Problemas del comportamiento

¿Por qué se pelean los perros que viven juntos?

 
Eduarda Piamore
Por Eduarda Piamore, Técnica en psicología, educación y adiestramiento canino y felino. 15 febrero 2023
¿Por qué se pelean los perros que viven juntos?
Perros

Ver fichas de Perros

Por qué se pelean los perros que viven juntos” es una de las primeras preguntas que vienen a la mente de los tutores que recientemente han adoptado a un nuevo compañero canino y este no se lleva bien con su buen y viejo mejor amigo. Si estás viviendo una situación parecida, lo primero que debes saber es que los conflictos entre dos canes no se deben solo a la territorialidad, sino que también pueden estar relacionados con la rutina a la que cada perro se ha acostumbrado y a su nivel de sociabilidad, el cual se relaciona tanto con su bagaje genético como con su educación y las experiencias vividas. Además, es necesario poner atención al acondicionamiento del hogar para evitar peleas entre dos perros que viven juntos.

Pero, ¡tranquilízate! En este artículo de ExpertoAnimal te contamos cuáles son las principales razones por las que se pelean dos perros que viven juntos y también compartimos consejos para prevenir este tipo de conflictos y favorecer una buena convivencia en tu hogar. ¡Sigue leyendo!

También te puede interesar: ¿Cómo hacer que dos gatos se lleven bien?

Índice

  1. ¿Cómo saber si dos perros se pelean o juegan?
  2. ¿Por qué mis perros se pelean?
  3. ¿Qué hacer si mis perros viven juntos y se pelean?
  4. ¿Cómo evitar que mis perros se peleen entre ellos?

¿Cómo saber si dos perros se pelean o juegan?

Los perros tienen formas de expresarse e interactuar diferentes de las nuestras, y hay veces en que dos perros están solo jugando de una manera muy canina, pero sus humanos se asustan con sus movimientos bruscos y quizás por alguna una u otra mordida, por lo que tratan de separarlos por creer que se trata de una pelea. Esto es bastante común y sucede, por lo general, cuando un tutor no está familiarizado con el lenguaje corporal de los perros, porque un can que tiene una conducta amigable al interactuar con otro can emite señales corporales muy distintas a la de uno que está molesto o enfadado.

Entonces, la forma más eficiente de saber si dos perros se pelean o juegan es poner atención a la postura y los gestos o acciones que cada uno de estos perros lleva a cabo mientras interactúan. En el artículo “Las posturas del perro y su significado” hablamos con más detalles de las señales de calma que indican que un perro intenta apaciguar una situación que le resulta molesta, y también de los principales signos que preceden un ataque directo hacia otro can. Pero, para ayudarte a identificar rápidamente cuándo se avecina un conflicto entre dos perros, a continuación, resumimos los principales signos de una conducta defensiva y ofensiva en los perros:

  • Cuando un perro tiene una postura defensiva: las extremidades están rígidas y el pelo erizado. También reconocemos señales de alerta muy evidentes, como gruñir, enseñar los dientes y emitir ladridos rápidos y constantes (sin pausas).
  • Cuando el perro adopta una postura ofensiva y se prepara para atacar: las señales de alerta se intensifican y las extremidades estarán mucho más tiesas y rígidas. También es común observar que el can tiene el hocico arrugado y emite ladridos más fuertes y cortos.

Comportamiento de perros que juegan

Cuando un perro tiene una postura amigable y quiere invitar otro can a jugar, es común que realice una especie de reverencia manteniendo su cola erguida y en movimiento, a la vez que levanta las orejas y mantiene la boca abierta, muchas veces, con la lengua hacia fuera. Además, es muy probable que observes cómo el perro simula un contexto de escape en el que empieza a correr hacia cualquier lado para incentivar al otro a perseguirlo, y también puede intentar algunos ataques inofensivos que son parte del juego de “atrápame si puedes”. Aquí también pueden producirse algunos ladridos para llamar la atención del otro perro y no para ahuyentarlo o amenazarlo.

Todos estos comportamientos y sonidos que expresan diferentes estados de ánimo y respuestas muy distintas a los estímulos e individuos de un entorno, forman parte de la comunicación de los perros. Si quieres saber más sobre ellos, te recomendamos la siguiente lectura: “¿Cómo se comunican los perros?”.

¿Por qué mis perros se pelean?

Ahora que ya has aprendido a diferenciar cuando dos perros se pelean o juegan, si percibes que los tuyos no se llevan muy bien, es hora de preguntarte sobre el porqué de estos conflictos. Identificar la razón por la que se pelean dos perros que viven juntos es el primer paso para poder actuar acertadamente con el propósito de hacer que se lleven bien. Veamos, entonces, cuáles son las principales causas de conflictos entre perros que comparten el mismo territorio:

Protección del territorio y los recursos

La territorialidad es instintiva en los perros y no debe confundirse con la agresividad, que es un problema de comportamiento muy complejo. Un perro no es necesariamente agresivo por tener un natural instinto de proteger su territorio y los recursos valiosos que allí se encuentran (y no hablamos solo de recursos materiales, como juguetes y comida, sino también de la atención de sus humanos, por ejemplo). Pero todo y cualquier perro puede volverse agresivo cuando percibe que el equilibrio de su entorno y la posesión de sus recursos se han visto amenazados por la presencia de otro individuo (que se convertirá en el principal objeto de sus respuestas agresivas).

Descubre en este otro post Cómo identificar si un perro es posesivo.

Herencia genética

El comportamiento y la comunicación de los perros son fuertemente influenciadas por la educación y el ambiente, pero también tienen un importante componente genético. Y, de hecho, algunos canes tienen una mayor predisposición genética a la agresividad hacia otros perros e individuos ajenos a su grupo social.

Problemas con la socialización

Durante sus primeras semanas de vida, los cachorros experimentan lo que conocemos como “período de socialización”, en el cual debería producirse el reconocimiento de especies amigas y una exposición controlada y positiva a una diversidad de estímulos e individuos con los cuales el perro deberá interactuar a lo largo de su vida.

Entonces, cuando un cachorro es correctamente socializado, podrá asimilar un mayor número de recursos para gestionar sus propias emociones, interactuar con individuos muy distintos y lidiar con situaciones inesperadas o desconocidas. Pero nada de esto es posible cuando ocurre una mala (o nula) socialización, la cual conlleva frecuentemente a dificultades de interacción con otros individuos y problemas de conducta asociados al miedo excesivo y la inseguridad.

Presentación inadecuada

Dos perros que vivirán juntos deben ser previamente presentados para que tengan la oportunidad de conocerse y lo ideal es que las primeras interacciones se lleven a cabo en un territorio neutral (por ejemplo, un parque o una plaza). Debes entender que la introducción de un segundo perro en casa significa un enorme cambio en la rutina de tu buen y viejo mejor amigo, por lo que es natural que esto le genere desconfianza. Y si este cambio se da de forma repentina, sin cualquier introducción o periodo de adaptación, lo más probable es que tu peludo tenga dificultades para aceptar su nuevo compañero y cualquier intento forzado de interacción puede acabar generando una pelea.

Ambiente empobrecido

Otra circunstancia que puede propiciar que se peleen dos perros que viven juntos es cuando existe una escasez de recursos y/o un bajo nivel de enriquecimiento ambiental. ¿Recuerdas que hemos dicho que los perros naturalmente tienen un instinto de proteger su territorio y sus recursos? Ahora imagínate qué sucede cuando dos perros son obligados a compartir estos recursos… Estarás de acuerdo en que lo más probable es que se terminen peleando por asegurarse de tener el dominio de la mayor cantidad posible de bienes – materiales o no – que reconocen como esenciales para su bienestar, ¿cierto?

Además, cuando dos perros viven en un ambiente empobrecido, es decir, donde hay muy poco o ningún enriquecimiento ambiental, es muy probable que ambos se vean afectados por el estrés y el aburrimiento de no tener vías positivas para gastar energía y entretenerse. No debemos olvidar que el estrés es uno de los principales disparadores de la agresividad en los perros, y dos perros estresados dentro de un mismo hogar son mucho más propensos a las peleas.

En este otro artículo hablamos con todo lujo de detalles sobre el Enriquecimiento ambiental para perros.

¿Por qué se pelean los perros que viven juntos? - ¿Por qué mis perros se pelean?

¿Qué hacer si mis perros viven juntos y se pelean?

Cuando se pelean dos perros que viven juntos, tu plan de acción debe estar orientado a apaciguar la situación y no a agravarla incrementando aún más los niveles de estrés y ansiedad implícitos en una situación de conflicto. Entonces, olvídate de gritar, regañar o castigar a tus perros, mantén la calma y, en caso de que la pelea ya haya empezado, trata de poner en práctica estos Consejos para separar a dos perros peleándose.

Por otro lado, si hablamos de una situación de conflicto que aún no ha evolucionado a una pelea, recomendamos hacer lo siguiente:

  • Desviar el foco de atención de los perros hacia otra cosa que les interese (una golosina, un juguete, etc.) para que dejen de concentrarse en el objeto del conflicto.
  • Pasear. Otra forma de calmar los ánimos sería proponer un paseo para que tus perros olviden temporariamente la disputa por cierto recurso y se vean beneficiados por un momento de disfrute en un terreno neutral. Además, los paseos son estímulos positivos y deseados por los perros, por lo que cuando paseas a tus dos perros juntos estimulas que conecten la compañía del otro con algo que les resulta sumamente agradable.
  • Mantenerlos separados. Otra medida que deberías evaluar en caso de que tus perros se peleen frecuentemente es distanciarlos por un tiempo para que tengan la posibilidad de acostumbrarse el uno al otro en un terreno neutral y un contexto positivo para ambos. Entonces, si tienes una persona de confianza que pueda cuidar a tu nuevo perro durante algunas semanas, esto te permitirá llevar a cabo un correcto proceso de presentación antes de que los dos perros tengan que compartir el mismo hogar.
  • Instalar una valla. Si no tienes la posibilidad de mantener a los perros en dos casas distintas, puedes instalar una valla o puerta auxiliar en tu casa que ejerza de barrera física entre los dos perros, pero que les permita verse y olfatearse para que se vayan poco a poco acostumbrándose a la presencia del otro. Esta es una manera de imponer cierta distancia de seguridad mientras llevas a cabo su proceso de presentación, y cuando percibas que los dos interactúan espontánea y armoniosamente tanto durante los paseos como dentro del hogar, puedes retirar la valla y darles más libertad sin el miedo de que peleen.
  • Acudir a un profesional. Por último, si nada de esto funciona y tus perros siguen peleándose, recomendamos que busques la ayuda de un experto en etología canina para identificar la causa de estos problemas de convivencia y establecer pautas de manejo compatibles con los requerimientos de cada uno de tus perros.

¿Cómo evitar que mis perros se peleen entre ellos?

La forma como tratas y educas a tus perros tiene mucha influencia en su comportamiento a la hora de interactuar entre ellos. Por esta razón, es fundamental que sepas generar las condiciones más favorables a una convivencia armoniosa y tomes todas las precauciones para evitar que tus perros se peleen.

Ahora que sabes por qué se pelean los perros que viven juntos y qué hacer en caso de conflicto, algunas de las condiciones principales para evitar que esto ocurra son las siguientes:

  • Socializa a tus perros. Si quieres que tus perros que viven juntos no se peleen, lo primero que debes hacer es asegurarte de socializar a cada uno de ellos. Como dijimos anteriormente, lo ideal es que los cachorros empiecen a ser socializados durante sus primeras semanas de vida, cuando su carácter es más flexible y está en pleno proceso de reconocimiento de las especies amigas. No obstante, si has decidido adoptar a un peludo adulto, aquí tienes algunos Consejos valiosos de socialización para perros adultos.
  • Preséntalos correctamente. La llegada de un nuevo perro al hogar no debe parecer una invasión repentina del ambiente que tu peludo considera como propio, y la mejor manera de evitar que esto ocurra es presentándolos previamente en un terreno neutral y paseándolos juntos diariamente hasta se acostumbren a la presencia del otro y ambos muestren ganas de interactuar espontáneamente. En ExpertoAnimal te contamos el Paso a paso para presentar a los perros correctamente, ¡no te pierdas!
  • No fuerces interacciones entre tus perros. Cada perro llevará su propio tiempo para adaptarse a la llegada de un nuevo compañero y tienes que respetarlo. Si presentas correctamente a tus perros, verás que, poco a poco, se animarán a interactuar y compartir algunos momentos de juegos (primero durante los paseos juntos y luego en el día a día dentro del hogar). Pero si los obligas a interactuar en contra de su voluntad y compartir forzosamente espacio y recursos que, antes, eran exclusivos de uno de ellos, estarás sembrando una evidente razón por la que se pelean dos perros que viven juntos.
  • No uses la violencia verbal o física para educar a tus perros. Un uso inadecuado del regaño, al igual que los castigos físicos y el encierro, provocan emociones negativas que debilitan la confianza de un perro, el vínculo con su tutor y sus capacidades de interacción con otros individuos. Además, si siempre eres más estricto con uno de tus perros, mientras que tratas al otro de forma más condescendiente, aumentarás las posibilidades de que uno reconozca en el otro un rival que vino a robarle tu atención. Por estos motivos, sé muy consciente a la hora de elegir los métodos que aplicarás para educar a tus perros y recuerda compartir tus caricias y tu afecto de forma equitativa para que ninguno de ellos se sienta menospreciado.
  • Considera castrar a tus perros. La convivencia de dos perros enteros del mismo sexo puede ser particularmente difícil debido a los instintos sexuales y territoriales, principalmente después de que ambos alcancen la pubertad, que es cuando se producen una serie de cambios hormonales que intensifican los comportamientos asociados al deseo sexual y la protección del territorio y de recursos. Por ello, es muy recomendable llevar a cabo la castración de perros y perras que viven juntos, tanto para prevenir enfermedades como para controlar conductas relacionadas con la monta sexual, el escapismo o el marcaje. Además, en el caso de perros machos que conviven con perras hembras, valorar la castración o la esterilización de uno o ambos es fundamental para prevenir camadas no planificadas.

Por último, antes de despedirnos, queremos invitarte a descubrir nuestra selección, mucho más amplia y detallada, de Consejos para hacer que dos perros se lleven bien.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Por qué se pelean los perros que viven juntos?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas del comportamiento.

¿Tienes contratado el Seguro de Responsabilidad Civil obligatorio para perros? Consiguelo al mejor precio rellenando el formulario con tus datos y los de tu mascota haciendo clic en este botón:

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
1 de 2
¿Por qué se pelean los perros que viven juntos?