Compartir

¿Por qué a mi gato le huele mal la boca?

 
Por María Besteiros, Auxiliar técnico veterinario y peluquera canina y felina. 27 noviembre 2019
¿Por qué a mi gato le huele mal la boca?

Ver fichas de Gatos

En este artículo de ExpertoAnimal vamos a explicar las causas que responden a la pregunta de por qué a mi gato le huele mal la boca. Por desgracia, el mal olor bucal es bastante frecuente en esta especie, sobre todo en los ejemplares de más edad.

Suele relacionarse con algún problema en el interior de la boca, pero conviene tener presente que, en algunos casos, un olor desagradable se debe a una enfermedad sistémica. En cualquier caso, se hace obligada la visita al veterinario, como veremos a continuación.

A mi gato le huele muy mal la boca

La primera circunstancia que puede hacer que a un gato le huela el aliento a podrido, es decir, desprenda un olor verdaderamente desagradable, es un trastorno que recibe el nombre de gingivitis o gingivoestomatitis.

Gingivits en gatos

Se trata de la inflamación de las encías, que puede extenderse también a la lengua y, en general, a toda la cavidad bucal. Si detectamos que a nuestro gato le huele la boca a pescado, a podrido o adquiere cualquier olor fuera del habitual, podemos intentar examinarle la boca. No siempre es fácil, ya que este tipo de problemas pueden causar mucho dolor, lo que impide que el gato se deje abrir la boca.

Enfermedad periodontal en gatos

Si lo conseguimos es habitual que notemos que las encías están enrojecidas, puede haber falta de piezas dentales o que algunas presenten sarro, placa dental y muy mal estado. En ese caso también, puede deberse a la denominada enfermedad periodontal.

Se distingue de la gingivoestomatitis en que no hay inflamación alrededor del diente. Puede haber pus y sangrado con el simple contacto. Si en el examen detectamos algún cuerpo extraño que se ha quedado incrustado entre los dientes, puede ser él la causa del mal olor.

Otros síntomas de halitosis en gatos

Si no somos capaces de examinar la boca, quizás detectemos otros síntomas como hipersalivación, dificultades para comer o, directamente, anorexia, mal aspecto del manto porque el gato no consigue asearse, etc. Ambos trastornos requieren tratamiento veterinario. No siempre es sencillo solucionar un problema bucal porque puede haber implicados virus como los calicivirus, que se caracterizan por provocar úlceras.

En el caso de la enfermedad periodontal, se realiza una limpieza de boca con ultrasonidos, para lo que es imprescindible anestesiar al gato. Las piezas dentales dañadas se extraen. La extracción también es el tratamiento de elección en la gingivoestomatitis grave o que no responde al tratamiento. Pero la gingivitis no es la única causa que explica por qué a un gato le huele mal la boca. Con menor frecuencia, pueden crecer tumores en boca o nariz o desarrollarse infecciones que también acaben por causar mal olor.

Aquí te dejamos otro artículo sobre ¿Cómo saber si mi gato está enfermo?

¿Por qué a mi gato le huele mal la boca? - A mi gato le huele muy mal la boca

A mi gato le huele muy raro la boca

Si notamos que la boca de nuestro gato desprende un olor extraño, que algunos definen como a acetona, podemos estar ante un síntoma de enfermedad renal. En estos casos, por qué al gato le huele mal la boca se debe a la acumulación en el organismo de sustancias que deberían ser eliminadas por los riñones. Cuando estos fallan, además del mal olor bucal, es posible que notemos que el gato adelgaza, vomita, presenta un manto con mal aspecto, puede dejar de comer o ingerir una menor cantidad, deshidratarse y, sobre todo, es muy común que beba y orine más.

El fallo en los riñones es más habitual en los gatos mayores y puede presentarse de manera aguda o crónica. Por supuesto, hay que acudir al veterinario. Normalmente se ha producido ya un daño irreversible, pero se puede pautar un tratamiento que mejore la calidad de vida de nuestro gato. Cambiarlo a una dieta especial para estos problemas, animarlo a beber y administrarle los fármacos necesarios para tratar los síntomas que vayan surgiendo, aumenta su calidad de vida.

Un olor similar o ligeramente afrutado se relaciona con otra enfermedad sistémica, que es la diabetes en gatos, que puede aparecer con síntomas como aumento del apetito y del consumo de agua, aunque el gato se mantiene delgado, incremento en la eliminación de orina, etc. Es una enfermedad crónica pero puede controlarse con dieta e insulina.

¿Por qué a mi gato le huele mal la boca? - A mi gato le huele muy raro la boca

A mi gato le huele la boca a croquetas de pienso

Por último, los vómitos son otra de las causas que pueden explicar por qué a nuestro gato le huele mal la boca. En ese caso, si lo alimentamos con pienso, puede vomitarlo entero o más o menos digerido. La boca le olerá al alimento y es posible que apreciemos otros síntomas como diarrea o descomposición, anorexia, deshidratación, etc. Pero no siempre. A veces, el único signo diferente que observamos es que nuestro gato vomita de vez en cuando. Es habitual que los cuidadores lo achaquen a la eliminación de bolas de pelo, pero lo cierto es que puede tratarse de la enfermedad inflamatoria intestinal o colitis en gatos. Por eso nunca debemos asumir como normal que un gato vomite varias veces al mes.

Otra causa de vómitos intermitentes que se prolongan en el tiempo es la enfermedad renal. En este caso, el olor que desprenderá la boca del gato será similar a la acetona, pero no siempre, sobre todo en las fases iniciales de la patología. Como vemos, es fundamental que acudamos al veterinario.

¿Por qué a mi gato le huele mal la boca? - A mi gato le huele la boca a croquetas de pienso

La higiene bucal del gato

Vistas las causas habituales que explican por qué a un gato le huele mal la boca, podemos tener en cuenta algunas recomendaciones para prevenir el mal aliento en gatos. Por ejemplo:

  • Limpieza dental: acostumbrar al gato lo antes posible a la limpieza dental. Existen cepillos de dientes y dentífricos especiales para gatos y son los que debemos utilizar.
  • Cuidar la dieta: ofreciendo alimentos que favorezcan la limpieza de los dientes.
  • Acudir a revisiones veterinarias: al menos una vez al año e incluir la revisión de la boca, así como una analítica de sangre y orina, sobre todo en los gatos de más edad para detectar precozmente enfermedades sistémicas.

Para más información, puedes leer este otro artículo sobre ¿Cómo mejorar el aliento de mi gato?

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Por qué a mi gato le huele mal la boca?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Otros problemas de salud.

Bibliografía
  • Palmero, M.L. Gingivoestomatitis crónica felina. Gattos Centro Clínico Felino.

Escribir comentario sobre ¿Por qué a mi gato le huele mal la boca?

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?

¿Por qué a mi gato le huele mal la boca?
1 de 4
¿Por qué a mi gato le huele mal la boca?

Volver arriba