menu
Compartir

¿Los perros pueden comer mejillones?

 
Por María Besteiros, Auxiliar técnico veterinario y peluquera canina y felina. 5 julio 2023
¿Los perros pueden comer mejillones?

Ver fichas de Perros

No es extraño que los perros se sientan atraídos por los mariscos. Langostinos, gambas, nécoras o mejillones suelen activar su apetito y llevarlos a solicitarnos que compartamos con ellos nuestro plato, incluso con insistencia. Pero, ¿los perros pueden comer marisco?

No hay una única respuesta para esta pregunta, ya que va a depender de las circunstancias particulares de cada perro, del tipo de marisco escogido y de la forma en la que lo hayamos preparado, ya que, en ocasiones, añadimos ingredientes que no son aptos para los perros. En este artículo de ExpertoAnimal nos centraremos en un marisco muy habitual: los mejillones, en sus diferentes presentaciones. ¿Los perros pueden comer mejillones? Lo explicamos a continuación.

También te puede interesar: ¿Los perros pueden comer galletas?

¿Los perros pueden comer mejillones o no?

La dieta de los perros debe estar basada en proteínas animales procedentes de tejido, es decir, de la carne de otros animales, como vacas, pollos, pavos, conejos, salmones, merluzas, caballas, arenques y un largo etcétera. La "carne" de los mariscos también puede formar parte de su menú. Una alimentación canina equilibrada se completa con la presencia, en menor proporción que la carne, de otros ingredientes, como legumbres, verduras, frutas o cereales.

Los mejillones son moluscos bivalvos, es decir, cuentan con dos "valvas" o conchas que se unen en un punto y mantienen protegido el cuerpo del animal. Estas conchas son alargadas y de color negro y cubren un cuerpo anaranjado. Los mejillones son un alimento habitual en la cocina y con ellos se preparan distintas recetas. Además, pueden comprarse tanto al natural como en conserva.

Como hemos dicho, los mejillones sí pueden formar parte de la dieta de los perros, teniendo en cuenta los aspectos que explicaremos en los siguientes apartados. Pero para ello es importante que les ofrezcamos este alimento de la forma más natural posible y nunca en preparaciones con sal, salsas y cualquier otro ingrediente desaconsejado para los perros.

Beneficios de los mejillones para los perros

Los mejillones son una fuente de proteínas de origen animal de alta calidad, imprescindibles para el funcionamiento del organismo canino. Además, destacan por su contenido en minerales, como el selenio, el fósforo, el hierro o el yodo. También son fuente de vitaminas del grupo B, como la B12. Tanto los minerales como las vitaminas son micronutrientes, es decir, sustancias que el perro necesita en pequeñas cantidades, pero que son fundamentales para el desarrollo de todas las funciones de su organismo.

Por otra parte, cabe mencionar su contenido reducido en grasas, es decir, los mejillones aportan pocas calorías, lo que hace que puedan incluirse en la dieta de perros con sobrepeso, obesidad o tendencia a engordar.

Es posible que hayas oído que estos moluscos contienen gran cantidad de ácidos grasos omega 3 o de sus efectos antiinflamatorios y protectores de las articulaciones. Estas propiedades se atribuyen solo a una especie concreta de mejillón, conocida como mejillón de Nueva Zelanda o de labios verdes, precisamente por la tonalidad que presenta el borde de su concha.

¿Cómo dar mejillones a un perro?

Como hemos comentado, lo mejor es ofrecerles a los perros los mejillones de la forma más natural posible. En otras palabras, los perros pueden comer mejillones cocidos y es mejor evitar dárselos preparados con otros ingredientes. Así, si te estás preguntando si los perros pueden comer mejillones en escabeche, debes saber que no es recomendable, ya que es una preparación que contiene sal y otros ingredientes que no deben formar parte de la dieta habitual de los perros.

Esto quiere decir que si un día tu perro come un mejillón en escabeche no le va a pasar nada, pero no es la preparación adecuada para darle como premio o si quieres que los mejillones formen parte de su menú con frecuencia. Evidentemente, lo comestible es la carne o masa visceral del interior. No debemos darles mejillones con concha. Además, si no los compramos ya limpios, tendremos que limpiarlos antes de cocinarlos.

¿Los perros pueden comer mejillones? - ¿Cómo dar mejillones a un perro?

¿Cuántos mejillones pueden comer los perros?

No hay una respuesta única a esta pregunta, ya que dependerá de nuestro objetivo a la hora de ofrecer los mejillones, es decir, si pretendemos que sean un premio o si queremos que constituyan un ingrediente más de la dieta. En el primer caso, las recompensas comestibles no deben exceder el 10% de las calorías diarias recomendadas para ese perro. Por ejemplo, podemos dar mejillones una vez a la semana. Para un perro de tamaño pequeño, 1-2 mejillones (dependiendo de su talla) serán suficientes, mientras que un perro más grande podrá consumir un par más.

Si lo que queremos es que los mejillones formen parte del menú del perro, no solo como premio, debemos contactar con un veterinario experto en nutrición canina para que elabore un menú equilibrado. Este profesional determinará la cantidad de mejillones adecuada para cada ejemplar, así como la regularidad con la que deben ofrecerse.

Contraindicaciones de los mejillones para perros

En este apartado debemos diferenciar dos aspectos, que son el estado de salud del perro y sus propias características. Con el primer punto nos referimos a ejemplares que, por padecer distintas patologías, deban seguir una dieta específica pautada por su veterinario.

Antes de darle mejillones a un perro en esta situación, es imprescindible consultarlo con el profesional, aunque solo queramos ofrecerle uno a modo de premio. Un ejemplo son los perros con problemas de cálculos de urato, que no deben consumir alimentos ricos en purinas (que se descomponen en ácido úrico), como los mejillones o las vísceras.

El segundo aspecto quiere decir que algunos perros, al igual que sucede con las personas, pueden ser alérgicos a los mejillones o es posible que, simplemente, no les sienten bien. Para prevenir este tipo de problemas lo mejor es que ofrezcamos una pequeña cantidad de mejillón y esperemos. Si no se produce ninguna reacción anómala, podremos volver a incluir mejillón en el menú. Al contrario, cualquier efecto adverso desaconseja dar mejillones otra vez.

Te hablamos de la "Alergia alimentaria en perros: síntomas y tratamiento" en el siguiente artículo de ExpertoAnimal.

Efectos secundarios del consumo de mejillones en perros

Si ofrecemos mejillones a nuestro perro siguiendo las pautas que hemos explicado, no se espera que le produzcan ningún efecto secundario. Los ejemplares a los que les sienten mal podrán manifestar signos de malestar digestivo, como dolor abdominal, náuseas, descomposición, diarrea o vómitos. Los perros alérgicos a los mejillones también podrían experimentar este tipo de sintomatología, aunque las alergias alimentarias suelen provocar prurito (picor).

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Los perros pueden comer mejillones?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Dietas equilibradas.

¿Tienes contratado el Seguro de Responsabilidad Civil obligatorio para perros? Consiguelo al mejor precio rellenando el formulario con tus datos y los de tu mascota haciendo clic en este botón:

Bibliografía
  • Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. "Mejillón". Disponible en: https://www.mapa.gob.es/es/ministerio/servicios/informacion/mejillon_tcm30-102425.pdf
  • Stevenson y Rutgers. "Manejo nutricional de la urolitiasis canina". Royal Canin.

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
¿Los perros pueden comer mejillones?
1 de 2
¿Los perros pueden comer mejillones?

Volver arriba