Compartir

¿Por qué las patas de mi perro huelen mal?

 
Por María Besteiros, Auxiliar técnico veterinario y peluquera canina y felina. 6 noviembre 2020
¿Por qué las patas de mi perro huelen mal?

Ver fichas de Perros

El olor de las patas de los perros, en concreto de las almohadillas, es característico. Algunos cuidadores establecen una comparación y señalan que las patas de su perro huelen a fritos. En este artículo de ExpertoAnimal hablaremos de este especial olor, así como de esta parte tan importante y delicada de la anatomía canina que son las almohadillas. También aprenderemos a mantenerlas sanas y a distinguir cuándo el olor deja de ser normal y hay que acudir al veterinario.

Si te preguntas por qué las patas de tu perro huelen mal, sigue leyendo y descubre las causas más habituales.

¿Cómo son las almohadillas del perro?

Aunque algunos cuidadores se preguntan por qué las patas de su perro huelen mal, lo cierto es que su particular olor es el normal y, en la mayoría de los casos, no se corresponde con ninguna patología. De hecho, cuando hay algún problema, el olor se modifica.

Las almohadillas presentan particularidades que hacen diferir su olor del percibido en el resto del cuerpo del perro. Además, desempeñan unas importantes funciones que suelen pasarnos desapercibidas. Las almohadillas son los puntos de apoyo del perro y están formadas por una gruesa capa de queratina. La queratina es una proteína que forma los tejidos córneos. Bajo esta capa la almohadilla está formada por grasa y tejido elástico, por eso al tocarla la notamos mullida. Esta conformación es la que le permite amortiguar los impactos sufridos al andar, correr o saltar y repartir la carga de manera equilibrada entre las cuatro patas.

Esta estructura de las almohadillas también facilita la deambulación por los terrenos más difíciles, fríos o calientes. Por otra parte, están bien provistas de terminaciones nerviosas, lo que las hace sensibles y explica por qué muchos perros se resisten a que las manipulemos o sienten un dolor considerable cuando se dañan. Su vascularización hace que puedan sangrar con facilidad.

¿Por qué las patas de mi perro huelen mal? - ¿Cómo son las almohadillas del perro?

Funciones de las almohadillas de los perros

Antes de explicar por qué las patas de un perro huelen mal o, dicho de otra manera, por qué las patas de los perros huelen a Cheetos, como lo describen algunos cuidadores, vamos a detenernos en sus funciones, ya que van a influir en este olor. Las funciones principales de las almohadillas son:

  • Amortiguar la pisada y aislar del suelo, como hemos explicado.
  • Sudar, ya que los perros concentran en ellas sus glándulas sudoríparas. Descubre en este otro artículo toda la la información acerca de "Cómo sudan los perros".
  • Marcar, al pisar los perros dejan su olor, al igual que cuando rascan el suelo con sus patas, caso en el que no solo marcan a través del olfato, sino que dejan rastros visibles en el terreno.

¿Por qué las almohadillas de los perros huelen mal?

Así, el olor tan especial de las almohadillas de los perros es el resultado de la mezcla del sudor, los microorganismos de la microbiota normal de esa zona, como bacterias y hongos, más todo aquello que el animal va pisando. Este conjunto es lo que explica por qué las patas de un perro huelen mal o, al menos, así lo perciben algunos cuidadores. Es un olor normal y no indica la existencia de ninguna enfermedad, pero hay que vigilar que ese olor no se modifique.

Recomendaciones para cuidar las almohadillas de los perros

Las almohadillas van sufriendo modificaciones con el paso del tiempo al ir desgastándose, perdiendo elasticidad, resecándose e incluso agrietándose. No hay más que comparar las almohadillas de un cachorro con las de un perro adulto para notar la diferencia, pero este deterioro no explica por sí solo por qué las patas de nuestro perro huelen mal.

Durante toda la vida del perro, pero con mayor motivo al ir cumpliendo años, la revisión de las almohadillas debe hacerse de manera regular. Esto nos permitirá detectar daños de forma precoz, así como prevenir problemas o incluso retirar parásitos que pueden localizarse en los espacios interdigitales.

Hay que tener en cuenta que estar en contacto permanente con el suelo las hace ser muy vulnerables. Las almohadillas pueden protegerse con productos específicos, como cremas hidratantes que, aplicadas a tiempo, ayudan a prevenir la formación de las molestas grietas, que, además de doler, pueden complicarse con infecciones. También se pueden recortar los pelos de la zona, con mucho cuidado, siempre que sean demasiado largos.

Si el perro tiene alguna lesión o debe moverse por terrenos potencialmente agresivos, también tenemos la opción de ponerle zapatos para perros. Pero lo mejor es evitar, en lo posible, que camine por este tipo de superficies o por terrenos demasiado calientes o fríos. Al llegar a casa, es buena idea que seques la zona, ya que la humedad puede causar problemas.

¿Por qué las patas de mi perro huelen mal? - Recomendaciones para cuidar las almohadillas de los perros

¿Cuándo no es normal que las patas de tu perro huelan mal?

En ocasiones, ya no es que nos sorprenda que las patas de nuestro perro huelan a queso, Fritos o Cheetos, sino que, directamente, huelen mal. Va a ser un olor diferente al de siempre y, si nos fijamos, es normal que apreciemos otros signos de que algo no va bien, como alguna herida o erosión, una coloración más oscura en los pelos de entre los dedos debido a un lamido continuo, inflamación, dolor de mayor o menor intensidad o cojera.

Hay varias causas que explican por qué las patas de un perro huelen mal, por eso, y por las molestias y dificultades que un daño en las almohadillas supone para que el perro pueda desarrollar su vida normal, se hace necesario acudir al veterinario para obtener un diagnóstico y el correspondiente tratamiento. Así, no es extraño que, dado su contacto permanente con el terreno, puedan producirse quemaduras, abrasiones, heridas o incrustaciones de cuerpos extraños, siendo estas las causas principales del mal olor de esta zona. Si localizas alguna piedra o cristal, podrías intentar extraerlo en casa con unas pinzas, pero no fuerces. Si no lo ves claro, acude al veterinario. También si has conseguido retirarlo, pero ha quedado una herida profunda o no deja de sangrar,, visita la clínica veterinaria.

A modo de primeros auxilios, no te pierdas este artículo: "¿Cómo curar heridas en las almohadillas de los perros?".

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Por qué las patas de mi perro huelen mal?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Otros problemas de salud.

Bibliografía
  • Carlson y Giffin. (2002). Manual práctico de veterinaria canina. Madrid. Editorial el Drac.

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?

¿Por qué las patas de mi perro huelen mal?
1 de 3
¿Por qué las patas de mi perro huelen mal?

Volver arriba