menu
Compartir

Dermatitis atópica en gatos - Síntomas y tratamiento

 
Por Laura García Ortiz, Veterinaria especializada en medicina felina. 25 noviembre 2021
Dermatitis atópica en gatos - Síntomas y tratamiento

Ver fichas de Gatos

La dermatitis atópica felina, o atopía felina, es una alergia o hipersensibilidad de tipo 1 en la que se produce una reacción exagerada por parte del organismo frente a un alérgeno ambiental como es el polvo, los ácaros o el polen. No ocurre en todos los gatos y no hay razas más predispuestas que otras. El signo clínico principal es el picor asociado a eritemas, alopecia y otras lesiones cutáneas. El proceso se suele empeorar y retroalimentar debido al rascado y al lamido constante de los gatos con este problema, predisponiendo a infecciones secundarias. El tratamiento se basa en el uso de terapia inmunosupresora y antiinflamatoria asociada generalmente a ácidos grasos esenciales y el diagnóstico es por exclusión.

Continúa leyendo para conocer más sobre la dermatitis atópica en los gatos, sus síntomas y su tratamiento en este artículo de ExpertoAnimal.

¿Qué es la dermatitis atópica?

La dermatitis atópica es una patología cutánea frecuente en gatos y que produce picor. La dermatitis atópica consiste en una reacción de alergia o hipersensibilidad de tipo 1 frente a alérgenos ambientales como el polen o los ácaros del polvo, entre otros.

En este otro artículo mencionamos las Enfermedades de la piel más comunes en gatos, entre las que se encuentra la que ahora abordamos.

Patogenia de la dermatitis atópica en los gatos

Mientras que en los perros sí se ha demostrado que la dermatitis atópica tiene una razón genética, en los gatos esto no ocurre, siendo la causa desconocida, tampoco tiene una predisposición racial como sí ocurre en la especie canina.

La patogenia de la dermatitis atópica es compleja y se siguen estudiando y descubriendo nuevos conceptos. Se piensa que, como ocurre en las personas, la dermatitis atópica está asociada a una elevada activación de los linfocitos de tipo T, una inmunidad celular deficiente, unas células de Langerhans hiperestimuladoras y una baja producción de IgE en las células B productoras de anticuerpos. La dermatitis en sí es contribuida por una respuesta anómala a nivel bioquímico y por una secreción de mediadores por los monocitos, mastocitos y eosinófilos. En el caso de los gatos, es predecible que la inflamación a nivel cutáneo se siga autoperpetuando por el continuo rascado o lamido del gato, incluso cuando ya no está expuesto al alérgeno desencadenante de la alergia.

Síntomas de dermatitis atópica en gatos

Son varios los signos clínicos que pueden sugerir que se trata de un caso de dermatitis atópica felina, pero ninguno es patognomónico o diagnóstico en sí mismo. La sintomatología suele aparecer entre el primer y el tercer año de vida, aunque también se ha observado en animales de solo 4 meses o de más de 15 años. La dermatitis puede ser estacional, frecuentemente asociada al polen, o no estacional, generalmente asociada a alérgenos que se mantienen durante todo el año como el polvo y sus ácaros.

Signos clínicos

Entre los signos clínicos más frecuentes encontramos prurito o picor de diferente grado de intensidad entre individuos, así como signos dermatológicos como: eritemas o enrojecimientos; hiperpigmentación o liquenificación, es decir, engrosamiento de la piel a nivel interdigital o en la cara cóncava del pabellón auricular y el canal vertical, en el abdomen, zona periocular, sobre los labios y en las axilas. También es frecuente que estas zonas presenten alopecia dependiendo del grado de inflamación y la duración.

Infecciones secundarias

Es habitual que se produzca en estas zonas una infección secundaria por bacterias como Staphylococcus u hongos como Malassezia pachydermatis. La infección por Staphylococcus produce un pioderma superficial que comúnmente presenta pápulas eritematosas que pueden formar pústulas o costras y áreas circulares alopécicas con bordes descamados, lo que se conoce como "collaretes epidérmicos".

Otro signo que también es frecuente en la dermatitis atópica en gatos es la otitis externa ceruminosa. Generalmente, se produce debido a un eritema prolongado que puede producir una hiperplasia de los tejidos del interior del pabellón y canal auricular, lo que predispone al aumento de la secreción de las glándulas cuya secreción funciona como un medio de cultivo de levaduras y bacterias que causan la otitis.

Otros signos que puede producir la dermatitis atópica en los gatos son:

  • Lesiones del complejo del granuloma eosinofílico felino.
  • Dermatitis miliar.
  • Asma alérgico.
Dermatitis atópica en gatos - Síntomas y tratamiento - Síntomas de dermatitis atópica en gatos

Diagnóstico de dermatitis atópica en gatos

La dermatitis atópica felina debe ser un diagnóstico de exclusión que solo se diagnostica cuando los signos clínicos son compatibles y se han descartado otras causas de picor y sintomatología parecida incluidas en su diagnostico diferencial, estas son:

Las pruebas de alergia se realizan cuando ya se ha establecido el diagnóstico de dermatitis atópica, o este es muy probable, para identificar el alérgeno o los alérgenos responsables del cuadro de hipersensibilidad y llevar a cabo, así, una inmunoterapia específica del alérgeno. Estas pruebas se basan en serología IgE específicas de alérgeno para medir la reactividad de los anticuerpos sanguíneos frente al alérgeno o pruebas intradérmicas a través de la introducción del alérgeno directamente en la piel del gato y observar la reacción.

Para evitar resultados inexactos con estas pruebas, se deben retirar los corticoides como la prednisolona durante tres semanas antes de la prueba y los antihistamínicos de 7 a 10 días antes de la prueba. Para controlar el picor del gato durante este tiempo hasta la prueba, se pueden aplicar lociones o vaporizaciones con hidrocortisona al 1 % sobre las zonas afectadas dos veces al día, siempre y cuando esa zona no vaya a ser donde se va a realizar la prueba.

¿Cómo curar la dermatitis atópica en gatos? - Tratamiento

El tratamiento de la dermatitis atópica felina se basa en el uso de diversos fármacos y productos para controlar y prevenir la sintomatología. En general, se usa la terapia combinada con glucocorticoides, inmunoterapia, ciclosporina, antihistamínicos o ácidos grasos esenciales.

Glucocorticoides

Estos fármacos son el pilar principal del tratamiento de la dermatitis atópica en gatos para controlar el picor y la inflamación. Se suele usar prednisolona a dosis de 1-2 mg/kg al día durante 7-10 días para reducir hasta la dosis más baja posible que controle los signos clínicos. La metilprednisolona también se puede usar a dosis de 0,8 mg/kg cada 24 horas y se debe reducir de la misma forma hasta la dosis mínima efectiva.

Inmunoterapia específica al alérgeno

Consiste en la administración progresiva de mayores cantidades del alérgeno con inyección subcutánea para reducir o eliminar los signos clínicos de próximas exposiciones naturales. Este tratamiento se debe realizar al menos durante 9-12 meses. En la mayoría de gatos se presenta una reducción del 50 % de estos signos. Sin embargo, suelen necesitar algún tratamiento coadyuvante de los que estamos comentando para controlar completamente la sintomatología.

Ciclosporina

El fármaco ciclosporina está autorizado para su uso en la dermatitis atópica felina a dosis de 7,5 mg/kg por vía oral cada día. Sin embargo, este fármaco causa inmunosupresión y puede provocar infecciones secundarias o reactivación de toxoplasmosis o herpesvirosis, especialmente si se combina con glucocorticoides.

Antihistamínicos

No están autorizados para su uso en gatos, pero pueden resultar útiles para reducir la sintomatología en un 40-70 % de los casos, solos o combinados con glucocorticoides y ácidos grasos esenciales. Los utilizados con más frecuencia son la clorfenamina y la cetirizina.

Ácidos grasos esenciales

Sirven como ayuda para controlar el picor en el 20-50 % de los gatos, pero su efecto se puede demorar hasta 3 meses. Se obtienen mejores resultados si se combinan con glucocorticoides y antihistamínicos.

Descubre en este otro artículo Alimentos ricos en omega 3 para gatos.

Remedios caseros para la dermatitis atópica en gatos

Refrescar las zonas de mayor picor, uso de aloe vera sobre las zonas inflamadas (procurando que el gato no lo ingiera) o baños con champús hipoalergénicos, calmantes o hidratantes pueden ayudar a calmar algo el picor de tu gato, pero no se puede pretender tratar la dermatitis atópica felina con remedios caseros. Por lo que si ves que tu gato se rasca mucho, tiene zonas rojas, sin pelo, con mal aspecto y está más nervioso por este picor, debes acudir a un centro veterinario para que pauten el mejor tratamiento para tu gato.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Dermatitis atópica en gatos - Síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas de la piel.

Bibliografía
  • M. Bardagí y L. Ordeix. Dermatitis atópica felina. Disponible en: https://www.portalveterinaria.com/articoli/articulos/26140/dermatitis-atopica-felina.html
  • Harvey, A., Tasker, S. (Eds). (2014). Manual de Medicina Felina. Ed. Sastre Molina, S.L. L ́Hospitalet de Llobregat, Barcelona, España.

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?

Dermatitis atópica en gatos - Síntomas y tratamiento
1 de 2
Dermatitis atópica en gatos - Síntomas y tratamiento

Volver arriba