menu
Compartir

Partes de las patas de un perro

 
Por Cristina Pascual, Veterinaria. 23 noviembre 2021
Partes de las patas de un perro

Ver fichas de Perros

Las extremidades de los perros son componentes del aparato locomotor que se encargan de soportar el peso del animal y permiten su desplazamiento. La gran diversidad de razas de perros hace que su esqueleto, y en particular sus extremidades, tengan tamaños y conformaciones muy diferentes. Además, también existen diferencias significativas entre los elementos que forman parte de las extremidades anteriores y los que conforman las extremidades posteriores.

Si quieres conocer más acerca de las partes de las patas de los perros y el cuidado de sus almohadillas, no te pierdas el siguiente artículo de ExpertoAnimal.

También te puede interesar: Beneficios de los comederos altos para perros

Partes de la pata de un perro

Las patas o extremidades de los perros son elementos del aparato locomotor que se encargan de soportar el peso corporal del animal y permiten su desplazamiento. Las patas de los perros estás formadas por los siguientes componentes:

  • Huesos: pueden ser huesos largos, huesos cortos o huesos planos. La mayoría de los huesos de las extremidades son huesos largos, los cuales están diseñados para actuar como palancas y facilitar el movimiento. Los huesos cortos los podemos encontrar a nivel del carpo o del tarso, permitiendo movimientos complejos a nivel de estas articulaciones. En las extremidades de los perros también podemos encontrar huesos planos como la escápula o la cadera, que proporcionan superficies anchas para la inserción de grandes masas musculares y protegen los tejidos blandos subyacentes. Por último, cabe destacar un tipo específico de huesos que podemos encontrar en las patas de los perros, que son los huesos sesamoideos. Estos huesos se encuentran situados dentro de algunos tendones y sirven para prevenir el desgaste excesivo de los mismos. Más adelante, detallamos cada uno de los huesos que conforman las extremidades anteriores y posteriores de los perros.
  • Articulaciones: son uniones de dos o más huesos entre sí. En las extremidades de los perros, la gran mayoría de articulaciones son sinoviales (con movimiento amplio), aunque también existen algunas articulaciones cartilaginosas (con ligero movimiento) y fibrosas (sin movimiento).
  • Músculos: mediante su contracción y relajación permiten el movimiento de las extremidades. Los perros tienen 40 músculos en las extremidades anteriores y 36 las posteriores.
  • Tendones: son bandas de tejido conjuntivo que unen los músculos a los huesos. Permiten transmitir la fuerza generada por el músculo al esqueleto para que se produzca el movimiento.
  • Ligamentos: son bandas de tejido conjuntivo que mantienen unidos los huesos que forman parte de una articulación.
  • Vasos sanguíneos: las arterias vehiculan sangre oxigenada a los tejidos de las extremidades y las venas retornan la sangre desoxigenada de vuelta al corazón.
  • Vasos linfáticos: vehiculan la linfa desde las extremidades hasta los ganglios linfáticos en los que drenan.
  • Nervios: son estructuras del sistema nervioso periférico que transmiten el impulso nervioso hasta los distintos tejidos de las extremidades.
  • Piel y tejido subcutáneo: actúan como barrera física protegiendo los tejidos subyacentes de las extremidades.
  • Otros componentes, como las almohadillas y las uñas.

Huesos de las extremidades anteriores de los perros

Los huesos que conforman las patas o extremidades delanteras de los perros son:

  • Escápula: es un hueso plano. Cabe destacar que la escápula se mantiene unida al tronco únicamente mediante uniones fibrosas, lo que significa que una abducción (separación) excesiva de la escápula podría originar una luxación de la misma y una lesión del plexo braquial.
  • Húmero: es un hueso largo que, junto con la escápula, forma la articulación del hombro.
  • Cúbito y radio (se corresponde con nuestro antebrazo): son dos huesos largos que tienen una disposición espacial en forma de X. Junto con el húmero, forman la articulación del codo.
  • Carpo (se corresponde con nuestra muñeca): está formado por dos filas de huesos cortos. La fila proximal está integrada por 3 huesos y articula con el cúbito/radio, mientras que la fila distal está integrada por 4 huesos y articula con los metacarpos.
  • Metacarpos: en concreto son 5 los huesos metacarpianos y se corresponden con los cinco dedos que presenta la mano del perro.
  • Falanges: el primer dedo solo tiene 2 falanges, mientras que los cuatro dedos restantes tienen 3 falanges (proximal, media y distal). Cabe destacar que a nivel de las falanges se encuentran los huesos sesamoideos proximales y distales.

Huesos de las extremidades posteriores de los perros

Los huesos que conforman las patas o extremidades traseras de los perros son:

  • Hueso coxal (cadera): a su vez está formado por el ilion, isquion y pubis.
  • Fémur: es un hueso largo que, junto con el hueso coxal, forma la articulación coxofemoral.
  • Tibia, peroné y rótula: la tibia y el peroné son dos huesos largos que, junto con el fémur y la rótula, forman la articulación de la rodilla (articulación fémorotibiorotuliana).
  • Tarso (se corresponde con nuestro tobillo): está formado por dos filas de huesos. La fila proximal está integrada por 2 huesos y la fila distal por 4 huesos.
  • Metatarsos: en concreto son 5 los huesos metatarsianos, pero el primero es tan pequeño que queda a la altura del tarso (se corresponde con el espolón).
  • Falanges: tienen la misma configuración que en las extremidades anteriores.
Partes de las patas de un perro - Partes de la pata de un perro

Partes de la zona plantar de un perro

En las "manos" los perros tienen 5 dedos, mientras que en los "pies" tienen 4 dedos, a excepción de algunos casos que presentan un espolón o quinto dedo. Esto sucede por la genética de determinadas razas caninas, tal y como explicamos en este otro artículo: "¿Por qué mi perro tiene 5 dedos en las patas traseras?".

Además de los dedos, compuestos por los huesos mencionados en el apartado anterior, en las manos y pies de los perros encontramos las uñas o garras y las almohadillas. Las almohadillas son estructuras acolchadas que se encuentran en la zona plantar de las manos y los pies de los perros. En concreto, los perros cuentan con cuatro almohadillas digitales, una almohadilla metacarpiana/metatarsiana (la de mayor tamaño) y una almohadilla carpiana (situada más arriba y solo en las patas delanteras). Están formadas por una colección de tejido graso recubierto por una piel gruesa y oscura, que a su vez está cubierta por una gruesa capa de queratina. En los cachorros, la piel de las almohadillas es más suave y fina, pero, a medida que el perro crece y va caminando por distintas superficies, se va endureciendo.

Las almohadillas cumplen funciones verdaderamente importantes:

  • Amortiguan el impacto de las extremidades contra el suelo.
  • Sirven como aislante térmico.
  • Protegen las patas del roce continuo con el suelo.
  • Las almohadillas situadas a nivel del carpo sirven para frenar y mantener mejor el equilibrio en superficies resbaladizas.

En cuanto a las uñas, están formadas por una parte exterior de queratina y células muertas endurecidas, y una interior de tejido vivo. Si las uñas son de color claro, podemos observar una línea rosada dentro, que corresponde a dicho tejido. En general, los perros desgastan sus uñas al caminar o correr, sin embargo, en función del ejercicio que realice o del tipo de superficie por la que suela caminar, es posible que debamos cortar para evitar que crezcan en exceso y ocasionen problemas de salud. Para ello, hay que tener especial cuidado con el tejido vivo, puesto que no debemos cortarlo. No te pierdas nuestro artículo sobre Cómo cortar las uñas a un perro para conocer el paso a paso.

Cuidados de la zona plantar de los perros

Además de cortar las uñas, debemos tener especial cuidado con las almohadillas. Pese a que las almohadillas son estructuras muy resistentes, debemos tener en cuenta que están sometidas a una abrasión constante por su roce con el suelo, por lo que es importante realizar los cuidados adecuados que permitan mantenerlas siempre en perfecto estado. A continuación, te explicamos los cuidados más importantes de las almohadillas de los perros:

  • Evitar suelos muy abrasivos: pasear durante mucho tiempo por un suelo muy abrasivo, como asfalto, cemento o arena de la playa, puede desgastar o incluso generar erosiones o úlceras en las almohadillas. Para mantener sanas las almohadillas de tu perro, trata de que en los paseos predominen superficies más blandas, como el césped.
  • Evitar suelos muy calientes o muy fríos: en verano, la temperatura del suelo puede llegar a ser muy alta (especialmente en suelos oscuros, como el asfalto) y generar quemaduras en las almohadillas de tu perro. Lo mismo puede ocurrir en suelos cubiertos de hielo o nieve. Por ello, es recomendable que en verano realices los paseos en los momentos de menos calor y por zonas sombrías. Por el contrario, en invierno debes buscar las zonas soleadas y evitar aquellas heladas o con nieve.
  • Evitar elementos punzantes o cortantes: durante los paseos es importante que prestes atención a la presencia de elementos cortantes o punzantes (cristales, clavos, etc.) que se pueden clavar en las almohadillas de tu perro y originar dolorosas úlceras.
  • Mantener las almohadillas secas: cuando las almohadillas están demasiado tiempo sumergidas en agua, se reblandecen y pueden erosionarse con más facilidad al rozar contra un suelo abrasivo. Por ello, es importante que seques las almohadillas después de los paseos, especialmente si está lloviendo. Igualmente, si tienes un perro con especial interés por el agua, debes controlar el tiempo de los baños (no más de 15-20 minutos) y asegurarte de que al salir del agua camine por suelos blandos.
  • Prestar atención a las espigas: en primavera y verano es recomendable que revises las almohadillas de tu perro después de cada paseo, ya que las espigas pueden clavarse en ellas y originar úlceras e infecciones.

Manteniendo estos cuidados, normalmente no será necesario aplicar ningún producto sobre las almohadillas de tu perro. No obstante, si por algún motivo notas las almohadillas especialmente secas o agrietadas, puedes aplicar pomadas con extracto de centella asiática, aloe vera o vaselina, que le proporcionarán la hidratación y elasticidad que necesitan.

Por otra parte, recuerda que siempre que detectes una lesión en las almohadillas de tu perro (cortes, úlceras, abrasiones, etc.) debes acudir a tu veterinario/a para que realice las curas oportunas y trate la lesión de forma adecuada.

Partes de las patas de un perro - Partes de la zona plantar de un perro

Curiosidades de las patas de los perros

Ahora que conoces las partes de la pata de un perro, tanto de la "pierna" como de las "manos" y "pies", a continuación, recogemos algunas curiosidades que te pueden resultar interesantes sobre las patas de los perros:

  • Los perros son animales digitígrados, lo que implica que caminan apoyando únicamente los dedos de las patas (no apoyan la articulación del carpo ni del tarso).
  • La morfología de las extremidades difiere entre las distintas razas de perros. A modo de ejemplo, las razas adaptadas a nadar, como el terranova o el labrador, tienen huesos más anchos y dedos más largos, y las razas tipo galgo tienen los dedos centrales más largos.
  • Los perros solo tienen glándulas sudoríparas a nivel de las almohadillas. Esto implica que apenas pierden calor por la evaporación del sudor y necesitan otros mecanismos, como el jadeo, para regular su temperatura corporal.
  • Algunas razas de perros, como el mastín del Pirineo o el mastín español, pueden presentar un doble espolón en las extremidades traseras. Se trata de una estructura vestigial que habitualmente no implica ninguna consecuencia negativa, aunque en ocasiones pude ocasiones ciertos problemas de salud.
  • La mayoría de las estructuras importantes de las extremidades (como los vasos sanguíneos, nervios, etc.) se encuentran en la cara medial (la cara más cercana al cuerpo del animal), lo que mantiene estas estructuras protegidas en caso de traumatismos, contusiones, mordeduras, etc. Además, cabe destacar que en los perros, sobre todo en razas medianas, grandes y gigantes, es frecuente emplear las venas de las extremidades anteriores o posteriores para extraer muestras de sangre o colocar vías intravenosas. En las extremidades anteriores se suele emplear la vena cefálica y en las posteriores la vena safena.

Si deseas leer más artículos parecidos a Partes de las patas de un perro, te recomendamos que entres en nuestra sección de Cuidados básicos.

Bibliografía
  • Done, S.H., Goody, P.C., Evans, S. A., Stickland, N.C. (2010). Atlas en color de anatomía veterinaria. Elsevier.
  • McCracken, T.O., Kainer, R.A. (2017). Atlas de anatomía de pequeños animales. SD Editores.

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?

Partes de las patas de un perro
1 de 3
Partes de las patas de un perro

Volver arriba