Compartir

Mi perro cojea de una pata delantera - Causas y soluciones

 
Por Paula Martínez, ATV y Psicóloga con un máster en Neurociencia cognitiva. Actualizado: 5 septiembre 2019
Mi perro cojea de una pata delantera - Causas y soluciones

Ver fichas de Perros

La cojera puede afectar a las cuatro extremidades de los canes. Sin embargo, en este artículo de ExpertoAnimal trataremos aquella que afecta a los miembros anteriores, es decir, las patas delanteras, de los perros.

Existen numerosas causas de cojera, además, esta puede ser dolorosa o no, ir acompañada de inflamación o heridas o darse solo cuando el perro se levanta tras haber estado inactivo. Cada una de ellas tiene unas características, motivos y tratamientos diferentes, por ello es necesario conocerlas, así sabremos como actuar ante ellas.

Tipos de cojera según causa u origen.

De repente notamos que nuestro amigo de cuatro patas no anda bien, levanta una de las patas al andar y cojea o tiene una pata hinchada y le duele. ¿Qué ha podido pasarle? Existen muchas causas por las que un perro puede empezar a cojear, algunas de ellas son:

  • Se ha golpeado o caído y se ha dañado la pata, esto puede ir de una contusión a algo más serio como las fracturas óseas.
  • Tiene algo clavado, los cuerpos extraños generan dolor, inflamación y si no se sacan pronto también infecciones que imposibilitan andar con normalidad.
  • Alteraciones y enfermedades articulares, algunas de ellas son la osteocondritis disecante o necrosis de la cabeza del húmero así como la osteoartritis.

Puede que nos sea difícil determinar la causa de la cojera, a no ser que hayamos presenciado como nuestra mascota se ha golpeado con algo o ha dado un mal salto, por ejemplo. Así mismo se pueden dar cojeras repentinas, que aparecen sin previo aviso, o bien progresivas, en las que quizás al principio no son apenas perceptibles ero empeoran poco a poco.

En veterinaria se dividen las cojeras en tres tipos, dependiendo del origen de la misma:

  • Cojera funcional: es aquella cuya causa es una malformación o alteración mecánica de las articulaciones o del sistema óseo.
  • Cojera dolorosa: originada por una lesión articular o fractura, siendo característica la presencia de dolor en mayor o menor medida.
  • Neurológica: en este caso la cojera proviene de un déficit o alteración del sistema nervioso central, lo que acarrea mal funcionamiento musculoesquelético. Suele ir acompañada de otros síntomas, como la ataxia canina o descoordinación de la marcha.
Mi perro cojea de una pata delantera - Causas y soluciones - Tipos de cojera según causa u origen.

Mi perro cojea de una pata delantera cuando ha estado tumbado

Cuando nuestro animal cojea especialmente cuando sucede tras estar en reposo o durmiendo, se dice que sufre una cojera en frío, pues normalmente cuando anda un poco y entra en calor la cojera desaparece. Observamos que el perro cojea al leventarse de dormir e incluso que el perro cojea de una pata delantera cuando se levanta.

Normalmente este tipo de cojera será preocupante sólo si no se trata de un caso aislado, en el cual puede explicarse porque el miembro se haya entumecido por una mala postura como nos puede pasar a nosotros más de una vez. Sin embargo, si se trata de algo que se repite, podemos estar ante un problema articular más serio, por ello es importante estar atentos y acudir al veterinario si el suceso se repite.

Mi perro cojea de una pata trasera y tiembla

Si nuestro perro comienza a cojear de una de sus patas traseras, pero además presenta temblores, hemos de acudir a un veterinario, especialmente si la intensidad de los temblores es alta. En estos casos los veterinarios advierten de la importancia de pruebas diagnósticas, pues los temblores pueden estar asociados con trastornos neurológicos o problemas del Sistema Nervioso, los cuales pueden agravarse si no se tratan con premura.

También hemos de tener en cuenta si el temblor puede estar producido por otras condiciones como una baja temperatura corporal, inquietud o miedo. Aun así no está de más que el veterinario vea a nuestra mascota y saber así por qué ha empezado a cojear.

En este vídeo propiedad de la UAB de Barcelona observamos diversos exámenes neurológicos en perros y cómo afectan a los perros, provocando problemas de coordinación entre otros:

Mi perro se ha caído y cojea, ¿cómo saber si es una fractura?

Cuando tenemos claro que la cojera se debe a una caída, hemos de ser muy cautos a la hora de analizar el estado de la pata, pues dependiendo de la caída, pueden haberse producido fractura o fisuras óseas, así como roturas musculares. Entonces, ¿qué hacer si el perro se fracturó una pata delantera?

Es especialmente importante acudir a la consulta veterinaria urgentemente en aquellos casos en los que se vean claros síntomas de fracturas, como es el caso de malestar, dolor o lógicamente si se aprecian malformaciones en la extremidad o incluso si el hueso ha atravesado la piel del animal. Una fractura mal curada es muchísimo más difícil de tratar y acarreará mucho más sufrimiento y dolor a nuestro perro.

Mi perro levanta la pata delantera, ¿le duele?

En este caso hablamos de una cojera de elevación, en la cual el perro levanta la pata anda usando las otras tres, moviéndose a saltos. En estos casos suele ocurrir que el animal no apoya la pata o bien porque se le ha pinzado el músculo y no puede distenderlo o bien porque apoyarla le duele y evita hacerlo.

En estos casos hemos de evaluar si la cojera dura poco, en este caso no suele requerir más atención, o si esta se mantiene. Si la cojera no desaparece en un lapso de tiempo razonable, se recomienda acudir al veterinario, especialmente su percibimos dolor, aunque en cualquier caso es mejor que sea un especialista el que evalúe el estado de su pata.

Mi perro cojea de una pata delantera y no le duele, ¿debo acudir al veterinario? Puede que se deba a un adormecimiento puntual de la extremidad, a una manía o a que en algún momento la pata sí le ha dolido y se ha acostumbrado a andar así aunque el dolor ya haya desaparecido. En estos casos, lo mejor es estar atentos a la cojera, viendo si esta se mantiene o es puntual, si apoya la pata a veces sí y a veces no o si no la apoya nunca... Aunque no sea dolorosa, suele ser mejor que un veterinario vea a nuestra mascota y pueda aclararnos las causas de su cojera.

Mi perro se lastimó una pata, ¿qué puedo hacer?

Si vemos que nuestro amigo comienza a cojear, tambaleándose al andar, levantando su pata o incluso mostrando signos de dolor como quejidos o llantos, podemos tomar algunas medidas dependiendo de la gravedad de la cojera y su causa.

  • En cojeras ocasionadas por fracturas lo más importante es acudir a un veterinario, que evalúe la gravedad de la fractura, realice pruebas diagnósticas, incluyendo radiografías, y acorde a lo establezca el mejor tratamiento. En algunos casos es suficiente con inmovilizar la extremidad y poner un tratamiento de analgésicos y antiinflamatorios, mientras que en fracturas múltiples o más graves pueden necesitarse intervenciones quirúrgicas.
  • Si la cojera se debe a un tirón muscular, es importante que el animal guarde reposo y no realice ejercicio vigoroso, pues esto forzaría su musculatura y empeoraría el problema.
  • Cuando la cojera se debe a otras enfermedades, como las neurológicas, lo más importante será tratar la raíz del problema, pues en estos casos la cojera no es más que uno de los síntomas de la misma.
  • Si se debe a un cuerpo extraño que se haya clavado en la pata del perro, habrá que extraerlo y darles un tratamiento antibiótico, para ello habrá que acudir a un veterinario. si es una herida superficial, será suficiente con limpiar la zona con un desinfectante cutáneo y taparla si estamos en el campo o similar, para evitar que entre suciedad en la herida.
  • Para los casos de cojeras ocasionadas por enfermedades degenerativas la mejor actuación suele ser la prevención, en la que se incluye la realización de ejercicios que fortalecen las articulaciones o la suplementación vitamínica a este efecto.

Si vemos que nuestro amigo cojea mucho y duele podemos intentar calmarle el dolor aplicando un poco de frío a la zona y evitando desplazamientos hasta que podemos ver un veterinario.

Mi perro cojea de una pata delantera - Causas y soluciones - Mi perro se lastimó una pata, ¿qué puedo hacer?

Mi perro tiene la pata hinchada

Si nuestra mascota además de cojear tiene inflamación de la pata, puede deberse a dos razones principales. Una de ellas es que se haya producido un esguince o una dislocación, en estos casos la articulación se muestra hinchada y blanda al tacto. Es entonces cuando más aliviará al perro que le aplicamos compresas o bolsas térmicas de frío, pues esto ayuda a bajar la inflamación.

Tras ello, hemos de llevarlos a su médico, para que este pueda ver si se trata de un esguince leve o si es una dislocación severa, pues el tratamiento varía de forma sensible según la gravedad de la lesión.

Esto se debe, a que mientras que el esguince es un problema muscular que normalmente se cura más rápido y duele menos, la dislocación hace referencia a que un hueso se ha salido de su sitio. En ese caso el dolor es mayor y el tratamiento suele ser más largo y complejo, teniendo que seguir a rajatabla las indicaciones del facultativo para evitar contratiempos.

Mi perro cojea de repente

Si de buenas a primeras nuestro perro comienza a cojear, hemos de pararnos a pensar si ha podido sucederle algo que haya ocasionado la cojera, como una caída, o si ha estad durmiendo o descansando. Si no somos capaces de identificar el origen de la cojera lo mejor es que nos paremos a revisar el estado de su pata.

En el caso de que la pata esté hinchada, presente heridas o dolor al tacto o al apoyar, así como por supuesto fracturas perceptibles, es importante que llevemos a nuestro perro al veterinario. En el mejor de lo casos simplemente se tratará de un entumecimiento, pero por si acaso es mejor ser previsores y quedarnos tranquilos.

Mi perro cojea de una pata delantera - Causas y soluciones - Mi perro cojea de repente

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Mi perro cojea de una pata delantera - Causas y soluciones, te recomendamos que entres en nuestra sección de Otros problemas de salud.

Bibliografía
  • Canapp SO. 2007. The canine stifle. Clin Tech Small Anim Pract 22, 195-205.
  • Silva, RF, Carmona, JU, & Rezende, CMF. (2013). Características radiográficas, artroscópicas y biomecánicas de perros con ruptura del ligamento cruzado anterior. Archivos de medicina veterinaria, 45(1), 53-58. https://dx.doi.org/10.4067/S0301-732X2013000100009
  • Anna Burke. (21.05.2019). Why Is My Dog Limping?. 2019, de American Kennel Club Sitio web: https://www.akc.org/expert-advice/health/why-is-my-dog-limping/
  • Ángel Durán Segovia. COJERAS (1): POR CAUSAS ORTOPÉDICAS Y ENFERMEDADES DE DESARROLLO. 2019, de Instituto Veterinario de Ortopedia y Traumatología Sitio web: http://www.traumatologiaveterinaria.com/index.php?web=divulgacion/009_02.php

Escribir comentario sobre Mi perro cojea de una pata delantera - Causas y soluciones

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?

Mi perro cojea de una pata delantera - Causas y soluciones
1 de 4
Mi perro cojea de una pata delantera - Causas y soluciones

Volver arriba