menu
Compartir

Síndrome hepatocutáneo en perros - Síntomas y tratamiento

 
Por YourVetPlanet (Pablo M.S.), Veterinario. 30 octubre 2023
Síndrome hepatocutáneo en perros - Síntomas y tratamiento

Ver fichas de Perros

El síndrome hepatocutáneo en perros es una enfermedad dermatológica cuyo origen se relaciona con el hígado y su funcionamiento. Por ello, en algunos casos es complicado de diagnosticar y saber exactamente qué le está ocurriendo a nuestro can.

Si quieres conocer más acerca del síndrome hepatocutáneo canino, no dudes en acompañarnos en el siguiente artículo de ExpertoAnimal, en el que explicaremos qué es, cuáles son sus causas, síntomas, tratamiento y cómo prevenirlo.

¿Qué es el síndrome hepatocutáneo canino?

El síndrome hepatocutáneo canino se define como una patología cutánea asociada con un problema interno, en concreto, con una enfermedad hepática grave. Dicho de otra forma, el animal muestra lesiones en la piel cuyo origen es un mal funcionamiento del hígado.

Este síndrome suele aparecer en perros de edad media y avanzada. En muchos casos, se relaciona con un fármaco utilizado para el tratamiento de la epilepsia idiopática: el fenobarbital. No obstante, si tu perro está siguiendo un control pautado por tu veterinario de confianza, en caso de enfermedad hepática, suele detectarse a tiempo. Por otro lado, no existe predisposición por sexo ni por raza, sin embargo, un estudio más reciente apunta a que la raza shih-tzu puede tener una tendencia por encima de lo normal a padecer síntomas similares al síndrome.

Síntomas del síndrome hepatocutáneo canino

Un aspecto muy interesante a destacar de este síndrome es la ausencia de síntomas relacionados con un problema en el hígado. La única manifestación es a nivel dermatológico, por lo que en muchos casos puede tratarse como una simple infección bacteriana y no resolver la enfermedad. Algunos de los síntomas del síndrome hepatocutáneo en perros más destacados son:

  • Eritema.
  • Erosiones.
  • Costras.
  • Picor muy bajo.
  • Ulceración de cojinetes plantares, muy característica.
  • Nódulos fibrosos.

Todas estas lesiones suelen aparecer en las siguientes localizaciones:

  • Parte frontal de la nariz.
  • Orejas.
  • Codos.
  • Tarsos.
  • Esternón.
  • Abdomen ventral.
  • Cuello.
  • Sobre todo, cojinetes plantares.
Síndrome hepatocutáneo en perros - Síntomas y tratamiento - Síntomas del síndrome hepatocutáneo canino
Imagen: portalveterinaria.com

Causas del síndrome hepatocutáneo canino

El principal origen de la enfermedad se encuentra en el hígado, ya que, a partir de su falta de funcionalidad, van a ir sucediendo una serie de eventos que van a derivar en el síndrome hepatocutáneo. En primer lugar, se produce la enfermedad hepática, que puede ser por degeneración, cirrosis o inflamación crónica de este órgano. Una vez la enfermedad se ha desarrollado, el hígado deja de realizar sus funciones con normalidad, lo que provoca, entre otras, alteraciones del metabolismo como la diabetes.

Las diferentes deficiencias funcionales del órgano derivan en una falta de aminoácidos esenciales, zinc o ácidos grasos esterificados. Todo ello va a afectar a la estructura de la piel debido a que no va a poder regenerarse con normalidad. En consecuencia, la enfermedad hepática se acaba manifestando como ulceraciones y necrosis del tejido epitelial, además de una respuesta exagerada a las agresiones externas en la piel (traumatismos, cortes, erosiones).

Este conjunto de lesiones recibe el nombre de dermatitis necrolítica superficial. No obstante, este cuadro dermatológico puede estar producido por otras enfermedades diferentes al síndrome hepatocutáneo. Tumores del páncreas endocrino (glucagonoma e insulinoma) o la predisposición genética de los shih-tzu pueden producir estas lesiones similares. Por lo que un diagnóstico a fondo para descartar el resto de causas va a ser crucial.

Diagnóstico del síndrome hepatocutáneo en perros

En primer lugar, observando el cuadro del paciente se pueden plantear tres enfermedades más aparte del síndrome hepatocutáneo: pénfigo foliáceo, reacción adversa medicamentosa y linfoma epiteliótropo de células T. Por lo tanto, hay que seguir un protocolo diagnóstico para dar con la etiología:

  • Hemograma: se pueden encontrar signos de anemia crónica no regenerativa.
  • Bioquímica sérica: existen marcadores de lesión hepática como la fosfatasa alcalina (ALP), ácidos biliares postprandiales, disminución de la albúmina y aumento de glucosa, en menor proporción. Es una de las pruebas más importantes.
  • Ecografía abdominal: aparecen signos de degeneración o inflamación hepática.
  • Biopsia cutánea: en el análisis histológico se observan anormalidades en las diferentes capas de la epidermis.

Las lesiones observables a simple vista y al microscopio, junto con el resto de pruebas anteriormente nombradas, nos permiten confirmar la enfermedad.

Tratamiento para el síndrome hepatocutáneo en perros

Una vez diagnosticada la enfermedad, el tratamiento del síndrome hepatocutáneo canino va dirigido a corregir tanto el problema dermatológico como hepático. Así, en general, se siguen estos pasos:

  • En primer lugar, se debe identificar cuál es la causa del problema, por ejemplo, el fenobarbital para pacientes epilépticos se puede sustituir por otros medicamentos no tan agresivos para el hígado.
  • El siguiente paso es la administración de un pienso con un alto valor nutricional. Las principales empresas de comida para mascotas tienen varias líneas que pueden ajustarse a estas exigencias, incluso pienso específico para enfermos hepáticos. También es posible pautar una dieta casera, siempre sea un veterinario especializado en nutrición quien la establezca.
  • Si se diagnostica diabetes mellitus puede ser muy útil un pienso específico para esta enfermedad.
  • Con el objetivo de frenar la enfermedad hepática, pueden administrarse protectores como antioxidantes o vitamina E.
  • Por último, la administración semanal de aminoácidos por vía oral ayuda a recuperar de forma muy favorable las lesiones cutáneas. Para estas lesiones, además, se pueden realizar lavados con clorhexidina en caso de tener tendencia a infectarse. En este post explicamos cómo se utiliza: "Clorhexidina para perros - Usos, dosis y efectos secundarios".

¿Cómo prevenir el síndrome hepatocutáneo canino?

El pronóstico de la enfermedad varía significativamente. En la mayoría de los casos es reservado y depende de cómo se encuentre el hígado en el momento del diagnóstico. Si la afección es moderada y reversible, el tratamiento puede ser efectivo. En cambio, si el hígado está al límite funcional, el pronóstico es muy desfavorable.

Es por ello por lo que, en casos de estar utilizando fenobarbital para el tratamiento de la epilepsia idiopática, se recomienda realizar controles hepáticos cada cierto tiempo, siempre llevados a cabo por un veterinario. En el resto de casos, detectar esta enfermedad por las lesiones cutáneas es lo más frecuente, por lo tanto, en casos de problemas dermatológicos que no responden al tratamiento convencional, se recomienda acudir a un veterinario especialista en dermatología veterinaria. De esta forma, se puede concretar de forma más exacta el diagnóstico definitivo del síndrome hepatocutáneo en perros.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Síndrome hepatocutáneo en perros - Síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas de la piel.

¿Tienes contratado el Seguro de Responsabilidad Civil obligatorio para perros? Consiguelo al mejor precio rellenando el formulario con tus datos y los de tu mascota haciendo clic en este botón:

Bibliografía
  • Ferrer, L. Síndrome hepatocutáneo canino: ¿sabrías diagnosticarlo? Disponible en YouTube: https://youtu.be/br927DV0WNU?list=PL2ei0XoSJZ26cvuOUSWKApU3CyqRQJ83S
  • Hall-Fonte, D. L., Center, S. A., McDonough, S. P., Peters-Kennedy, J., Trotter, T. S., Lucy, J. M., ... & Weinkle, T. (2016). Hepatocutaneous syndrome in Shih Tzus: 31 cases (1996–2014). Journal of the American Veterinary Medical Association, 248(7), 802-813.

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
Síndrome hepatocutáneo en perros - Síntomas y tratamiento
Imagen: portalveterinaria.com
1 de 2
Síndrome hepatocutáneo en perros - Síntomas y tratamiento

Volver arriba