Compartir

Mi gato come poco - Causas y qué hacer

Por Laura García Ortiz, Veterinaria especializada en medicina felina. 23 octubre 2020
Mi gato come poco - Causas y qué hacer

Ver fichas de Gatos

La anorexia o pérdida de apetito en los gatos es un signo frecuente e inespecífico de consulta veterinaria, así como de gran preocupación para sus cuidadores. La anorexia puede provocar consecuencias en la salud de nuestros gatos como deshidratación, debilidad, pérdida de musculatura, descenso de la inmunidad, hasta enfermedades graves como el hígado graso o alteraciones de la función intestinal que, a su vez, complicarían el diagnóstico de la causa primaria de la pérdida de apetito. Lo primero que suele venir a la cabeza como causa de la anorexia es una enfermedad, sin embargo, hay otras múltiples respuestas que pueden alterar la conducta alimentaria de nuestro felino, desde alteraciones ambientales externas al animal que le provocan estrés a una intoxicación o sus propios ciclos reproductivos.

En este artículo de ExpertoAnimal clasificaremos las posibles causas asociadas al descenso del apetito en nuestros pequeños felinos. ¿Por qué tu gato come poco? ¡Aquí te ayudaremos a resolver tus dudas!

¿Por qué mi gato come poco si muestra interés por la comida?

En caso de notar que tu gato parece que tiene apetito pero luego no come, principalmente si lo alimentas con pienso seco, puede suceder que el gato presente dolor que le impida o dificulta comer. Causas posibles de estos problemas son enfermedades de la boca como las que afectan a las encías y a los dientes (gingivitis, gingivoestomatitis crónica felina, periodontitis, resorción dental, tumores o cuerpos extraños en la boca o lengua), así como trastornos ortopédicos o neurológicos de la mandíbula. En cualquier caso, es importante examinar la boca del animal y acudir al veterinario para que diagnostique la causa.

Mi gato come poco - Causas y qué hacer - ¿Por qué mi gato come poco si muestra interés por la comida?

¿Por qué mi gato come poco y está decaído?

En casos en los que acercamos la comida y el gato la rechaza o la ignora y ya no le interesa ni su alimento preferido, debemos pensar en que algo le está pasando internamente. Posibles enfermedades que causan que tu gato coma menos, esté decaído, vomite o presente otros síntomas de alarma son:

Enfermedad renal

Además de que come menos, ¿tu gato bebe u orina más de lo habitual? Si la respuesta es afirmativa y, por tanto, has notado que tu gato come poco y toma mucha agua, puede tratarse de una enfermedad del riñón. Se recomienda una visita veterinaria al año en los gatos mayores de siete años para realizarles un chequeo renal y medirles la tensión.

Enfermedades abdominales

¿Tiene otros síntomas como dolor abdominal, vómitos o diarrea? Si es así, puede tratarse de una enfermedad gastrointestinal causada por inflamaciones, tumores o cuerpos extraños en el estómago o intestino que reducirán notablemente el apetito de tu gatito. También puede deberse a una enfermedad del hígado o del páncreas, e incluso estar afectado intestino, hígado y páncreas o solo dos y tratarse de una triaditis felina. Esto último solo puede ocurrir en los felinos por la particular anatomía del conducto que sale del páncreas y del conducto del hígado que terminan en el mismo lugar del intestino, lo que puede conducir a la extensión de infecciones o inflamaciones entre los tres órganos.

Enfermedades infecciosas o alteraciones que afectan al olfato

Los gatos son muy sensibles a la pérdida del olfato y, a diferencia de otros animales, solo respiran por la nariz. La pérdida de olfato es una causa a tener en cuenta como posible pérdida de apetito en los gatos y puede ser debida a alteraciones nerviosas o derivada de una enfermedad nasal causada en gran parte de los casos por el llamado “síndrome respiratorio felino”, en el que intervienen diversos virus y bacterias.

Si tu gato presenta signos clínicos como sonidos respiratorios, signos oculares, estornudos o secreción nasal, puede estar afectado por este síndrome, pero normalmente recuperará el apetito de siempre con el tratamiento y la limpieza adecuada.

Otras enfermedades infecciosas

¿Está testado del virus de la leucemia y del de la inmunodeficiencia felina? ¿Tienes un gatito joven de menos de dos años? ¿Es de raza? El virus de la peritonitis infecciosa gelina suele afectar a gatos jóvenes de criaderos, pero también puede afectar a gatos más mayores de cualquier raza y se trata de una enfermedad muy grave que puede empezar con síntomas inespecíficos como anorexia, fiebre y pérdida de peso. Estos mismos síntomas en gatos jóvenes nos pueden hacer pensar en un virus parecido a la parvovirosis del perro, la llamada panleucopenia felina. Pequeñas bacterias que intervienen en una enfermedad denominada anemia infecciosa felina pueden causar un descenso en el apetito, así como síntomas de anemia hemolítica tales como palidez o coloración amarillenta de las mucosas, depresión y aumento de la frecuencia cardíaca y respiratoria.

Por todo lo anterior, si notas que tu gato come menos y duerme mucho, está decaído, vomita o tiene diarrea, no lo dudes y acude a la clínica veterinaria para que lo examine y determine la causa. Solo un profesional puede pautar el mejor tratamiento tras realizar las pruebas pertinentes.

Mi gato come poco - Causas y qué hacer - ¿Por qué mi gato come poco y está decaído?

Otros motivos que causan que un gato coma poco

Las causas anteriores no son las únicas que pueden explicar por qué tu gato come poco. A continuación, exponemos otros motivos también habituales:

Cambio de alimento

Cambios repentinos de marca o tipo de alimento pueden ser los causantes de la reducción de su ingesta por no gustarle o por necesitar un periodo de habituación al mismo. Por eso, en gatos se recomienda cambiarlo progresivamente, empezando por mezclar el nuevo alimento con el antiguo.

Cabe resaltar que los gatos son considerados carnívoros estrictos, por lo que necesitan mayor cantidad de proteínas en la dieta y nunca podrían ser alimentados con una dieta vegetariana. Por esta razón, alimentos que no sean cárnicos que no le permiten obtener los nutrientes esenciales que necesitan, como los aminoácidos arginina y taurina, pueden repercutir muy gravemente en la salud de tu gato.

Intoxicación

Si tu gato come poco también puede ser un síntoma de haber tomado un alimento en mal estado o haber probado una planta tóxica (flor de pascua, lirios, aloe vera, adelfas, hiedras u hortensias) o algún alimento “prohibido” para nuestros felinos, como la cebolla o las uvas.

Por otro lado, siempre es importante recordar que algunos fármacos les producen toxicidad, por ello cabe resaltar la importancia de nunca administrar ibuprofeno en gatos porque les causa graves daños y también una pérdida de apetito. En caso de sufrir una intoxicación, es fundamental acudir al veterinario lo antes posible.

Celo

Cuando una gata está en celo puede experimentar una reducción en su apetito. Siempre es recomendable la esterilización de las gatas, además previene enfermedades como tumores de mama o de útero y piómetras.

Estrés

Los gatos son muy sensibles a los cambios en el ambiente, incluso los más sutiles les pueden resultar muy estresantes. El estrés conlleva que tu gato coma poco, se muestre nervioso o manifieste otros cambios en su conducta. Situaciones estresantes pueden ir desde pequeños cambios en la casa hasta cambios en la disposición de sus comederos, reformas en la casa, una mudanza, introducción de un nuevo animal, tener un hijo, una pérdida de un familiar o una nueva persona en la casa. Es importante identificar la causa del estrés para tratarla y devolver al animal su estabilidad emocional. Igualmente, las feromonas sintéticas también pueden resultar grandes aliadas en estos casos.

Descubre en este vídeo diferentes forma de relajar a tu gato.

¿Qué hacer si mi gato come poco?

Por todo lo que hemos visto en este artículo, comprobamos que hay muchas causas posibles que explican la reducción en el apetito de nuestros gatos, a veces incluso se pueden producir de forma simultánea. Si el problema es que el alimento no le gusta, bastará con probar un alimento nuevo e introducirlo gradualmente. Así mismo, si el gato come poco por estrés, se puede intentar identificar la causa y tratarla en la medida de lo posible.

Ahora bien, cuando el problema es una enfermedad y, por ende, el gato manifiesta otros síntomas, la mejor opción que puede salvar en los peores casos la vida de vuestro querido felino es llevarlo a un centro veterinario donde le realizarán una correcta historia clínica, exploración física, diagnóstico y le aplicarán el mejor tratamiento según el caso.

Si deseas leer más artículos parecidos a Mi gato come poco - Causas y qué hacer, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas de alimentación.

Referencias
  1. Harvey, A., Tasker, S. (Eds). (2014). Manual de Medicina Felina. Ed. Sastre Molina, S.L. L ́Hospitalet de
  2. Llobregat, Barcelona, España. Palmero, M.L., Carballés, V. (2010). Enfermedades infecciosas felinas. Ed. Servet. Zaragoza, España.
  3. GEMFE. Gatos y alimentación. iCatCare, High Street, Tisbury, Wiltshire, SP3 6LD, UK https://www.avepa.org/articulos/alimentacion.html

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
4 comentarios
Su valoración:
Angel
Consejos muy útiles, gracias por el articulo..!
Su valoración:
MIGUEL ÁNGEL
Magnífico el artículo y de gran interés.
Su valoración:
Jose Maria
Interesantisimo articulo, chapó
Su valoración:
José Luis Sánchez
Artículo de altísimo interés para amantes de los gatos y expuesto de forma muy asequible, de forma clara.

Mi gato come poco - Causas y qué hacer
1 de 3
Mi gato come poco - Causas y qué hacer

Volver arriba