Compartir

Enfermedades respiratorias en gatos

 
Por Manuel F. Faneite P., Veterinario. 24 febrero 2020
Enfermedades respiratorias en gatos

Ver fichas de Gatos

El aparato respiratorio está comprendido por diversos órganos y cada uno cumple una función elemental para la vida. Es conocido que el pulmón, entre otras cosas, es el encargado de proporcionar al animal el oxígeno necesario para vivir. Sin embargo, no podemos restar importancia al conjunto de estructuras anatómicas que integran un sistema perfecto para la función respiratoria de muchas especies animales.

Las enfermedades respiratorias en gatos son bastante comunes y, aunque generalmente tienen un pronóstico favorable, muchos factores pueden llegar a agravarlas, poniendo en riesgo la vida de tu mascota. Una peculiaridad que caracteriza a dichas patologías en felinos es que no siempre son específicas del pulmón, muchas veces la injuria la sufren otros órganos que forman parte del sistema respiratorio, cuestión que puede terminar empeorando el cuadro clínico del paciente. En este artículo de ExpertoAnimal hablaremos de las enfermedades respiratorias más comunes en gatos, de sus posibles causas, tratamientos y las recomendaciones pertinentes para mantener a tu mascota alejada de dichas patologías.

También te puede interesar: Enfermedades respiratorias en perros

Enfermedades respiratorias en gatos - Síntomas

Las enfermedades respiratorias más comunes que se expresan en felinos cursan prácticamente con los mismos signos y síntomas, aunque en algunos de los casos se aplican ciertas consideraciones. El parecido entre los síntomas es tal, que muchos autores ni siquiera esquematizan las enfermedades por separado, en cambio, las agrupan con el rótulo de "complejo respiratorio felino" (rinotraqueítis felina).

El complejo respiratorio felino puede definirse como ese conjunto de signos y síntomas que se expresan por diferentes etiologías (causas), de las que hablaremos más adelante. Los síntomas del complejo respiratorio felino son los siguientes:

  • Estornudos: se define como una ráfaga repentina de aire o moco expulsada por la nariz y la boca. Es característica de cualquier enfermedad respiratoria, aunque los estornudos frecuentes están asociados mucho más a rinotraqueítis felina.
  • Tos: aparece como un mecanismo de defensa cuando el sistema respiratorio se encuentra pasando por algún proceso anormal. También es asociada a rinotraqueítis debido a que la mayoría de los receptores para la tos se encuentran en la tráquea.
  • Letargia: si la función respiratoria se ve comprometida se disminuye la correcta entrega de oxígeno a todo el territorio tisular del paciente. A esto se le debe añadir que ciertas enfermedades respiratorias cursan con fiebre y dolor, de manera que, en consecuencia, tendremos un paciente letárgico.
  • Inapetencia: el dolor y la fiebre terminan causando inapetencia a la mayoría de los animales domésticos. Este síntoma aparece cuando la enfermedad ya está instaurada.
  • Legañas: el complejo respiratorio felino tiene la particularidad de producir síntomas oculares. Es normal que notemos legañas en los pacientes que cursan con enfermedades respiratorias.
  • Úlceras y erosiones en la boca: una característica típica de la enfermedad respiratoria en gatos es la presencia de úlceras bucales que pueden aparecer hasta en la lengua y el paladar y pueden llegar a causar una estomatitis severa de no ser tratada la patología a tiempo.
Enfermedades respiratorias en gatos - Enfermedades respiratorias en gatos - Síntomas

Principales enfermedades respiratorias en gatos

Después de agrupar las enfermedades del tracto respiratorio en gatos y tener en cuenta sus síntomas, podemos diferenciarlas por su etiología, es decir, por el microorganismo que las causa. Se debe tomar en cuenta que en este caso dichas patologías se pueden agrupar como complejo respiratorio felino debido a que no solo comparten síntomas, sino que algunas también comparten tratamiento y solo se diferencian por su origen.

Dicho lo anterior, las principales enfermedades respiratorias en gatos son las siguientes:

Rinotraqueítis felina

Esta enfermedad afecta a las vías aéreas respiratorias y algunos autores la describen como gripe felina. La rinotraqueítis de origen vírico tiene dos responsables: el herpesvirus felino y el calicivirus felino. Es altamente contagiosa y se ha podido comprobar que el virus puede quedar vivo en secreciones hasta una semana, aunque es bastante fácil neutralizarlo con desinfectantes. En el caso del herpesvirus, el gato queda como portador de la enfermedad, pudiendo volver a presentarla si se inmunosuprime.

La gripe felina también puede ser de origen bacteriano, en este caso los microorganismos responsables son Bordetella bronchiseptica, Chlamydophila felis y Mycoplasma. La diferencia en estos casos radica en el tratamiento, del que hablaremos más adelante.

En cualquier caso, la rinotraqueítis muestra síntomas como secreción nasal y/o ocular, estornudos, tos, deshidratación, dificultad para beber y comer y heridas en la boca en caso de estar producida por el calicivirus felino.

Rinitis en gatos

Se define como la inflamación de la cavidad nasal y forma parte de la sintomatología de la rinotraqueítis vírica. Igualmente, puede aparecer como consecuencia de la presencia de hongos, como el Cryptococcus, por alergias, intrusión de cuerpos extraños en la nariz o, incluso, por problemas dentales.

Los síntomas de la rinitis estarán estrechamente relacionados con la causa que la provoque pero, en general, se observan estornudos y secreción nasal.

Neumonía felina

Si la rinotraqueítis no es tratada a tiempo, puede agravarse y comprometer todo el sistema respiratorio incluyendo los pulmones. Al estar inflamados los alvéolos pulmonares, las consecuencias pueden ser letales y el pronóstico es menos favorable. La causa de una neumonía también puede ser la inhalación de secreciones de la boca o de contenido estomacal, descrita como neumonía por aspiración.

Es habitual que el animal tenga fiebre, tos, estornudos, dificultad para tragar, haga sonidos al respirar o muestre una respiración más acelerada.

Asma felina

Lo que caracteriza al asma es la constricción de las vías respiratorias, comprometiendo la ventilación. Es una enfermedad progresiva que, si no es tratada a tiempo, puede tener consecuencias graves. La constricción bronquial sin agente etiológico aparente hace que se asemeje más a una alergia que a una gripe, por lo que se puede llegar al diagnóstico evaluando correctamente los signos clínicos y la historia del paciente.

Entre los síntomas más habituales de esta enfermedad encontramos la ya mencionada dificultad respiratoria, especialmente tras realizar ejercicio o actividades de mayor intensidad, respiración agitada y ruidosa, tos y silbidos al exhalar aire.

Bronquitis en gatos

Se trata de una inflamación de los bronquios que puede estar mediada tanto por bacterias como por otros procesos. Es una condición bastante peligrosa, ya que tiende a agravarse rápidamente poniendo en riesgo la ventilación del animal. Se puede clasificar en aguda o crónica según el tiempo que lleven los signos manifestándose en el paciente.

El principal síntoma de esta afección respiratoria es la tos, la dificultad y la realización de ruidos al respirar.

Insuficiencia respiratoria en gatos

Se define como una limitación que le impide al organismo realizar la correcta ventilación, cuestión que dificulta mantener adecuados niveles de oxígeno en todo el territorio tisular. Una insuficiencia respiratoria puede ser consecuencia de cualquiera de las enfermedades respiratorias en gatos antes nombradas y es justamente lo que debemos evitar cuando encontramos signos respiratorios sospechosos en nuestro pequeño felino.

¿Cómo se diagnostican las enfermedades respiratorias en gatos?

La primera herramienta diagnóstica que tendrá el médico veterinario al enfrentarse a un caso respiratorio en gatos es la anamnesis, es decir, la información que el propietario le aporte. Una correcta recopilación de la historia clínica de su paciente le dará información necesaria que luego deberá asociar con otros resultados.

En segundo lugar, los signos clínicos. Aunque sean prácticamente iguales, suelen ser más evidentes según el agente etiológico que los causa, y esto debe manejarlo correctamente el médico veterinario para sospechar del responsable de la enfermedad. Por último, para poder llegar a una conclusión certera, se realizan exámenes de laboratorio. Las tomas de muestra, tanto de sangre como de secreciones (nasales y oculares), van al laboratorio y reflejaran información importante para el diagnóstico. Una hematología (estudio más profundo de la sangre) y una prueba PCR (de proteína C reactiva) podrían ser un aliado importante del veterinario para llegar a conocer el microorganismo al cual se enfrenta.

Enfermedades respiratorias en gatos - ¿Cómo se diagnostican las enfermedades respiratorias en gatos?

Tratamiento para enfermedades respiratorias en gatos

El tratamiento para curar las enfermedades respiratorias en gatos suele ser bastante parecido, sin embargo, difiere según los signos clínicos y muchos factores inherentes al animal. En cualquier caso, si el paciente tiene días cursando con inapetencia, probablemente se encuentre deshidratado, así que se deberá utilizar una correcta fluidoterapia para restablecer las pérdidas que el gato ha tenido desde que no se alimenta correctamente.

Por otro lado, los esteroides están indicados en este tipo de casos, mucho más cuando hablamos de asma. En caso de infección por bacterias, se establece un tratamiento a base de antibióticos, que en muchos casos también es utilizado cuando la etiología es viral, claro está, no para combatir el virus, sino para evitar infecciones bacterianas secundarias que puedan aprovecharse del estado del animal.

Dicho lo anterior, si te preguntas qué antibióticos para enfermedades respiratorias en gatos puedes administrar, lo cierto es que solo el veterinario está capacitado para recetas los más adecuados en función del tipo de bacteria. Administrar un antibiótico incorrecto puede empeorar considerablemente el cuadro clínico.

¿Se puede curar un gato con una enfermedad respiratoria?

El pronóstico dependerá de la rapidez que tenga el tutor del animal en llevarlo a la clínica veterinaria. En la mayoría de los casos, Calicivirus y Herpesvirus tienen un pronóstico favorable si se tratan a tiempo, sin embargo, en cualquier patología existente, el descuido puede acarrear la gravedad o hasta la muerte del paciente.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Enfermedades respiratorias en gatos, te recomendamos que entres en nuestra sección de Enfermedades respiratorias.

Bibliografía
  • Ettinger y Feldman. Veterinary internal medicine. Editorial: Elsevier Saunders

Escribir comentario sobre Enfermedades respiratorias en gatos

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?

Enfermedades respiratorias en gatos
1 de 3
Enfermedades respiratorias en gatos

Volver arriba