Compartir
Compartir en:

¿Cómo ayudar a una perra a cuidar a sus cachorros?

¿Cómo ayudar a una perra a cuidar a sus cachorros?

Ver fichas de Perros

Ayudar a una perra a cuidar a sus cachorros es la preocupación más obvia de cualquier amante de los animales. Durante el embarazo de la perra nos hemos preocupado por cuidar a la madre día tras día con los mejores alimentos y las superficies más cómodas. También hemos visto su esfuerzo en el parto. Por esa razón, y ante la llegada de pequeños cachorros al hogar, debemos proporcionarle a la progenitora unos cuidados extra que le den fuerza y ánimo para sacarles adelante.

En este artículo de ExpertoAnima te vamos a dar los mejores consejos para que puedas ayudar a una perra a cuidar a sus cachorros desde el primer día.

No olvides que además de los cuidados que le proporcionemos a ella y a los pequeños, sería ideal la visita de un veterinario para asegurarnos que todo marcha bien y que todos los animales se encuentran sanos y fuertes.

Lo primero, un lugar de confort

Antes del nacimiento de los cachorros el propietario debe preparar en su casa una paridera, es decir, un espacio en una zona aislada, tranquila y bien acondicionada para que la madre pueda refugiarse, parir y cuidar allí a sus pequeños.

Existen parideras en el mercado que podemos adquirir, muy recomendadas debido a ciertas estructuras que evitan el aplastamiento de los cachorros, pero también es posible hacer nuestra propia paridera, lo más importante es que tenga aspecto de "cueva" o refugio. También es recomendable preparar una temperatura estable y cálida.

También será fundamental tener en cuenta los paseos. Los primeros días la madre no querrá dejar el nido bajo ninguna circunstancia, por ello podemos dejar cerca de la paridera empapadores o periódicos, para que haga sus necesidades. Si nos es posible ofrecerle una salida al jardín también será bien recibida.

Con el paso de los días trataremos de animar a nuestra perra a realizar los primeros paseos. Es probable que no quiera estar tiempo fuera, por lo que solo saldremos para que orine y volveremos a entrar.

Alimentación de la perra lactante

La perra que acaba de dar a luz será reacia a alejarse mucho de sus cachorros, sin embargo es muy importante que se hidrate y coma en abundancia para alimentar bien a los recién llegados, por lo que es ideal tener cerca de ella agua fresca y alimento.

Debemos saber que el proceso de producción de leche requiere mucha energía, por lo que la progenitora deberá contar con una alimentación especial que la ayude en esta etapa tan decisiva.

Algunas personas apuestan por alimentos específicos para perros deportistas o perros de caza, ya que contienen mucha más energía, no obstante lo ideal sería adquirir pienso para perras lactantes siguiendo las dosis y los consejos recomendados por el veterinario.

Si momentáneamente no te fuese posible adquirir ninguno de los alimentos comerciales que hemos mencionado, te recomendamos aumentar la cantidad de alimento de forma progresiva y paralela al crecimiento de los cachorros. Es recomendable dividir el alimento en distintas tomas diarias.

En cualquier caso, la dieta de la perra lactante debe estar supervisada siempre por el especialista, quien determinará si es o no necesario utilizar suplementos, aumentar la cantidad o modificar la dieta a otra de más apropiada.

Por su lado, los cachorros deben mamar de su madre y recibir la leche materna, que contiene un gran número de nutrientes. Durante los primeros días, además, les aporta el calostro, un líquido secretado compuesto por inmunoglobulinas, grasa, proteínas, agua y carbohidratos que protege al cachorro de ciertas enfermedades y le nutre de forma completa.

En todo momento debes estar alerta de las mamas de la perra para asegurarte que ninguna se ha infectado y que sufre una mastitis, una infección del pezón. De ser así deberías llamar a un veterinario para consultar el tratamiento a seguir y informarte también acerca de la alimentación de cachorros prematuros.

Observa bien a los cachorros

Independientemente de si tu perra te permite o no acercarte a ellos, será de vital importancia que les observes para detectar cualquier problema. Podría ocurrir que la perra rechazara a alguno, que uno de ellos no supiera alimentarse o que hubiera nacido con una incapacidad física importante. De ser así será básico llamar o acudir al veterinario.

No olvides que los perros recién nacidos son muy susceptibles a enfermar si no se les brinda el calor y los cuidados que requieren. Un cachorro de tierna edad no puede abandonarse a su suerte y puede llegar a morir si no actuamos con la rapidez necesaria.

Además de alimentarse de su madre y parecer sanos, los cachorros necesitan orinar y defecar de forma regular. En principio la madre debería lamer la zona genital de los pequeños después de cada comida para ayudarles a evacuar. Si observas que no lo hace, tú mismo puedes colaborar utilizando una pequeña gasa empapada en agua tibia.

El tiempo de la lactancia

Como hemos comentado, después del calostro, la perra producirá leche materna en abundancia durante aproximadamente dos meses (entre 6 y 8 semanas) mientras cuidaremos de ella y los pequeños.

Durante este tiempo, los cachorros van a seguir desarrollándose gracias a la leche materna. No olvides que la calidad repercutirá en unos pequeños sanos y fuertes. Lo habitual es que su madre les alimente cada tres horas aproximadamente. Después de ello orinarán y defecarán. Es muy importante que les proporciones un lugar tranquilo en el que descansar.

Los cachorros empezarán a imitar a su madre en el acto de beber y finalmente querrán empezar a comer solos. Ayudar a una perra a cuidar a sus cachorros implica también ayudar a los pequeños a iniciarse en la alimentación sólida. Puedes hacerte con latas de alimento húmedo para cachorro y untar una pequeña cantidad en sus hocicos. Por instinto, los perros empezarán a comer. Sigue este ritual entre 2 y 3 veces al día para ayudarles. El paso de la leche a la comida sólida suele producirse alrededor de las 7 semanas de edad y a las 8 deberían estar ya comiendo por sí mismos.

Durante todo este proceso deberás acudir al veterinario si observas cualquier anomalía o problema relacionado con la madre y los cachorros. Proporcionarles un ambiente estable y sano es la mejor forma de que ambos experimenten un buen desarrollo.

No olvides que entre el mes y medio y los dos meses el cachorro debe recibir sus primeras vacunas iniciándolo así en su calendario de vacunación rutinario. Esto es imprescindible pues se trata de un animal muy vulnerable a padecer cualquier enfermedad por su corta edad.

Nuestra relación con la madre

A continuación te explicaremos de forma general qué debes esperar de la madre durante esta etapa única. Es importante que nuestra relación con ella sea lo más positiva posible, por el bien de los cachorros:

  • Período Neonatal (cachorros de 0 a 15 días): durante esta etapa la madre estará muy pendiente de los pequeños. Observaremos que apenas vocaliza, ya que los cachorros no pueden oírla. Nosotros podremos acercarnos a la madre únicamente si lo desea. Puede ocurrir que se muestre sobreprotectora e incluso agresiva, lo más importante es no perturbarla y dejarle intimidad en la medida de lo posible.
  • Período de transición (cachorros de 15 a 20 días): los pequeños se empezarán a mostrar activos y la madre dedicará mucho tiempo a limpiarlos, alimentarlos y darles calor. Probablemente la progenitora se empezará a mostrar más tolerante.
  • Período de socialización (cachorros de 21 días a 4 meses): esta etapa es fundamental para el perro ya que aprende a reconocer su propia especie. Los pequeños empezarán a ganar movilidad y la madre les enseñará hábitos positivos, lenguaje canino, buscará a los cachorros desorientados etc. También estará mucho más receptiva con nosotros. A partir de las 7-8 semanas la madre empezará a rechazarlos progresivamente, momento óptimo para la posible adopción de los pequeños.

Nuestra relación con la madre debe ser afectuosa en la medida que ella nos lo permita. También evitaremos excitar, sobreestimular o manipular a los cachorros de forma excesiva, así como gritar o perturbar su descanso.

¿Cuándo debemos separar a los cachorros de la madre?

Es muy importante conocer el momento óptimo de separación de los cachorros y la madre, ya que puede influir enormemente en el comportamiento de los perros en su etapa adulta.

Como hemos explicado, desde los 21 días hasta las 12 semanas, aproximadamente, el cachorro se encuentra en su período de socialización. En esta etapa es fundamental que el cachorro pueda relacionarse con otros perros, personas, animales, ambientes, sonidos... También es una etapa imprescindible para que aprenda el lenguaje canino, los hábitos higiénicos de su madre, las conductas de juego o a controlar su mordida, por ejemplo.

Aunque tampoco es recomendable la sobreestimulación, es importante que pueda conocer todo lo que va a encontrarse en su etapa adulta para evitar que desarrolle miedos u otros problemas de conducta.

Si separamos a un cachorro de su madre y hermanos demasiado pronto, es muy probable que en el futuro no sepa cómo relacionarse con otros perros o que les tenga miedo. Lo mismo ocurrirá si nunca le enseñamos qué es un coche. En su etapa adulta, cuando le enseñemos a pasear, se sentirá atemorizado y asustado.

Si por el contrario le ofrecemos a nuestro cachorro encuentros positivos, será muy probable que de mayor no tenga ningún problema. No debemos tener miedo de dejar que nuestro perro se relacione con otros, aunque sean de mayor tamaño, siempre y cuando sepamos que se trata de perros buenos y bien socializados.

El tiempo óptimo de adopción se encuentra en los 2 meses de vida, momento en el que el cachorro ya ha sido destetado. Aún así, si lo damos en adopción será importante explicar a los propietarios que deben seguir socializándolo tan pronto como tenga sus vacunas para que no adquiera miedos. El tiempo ideal de adopción se encuentra sobre los 3 o 4 meses de vida, ya que el cachorro estará totalmente destetado, perfectamente socializado y tendrá unos hábitos de comportamiento adecuados.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Cómo ayudar a una perra a cuidar a sus cachorros?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Gestación, o que descargues nuestra app ExpertoAnimal, la aplicación para compartir conocimientos sobre el mundo animal y resolver todas tus dudas.

Comentarios (3)

Escribir comentario sobre ¿Cómo ayudar a una perra a cuidar a sus cachorros?

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
3 comentarios
pedro10
gracias me vendra bien
pedro10
gravias
LUCY BIRABEN YORKSHIRE TERRIER HEMBRA DE CUATRO AÑOS, PARA COMPAÑIA
mi pregunta es la siguiente, no deseo reproducirla pero si es MEJOR PARA SU SALUD, lo hare, la infeccion uterina tan grave es mas frecuente en perras que no han sido madres, o el cancer de mama. Es mi problema si la hago castrar para prevenir esa infeccion uterina y ovarica tan grave ya que el cancer de mama no queda cubierto con esa intervencion. Que me aconsejan, que tenga cria por una vez, Muchas gracias, Marta Biraben
Mercè (Editor de ExpertoAnimal)
Hola Lucy, este es un falso mito. Es mentira que las perras tengan que criar para evitar sufrir estos problemas, todo lo contrario, que tengan cachorros aumenta las probabilidades de sufrir todo tipo de problemas de salud como puede ser por ejemplo, la mastitis. La castración sí elimina las probabilidades de este problema. Acude a tu veterinario para informarte adecuadamente.

¿Cómo ayudar a una perra a cuidar a sus cachorros?
1 de 6
¿Cómo ayudar a una perra a cuidar a sus cachorros?