menu
Compartir

Anquilostomas en perros - Síntomas y tratamiento

 
Por Laura García Ortiz, Veterinaria especializada en medicina felina. 22 febrero 2021
Anquilostomas en perros - Síntomas y tratamiento

Ver fichas de Perros

Los anquilostomas son unos gusanos parásitos que afectan al intestino delgado canino y que tienen hábitos hematófagos. Debido a que poseen una gran cápsula bucal con dientes para engancharse al intestino delgado del perro, se les denomina "gusanos gancho". Su forma de infección son las larvas 3 del parásito, que entran en el perro a través de la piel, son ingeridas o pasan por la leche o la placenta a los cachorros. Una vez en el organismo canino, evolucionan hasta su estado adulto, donde causan daños y una enteritis traumática crónica en su localización definitiva: el intestino.

El tratamiento se basa en corregir la anemia y las alteraciones en los electrolitos, y el diagnóstico se realiza mediante técnicas de diagnóstico parasitológico. Sin embargo, si quieres saber más, no te pierdas este artículo de ExpertoAnimal, donde trataremos el tema de los anquilostomas en perros, sus síntomas y tratamiento.

¿Qué es la anquilostomiasis en perros?

La anquilostomiasis canina es una patología parasitaria provocada por los gusanos helmintos anquilostomas, que pertenecen a la familia Ancylostomatidae y al género Ancylostoma. Los perros pueden afectarse por Ancylostoma caninum, Ancylostoma braziliense y Uncinaria stenocephala.

Son unos gusanos que miden entre 12 y 30 mm y poseen una gran cápsula bucal curvada y con dientes, lo que les confiere una mayor capacidad de dañar la mucosa intestinal de nuestros perros.

La parasitación causa una enteritis traumática ulcerativa con sintomatología crónica y progresiva de pérdida de sangre.

Ciclo biológico de los anquilostomas en perros

Las hembras grávidas eliminan sus huevos en las heces de un perro infectado, evolucionando desde larva 1 hasta larva 3 (L1-L3) si las condiciones ambientales son óptimas (humedad y temperatura entre 20 y 30 ºC), en unos siete días.

Anquilostomas en perros - Síntomas y tratamiento - ¿Qué es la anquilostomiasis en perros?

Causas de la anquilostomiasis en perros

La fuente de infección son las larvas 3 del parásito, que pueden penetrar en el organismo canino por las siguientes vías:

  • Vía oral: si contagian al perro por vía oral, las larvas se dirigirán al pulmón, aparato digestivo o músculo. Se convertirán en parásitos adultos a las 2-3 semanas.
  • Vía percutánea: a través de zonas sin pelo, en caso de Ancylostoma braziliense y Ancylostoma caninum.
  • Mediante la lactancia: otra forma de contagia es a través de la leche en la lactación, contagiando a los cachorros.
  • Vía transplacentaria: también pueden contagiarse por vía transplacentaria, parasitando a los fetos.

Patogenia de la anquilostomiasis en perros

Cuando la transmisión del parásito es a través de la piel, se produce una dermatitis prurítica y después las larvas se dirigen al pulmón para llegar al intestino por la sangre. En todos los lugares causan acción traumática, pudiendo producir lesiones cutáneas, pulmonares e intestinales.

Por sus hábitos hematófagos y su acción traumática, causan una inflamación en el intestino delgado de nuestro perro. Según el número de parásitos adultos, los daños serán más o menos graves, pudiendo causar importantes cuadros anémicos en el perro según el número total de parásitos adultos, ya que consumen de 0,07 a 0,8 ml de sangre diarios.

Gracias a su grande y traumática cápsula bucal, se enganchan a la mucosa provocando una enteritis ulcerativa traumática y se localizan en varios sitios, donde liberan sustancias proteolíticas para digerir el tejido y forman úlceras. Además, liberan también sustancias anticoagulantes para que la salida de la sangre no pare, que sigue ocurriendo cuando pasan a otro lugar. Todo esto causa que el perro vaya perdiendo progresivamente la sangre y debilitándose poco a poco.

Síntomas de la anquilostomiasis en perros

La signos clínicos de la anquilostomiasis en perros es la característica de una enteritis ulcerativa traumática y anemizante, pudiendo incluir las siguientes lesiones y síntomas:

  • Pérdida de peso.
  • Reducción del crecimiento en cachorros.
  • Apetito caprichoso.
  • Anemia progresiva.
  • Palidez de las mucosas.
  • Debilidad.
  • Deshidratación.
  • Hipoproteinemia.
  • Piel seca.
  • Mal aspecto del pelo, se suelta fácilmente.
  • Taquicardia.
  • Taquipnea.
  • Úlceras intestinales.
  • Inflamación de la mucosa intestinal.
  • Infartación de los nódulos linfáticos mesentéricos.
  • Diarrea sanguinolenta.
  • Dermatitis.
  • Picor en la piel.
  • Petequias en los alveolos.
  • Congestión y hemorragia en el intestino.

En los cachorros, la enfermedad puede llegar a ser más grave e incluso mortal, ya que son más susceptibles que los adultos.

Anquilostomas en perros - Síntomas y tratamiento - Síntomas de la anquilostomiasis en perros

Diagnóstico de la anquilostomiasis en perros

La sintomatología puede hacernos pensar en esta parasitosis, pero también en otras enfermedades intestinales o hemorrágicas que pueden afectar a los perros. El diagnóstico definitivo se debe basar, por tanto, en pruebas parasitológicas. De este modo, las pruebas a realizar son:

  • Análisis de heces: mediante la técnica parasitológica de flotación.
  • Búsqueda de huevos: con la ayuda del microscopio, tras realizar la técnica y obtener un porta con muestra.
  • Cultivo de las heces: para que los huevos completen su evolución hasta la larva 3.
  • Identificar las larvas: identificación de las larvas del cultivo por la técnica de Baermann.

Tratamiento de los anquilostomas en perros

Ante un perro anémico con anquilostomas, lo primordial es recuperarlo mediante un tratamiento sintomático con transfusión sanguínea si lo requiere, corrección de la deshidratación y de los déficits nutricionales.

Para acabar definitivamente con la parasitación, se debe recurrir al tratamiento específico con antihelmínticos, pudiendo usar los siguientes fármacos:

  • Lactonas macrocíclicas como la selamectina, milbemicina, moxidectina o ivermectina.
  • Benzimidazoles como el mebendazol, febantel, oxibendazol o fenbendazol.
  • Levamisol.
  • Emodepsida.

Prevención de la anquilostomiasis en los perros

Para prevenir la anquilostomiasis canina, al igual que otras parasitaciones, se deben realizar desparasitaciones frecuentes. Además, debido al potencial de transmitirse por la placenta o leche, las hembras durante su gestación deben también ser desparasitadas a fin de evitar esta forma de contagio. Después se podrá utilizar 2,5 mg/kg de moxidectina por vía tópica una vez al mes o cada 15 días.

La desparasitación de un cachorro debe empezar cuando tiene dos semanas de vida con un antihelmíntico autorizado para cachorros, repitiéndose cada dos semanas hasta las ocho semanas de vida. La madre debe desparasitarse de la misma manera durante este tiempo.

La desparasitación de la madre durante la gestación para reducir enormemente la transmisión de los anquilostomas por la leche puede ser de la siguiente manera:

  • Ivermectina intramuscular a los días 45 y 55 de la concepción.
  • Solución tópica de imidacloprid al 10% y moxidectina al 2,5% en el día 56 de la gestación.
  • Fenbendazol en dosis de 50 mg/kg al día desde el día 40 de la gestación hasta el día 14 del posparto.
Anquilostomas en perros - Síntomas y tratamiento - Prevención de la anquilostomiasis en los perros

¿Los anquilostomas de los perros se contagian a los humanos?

Sí, todos los anquilostomas de los perros son zoonóticos, lo que significa pueden contagiarse a los humanos. Las personas se contagian mediante la ingestión oral de larvas tras tocar suelo o tierra contaminada por las mismas por tener materia fecal de algún perro parasitado. También el contagio puede ser directamente a través de la piel en las mismas zonas.

Cuando las larvas de los anquilostomas caninos, especialmente Ancylostoma braziliense, penetran por la piel de una persona, esta desarrolla la "larva migrans cutánea", que produce una dermatitis leve y autolimitada con eritema, picor, pápulas y lesiones finas lineales y móviles en la piel o tortuosas con forma de serpiente tortuosas pardas rojizas, las cuales causan mucho picor.

En este otro artículo, te explicamos otras 9 enfermedades que transmiten los perros a los humanos.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Anquilostomas en perros - Síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra sección de Enfermedades parasitarias.

Bibliografía
  • D.D. Bowman. (2011). Georgis parasitología para veterinarios. 9º Edición, Elsevier.
  • ESCAPP. (2015). Control de vermes en perros y gatos. Disponible en: http://www.esccap.es/wp-content/uploads/2015/04/2015_G1_2-ed.pdf
  • P. Junquera. (2017). Ancylostoma spp, gusanos nematodos intestinales de perros y gatos: biología, prevención y control. Ancylostoma caninum, Ancylostoma braziliense, Ancylostoma tubaeforme. Disponible en: https://parasitipedia.net/index.php?option=com_content&view=article&id=1463&Itemid=1594

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?

Anquilostomas en perros - Síntomas y tratamiento
1 de 4
Anquilostomas en perros - Síntomas y tratamiento

Volver arriba