual Clínico de Medicina Felina. Ed.SM Publishing LTD. Sheffield, UK.

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?

Enfermedad inflamatoria intestinal en gatos - Síntomas y tratamiento
1 de 2
Enfermedad inflamatoria intestinal en gatos - Síntomas y tratamiento

Volver arriba