Compartir

Trucos para que mi perro coma pienso

 
Por María Besteiros, Auxiliar técnico veterinario y peluquera canina y felina. 2 noviembre 2020
Trucos para que mi perro coma pienso

Ver fichas de Perros

Aunque hay diferentes opciones para alimentar a nuestro perro, lo cierto es que el pienso, croquetas o bolitas es la más extendida, probablemente por lo fácil y económica que resulta. Pero no todos los perros aceptan bien este tipo de alimentación, sobre todo si están acostumbrados a otra dieta.

En este artículo de ExpertoAnimal vamos a dar trucos para que nuestro perro coma pienso tanto si se trata de un ejemplar sano como si está enfermo o es un cachorro o un anciano con necesidades especiales.

También te puede interesar: ¿Por qué mi perro no quiere comer pienso?

La alimentación de los perros

En primer lugar, señalar que hay distintas opciones para alimentar bien a nuestro perro. Además del tan conocido pienso, se comercializan productos húmedos, las populares latitas, aunque muchos cuidadores las reservan solo para momentos especiales o convalecencias. Más recientemente han surgido alternativas como la comida deshidratada, a la que solo hay que añadirle agua, o dietas como la BARF, que implica diseñar un menú específico para el perro. Igualmente, recurrir a una dieta casera es una opción válida, siempre que contemos con el asesoramiento de un profesional de la nutrición canina para garantizar su equilibrio. De lo contrario, podrían surgir carencias nutricionales, como explicamos en este otro artículo sobre ¿Qué comen los perros? En otras palabras, comida casera no es igual a darle nuestras sobras al perro.

En este artículo nos centraremos en el pienso. Tanto si escogemos esta alimentación desde un inicio como si queremos adaptar a ella un perro que hasta entonces seguía otro tipo de dieta, estos son los trucos para que un perro coma pienso.

Trucos para que mi perro coma pienso - La alimentación de los perros

¿Cómo darle pienso al perro?

Si nos decantamos por el pienso, lo primero es buscar uno de calidad. Escoge la gama adaptada a las circunstancias de tu perro, por ejemplo, para cachorros, para perros senior, para adultos, etc. Tómate un tiempo para leer las etiquetas con los ingredientes. El primero, pues estamos ante un carnívoro-omnívoro, debe ser carne, mejor deshidratada para garantizar que se mantiene su porcentaje después del proceso de elaboración del pienso, ya que la carne fresca perderá el agua, con lo que disminuirá el porcentaje final.

Una vez seleccionado un pienso, respeta la ración recomendada por el fabricante para el peso de tu perro. Si adelgaza, auméntala en el rango indicado en el envase. Al contrario, si engorda, disminúyela hasta encontrar la cantidad ideal para él, ya que en sus necesidades también influyen otros factores, como su actividad física. Hay que tener en cuenta que si nos pasamos en las cantidades, es probable que el perro no se coma todo y nos parezca que está comiendo mal, cuando en realidad lo estamos sobrealimentando. Respeta las cantidades.

Los cachorros comerán varias veces al día, con lo que habrá que repartir la ración en las tomas necesarias. Los perros adultos también pueden comer varias veces o solo una. Aunque existe la posibilidad de dejarle el pienso a demanda, racionarlo, es decir, ofrecerle el comedero y retirárselo en unos minutos una o más veces al día puede evitar conflictos por los recursos y podemos utilizarlo como herramienta educativa, por ejemplo, pidiéndole que se siente antes de comer. También nos ayuda a controlar cuándo tendrá más o menos hambre, lo que permite dar las clases de obediencia con premios comestibles cuando sabemos que no está con la barriga llena. Por supuesto, el pienso tiene poca humedad, por lo que el agua, sin duda, siempre a demanda, limpia y fresca, es imprescindible.

Los perros son animales de costumbres, por lo que les beneficia que les demos siempre de comer a la misma hora o similar. Mantener un horario es el primero de los trucos para que se coma sus bolitas. Pero para algunos perros no será suficiente. A continuación, repasamos más ideas para conseguir que coma bien.

¿Con qué mezclar el pienso de mi perro?

Lo primero en lo que solemos pensar cuando el perro se muestra reacio a comerse el pienso es en mezclarlo. Y lo cierto es que se recomienda que la adaptación al nuevo alimento se haga de manera paulatina. Cambios bruscos en la dieta es muy habitual que produzcan desarreglos digestivos, sobre todo heces blandas o líquidas. Así, para evitar problemas podemos dividir imaginariamente el comedero en cuatro partes y comenzar con tres de la vieja comida y una de la nueva. En un par de días serán dos de la nueva, en otro par tres, hasta que cambiemos por completo el menú. Si lo que le damos es comida casera igualmente hay que hacer esta adaptación paulatina, pero es mejor no mezclar lo dos tipos de alimentación, ya que no se digieren de la misma manera.

Este truco para que tu perro coma pienso funcionará si somos constantes. Es decir, habrá perros que se nieguen a comer el pienso y se mantendrán solo con la parte que les toque de su anterior comida. No hay que caer en el error de, por pena, darle más de esta. Ningún perro sano se va a dejar morir de hambre. Mantente firme en las pautas marcadas y terminará por acostumbrarse. Por supuesto, si el perro está enfermo, no puede estar sin comer. En ese caso, el veterinario te dirá cómo alimentarlo en función de su patología.

¿Cómo ablandar el pienso de mi perro?

El pienso también lo podemos mezclar con líquidos para que se ablande. Es otro de los trucos para que un perro coma pienso, pues algunos ejemplares lo aceptan mejor más blando. Un caso típico es el de los cachorros durante el destete. Al principio es probable que consigan comer mejor el pienso si su consistencia es blanda. También a perros con problemas en la boca o alguna otra patología puede resultarles más fácil comer el pienso ablandado.

Por lo tanto, sí, se puede añadir agua al pienso de perros. Sirve fría o tibia, no caliente. Otra opción es remojarlo con caldo, como de pollo o de pescado, pero no debe contener sal ni ningún ingrediente más que la pieza de carne y, opcional, arroz o patata cocida. Utilizaremos solo el líquido, que incluso lo podemos congelar. Unos minutos antes de la hora de la comida añadiremos cantidad suficiente como para cubrir el pienso, más o menos en función de la textura que busquemos. Las bolitas absorberán el líquido y, después, podremos dárselas al perro aplastándolas o tal cual.

Si hemos criado cachorros con leche artificial podemos ablandar con ella el pienso o hacerlo solo con agua. Antes de recurrir al caldo es conveniente consultarlo con el veterinario si el perro tiene algún problema de salud y debe seguir una dieta especial. Si nuestra idea es que el perro coma pienso duro, solo tendremos que ir dejándole cada vez más tropezones.

Trucos para que mi perro coma pienso - ¿Cómo ablandar el pienso de mi perro?

¿Cómo triturar el pienso de perro?

Por último, aunque es menos frecuente, otro truco para que el perro coma pienso es dárselo triturado. Es una opción que suele dejarse para perros convalecientes, ya que permite ofrecerlo con jeringuilla. Tendríamos que ablandar el pienso con agua tibia o caldo, si nos lo aconseja el veterinario. Después, en lugar de ofrecérselo directamente o aplastarlo con un tenedor, lo pasaremos por la trituradora o batidora, de forma que nos quede una pasta. Podemos ir añadiendo más líquido para lograr la textura deseada. Al ser una pasta puede ingerirla lamiéndola o le podemos ayudar introduciendo pequeñas cantidades en la boca con una jeringuilla por el lateral, en el hueco detrás del colmillo. Es un recurso más económico que las latas para perros que necesitan, por salud, un pienso específico, pero su estado les dificulta comerlo.

Mi perro come menos que antes - ¿por qué y qué hacer?

Como ves, hay distintos trucos para que tu perro coma pienso, que suelen funcionar en unos días si toda la familia cumple las normas y nadie le da otros alimentos que le puedan restar apetito. Una vez el perro está comiendo con normalidad el pienso y le proporcionamos la dosis recomendada por el fabricante y nada más, notar que deja comida en el comedero es un signo que debe valorar el veterinario. La inapetencia está detrás de múltiples patologías.

Pero fíjate bien en que de verdad esté comiendo menos. Por ejemplo, si el cachorro ya ha crecido, habrá que ir ajustando las cantidades a su peso de adulto. Si el perro come de nuestra comida, comerá menos pienso o, cuando por cualquier motivo hacen menos ejercicio, también necesitará menos cantidad de pienso. En ese caso no come menos, sino lo que necesita y deja el excedente. También puede necesitar menos gramos al día si le cambias a un pienso de mayor calidad. Por eso siempre hay que fijarse en las pautas de administración que da el fabricante y respetarlas. Fíjate en su condición corporal para ver si adelgaza o engorda y pésalo de vez en cuando. Si has seguido todas las recomendaciones y sigue sin comer como siempre, acude al veterinario.

Para más información, te animamos a leer este otro artículo sobre ¿Por qué mi perro no come?

Trucos para que mi perro coma pienso - Mi perro come menos que antes - ¿por qué y qué hacer?

Si deseas leer más artículos parecidos a Trucos para que mi perro coma pienso, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas de alimentación.

Bibliografía
  • Carlson y Giffin. (2002). Manual práctico de veterinaria canina. Madrid. Editorial el Drac.

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?

Trucos para que mi perro coma pienso
1 de 4
Trucos para que mi perro coma pienso

Volver arriba