Compartir

Complejo granuloma eosinofílico felino - Síntomas y tratamientos

 
Por Laura García Ortiz, Veterinaria especializada en medicina felina. 8 enero 2021
Complejo granuloma eosinofílico felino - Síntomas y tratamientos

Ver fichas de Gatos

El complejo granuloma eosinofílico felino es un grupo de enfermedades frecuentes en los gatos que puede presentar tres formas clínicas: úlcera indolente, placa eosinofílica y granuloma eosinofílico. Están constituidos por una histología parecida, una inflamación con abundantes eosinófilos (células que intervienen en la respuesta inmunitaria ante infecciones, reacciones alérgicas o procesos inflamatorios, entre otros), siendo la úlcera indolente la que menos presenta, así como tampoco picor ni dolor. Se aprecia degeneración del tejido de colágeno en el caso del granuloma eosinofílico y la placa eosinofílica causa mucho picor en los gatos afectados. El diagnóstico definitivo que lo diferenciará de otras enfermedades con lesiones parecidas será la histopatología, a partir de una biopsia, aunque la citología también puede ser muy útil para lo mismo.

¿Quieres conocer más sobre el complejo granuloma eosinofílico felino? Sigue leyendo este artículo de ExpertoAnimal donde encontrarás toda la información que necesitas para conocer mejor este trastorno dermatológico que afecta a nuestros gatos.

También te puede interesar: Granuloma acral por lamido en gatos

¿Qué es el complejo granuloma eosinofílico felino?

El complejo granuloma eosinofílico comprende un grupo heterogéneo de lesiones cutáneas, mucocutáneas y de la cavidad oral, que son patrones de una reacción cutánea resultado de hipersensibilidades subyacentes. Se agrupan desde el punto de vista histopatológico y clínico en tres formas: placa eosinofílica, granuloma eosinofílico y úlcera indolente. Estas formas clínicas se pueden presentar en el mismo gato todas a la vez o de forma sucesiva.

En todas las formas es común el componente predominante eosinófilo en los tejidos, debido a una acción quimiotáctica o de atracción que hacen ciertos agentes, entre ellos microorganismos, parásitos como las pulgas o reacciones de hipersensibilidad como dermatitis atópica, reacción adversa al alimento o a las pulgas o mosquitos. Como consecuencia, se produce una reacción inflamatoria con permanencia de los eosinófilos que hará que esta reacción persista, lo que llevará a la formación de un abultamiento con gránulos de eosinófilos, que liberan proteína básica principal u catiónica y conlleva, en algunos casos, a una necrosis del colágeno.

Síntomas de complejo granuloma eosinofílico en gatos

Como decimos, principalmente se presenta en tres formas, por lo que detallaremos los síntomas que puede presentar un gato en cada una de ellas:

Síntomas de la placa eosinofílica

Es la forma clínica más pruriginosa (causa mucho picor), que afecta especialmente a los gatos entre los 2 y los 6 años de edad y se limita a las zonas ventrales como el abdomen, la cara interna del muslo o la zona inguinal y se puede acompañar de aumento de tamaño de los nódulos linfáticos. Suele ser más frecuente en primavera por la sensibilidad a las pulgas o alérgenos ambientales, así como también por alérgenos del alimento.

Las lesiones tienen forma oval o circular, desprovistas de pelo y con bordes circunscritos, simples o multifocales, muy inflamatorias, con picor, enrojecidas y constituyen placas con mucha exudación que provoca que el gato no pare de lamerse.

Síntomas del granuloma eosinofílico

También se llama granuloma lineal o colagenolítico, donde la zona afectada sufre daño en el colágeno. Las lesiones no parecen ser pruriginosas ni tener predisposición en ninguna raza, edad o sexo. Suelen encontrarse como líneas de lesiones elevadas alopécicas, enrojecidas y de aspecto granulado en la región posterior de los muslos, en un patrón asociado al acicalamiento del gato.

Otras localizaciones son el mentón, labio inferior, cavidad oral e incluso la nariz, hocico y las uniones de las almohadillas y la piel de los dedos. Los nódulos de la cavidad oral se encuentran generalmente en la lengua o el paladar blando y se pueden observar en ocasiones focos blanquecinos que corresponden a las zonas donde se ha producido el daño en el colágeno y no suelen interferir en la masticación y la aprehensión.

Suele ser debido a una hipersensibilidad a pulgas, alergia, dermatitis atópica o alergia alimentaria.

Síntomas de la úlcera indolente

También se llama úlcera eosinofílica y afecta principalmente a las hembras entre 5 y 6 años, limitándose a la unión mucocutánea del labio superior. Son lesiones alopécicas, brillantes, bien delimitadas que se engrosan y aumentan de coloración (eritema), dándoles aspecto de "carne cocida" e incluso se ulceran. Sin embargo, a pesar de su apariencia desagradable, no causan ni dolor ni picor.

Puede comenzar con un pequeño bulto que se ulcera y se extiende hacia la nariz, especialmente si el gato se lame repetidamente, lo que causa más daño que la misma lesión. Hay alguna evidencia en que puede ser debida a una alergia a las pulgas u otros alérgenos, pero en muchas ocasiones es imposible saber la causa y se cataloga como "idiopática".

Complejo granuloma eosinofílico felino - Síntomas y tratamientos - Síntomas de complejo granuloma eosinofílico en gatos
Imagen: cvgalapago.es

Diagnóstico del complejo granuloma eosinofílico felino

Reconocer las lesiones del complejo granuloma eosinofílico en gatos no suele tener mucha complicación y con una anamnesis e historia clínica detallada se puede llegar a plantear la causa alérgica posible. Siempre se debe realizar un diagnóstico diferencial con otras enfermedades de piel o que pueden dar lesiones parecidas a la úlcera indolente o a úlceras y granulomas de la cavidad oral felina, como:

Se pueden realizar cultivos bacterianos y antibiograma para dar más información sobre un posible origen bacteriano y el antibiótico adecuado para el tratamiento. Por otro lado, los raspados cutáneos permiten descartar un origen parasitario. Así mismo, en el análisis de sangre, especialmente en el granuloma o la placa eosinofílica, puede haber eosinofilia (aumento de recuento de los eosinófilos).

El diagnóstico definitivo lo dará la citología o la biopsia, por lo que se debe tomar muestras de la lesión para su análisis y detección de los cambios asociados a las lesiones del complejo del granuloma eosinofílico felino:

  • En la citología de las lesiones categorizadas como placa o granuloma eosinofílico se evidenciarán macrófagos y eosinófilos, mientras que el la úlcera indolente no habrá tanta predominancia de eosinófilos, pero sí abundantes macrófagos y bacterias.
  • En la biopsia cutánea, el examen histopatológico muestra en el caso del granuloma eosinofílico inflamación granulomatosa con áreas focales de degeneración del colágeno rodeadas de abundantes eosinófilos, seguidos de un menor numero de macrófagos y mastocitos y células gigantes multinucleadas en empalizada. En el caso de la placa eosinofílica, se observa inflamación espongiótica en la dermis y predominio de eosinófilos que se puede extender al tejido subcutáneo; las células cebadas, macrófagos y linfocitos también pueden estar presentes, pero en menor número. En la úlcera indolente, se observarán infiltrados difusos de eosinófilos junto a neutrófilos, macrófagos y mastocitos, pero en muchas ocasiones las biopsias se realizan en fase crónica y se verían linfocitos, células plasmáticas, neutrófilos (más cuanto mayor sea el grado de ulceración), macrófagos y fibrosis. El análisis histopatológico es muy útil para descartar otras enfermedades como tumores o enfermedades inmunomediadas, ya que el tratamiento y el pronóstico sería muy diferente.


Tratamiento del complejo granuloma eosinofílico felino

Lo principal es identificar y eliminar la causa de hipersensibilidad o alergia. Se debe aplicar un tratamiento antipulgas y dieta de eliminación a fin de encontrar una intolerancia alimentaria. Sin embargo, esto último es un proceso mucho más largo y complicado, por lo que se suele empezar a tratar esas lesiones mediante los siguientes tratamientos:

  • Glucocorticoides para reducir el número de los eosinófilos y mejorar las lesiones. Son considerados el tratamiento de elección para las tres formas del complejo granuloma eosinofílico felino. Se puede utilizar prednisolona a 2-4 mg/kg/día por vía oral al comienzo para reducir a 2 mg/kg cada 48 horas, hasta la desaparición de las lesiones. También se puede usar dosis de 4 a 5 mg/kg de acetato de metilprednilsolona por vía subcutánea o intramuscular cada 2 semanas, con un máximo de 3 aplicaciones, o dexametasona a dosis de 0,1-0,2 mg/kg cada 24 horas al comienzo y 0,05-0,1 mg/kg cada 72 horas para mantenimiento por vía oral o añadida a la comida. Si los corticoides son suspendidos antes de la curación total de las lesiones, estas van a volver a aparecer.
  • Inmunosupresores para inmunomodular el sistema inmune a través de la inmunosupresión. Se puede usar ciclofosfamida a dosis de 1 mg/kg por vía oral, 4 dosis semanales hasta las 4-6 semanas y la respuesta en la reducción de las lesiones puede tardar entre 1-4 semanas. También es frecuente el uso de ciclosporina para reducir los eosinófilos con dosis de 7 mg/kg cada 24 horas durante 4 semanas y, si se aprecia una buena respuesta, puede ser disminuida a días alternos y luego a 2 veces por semana. El clorambucilo es el fármaco que se elije cuando los gatos son refractarios a los glucocorticoides, pudiendo ser administrado junto a estos a dosis de 0,1-0,2 mg/kg/día o cada 2 días hasta las 4-8 semanas, pero una vez sea determinada una respuesta favorable en las lesiones, se debe reducir primero la dosis de glucocorticoides, seguidas de la de clorambucilo, siempre que sigan remitiendo. Lo que se busca con estos tratamientos es encontrar la menor dosis posible que permita la remisión de las lesiones.
  • Antihistamínicos cuando el gato presente atopia, hipersensibilidad a picaduras de pulgas o etiología idiopática. Se pueden usar maleato de clorfenamina y clorhidrato de hidroxicina durante 15 días consecutivos. Sin embargo, si no se sabe la causa o el proceso es muy crónico o incontrolable, siempre van a ser más útiles los corticoides.
  • Antibióticos como amoxicilina-ácido clavulánico a 12,5 mg/kg/cada 12 horas o trimetoprim-sulfametoxazol a 30 mg/kg/cada 12 horas, pero lo mejor es el antibiótico que haya determinado el antibiograma. El mínimo de duración del tratamiento antibiótico es de dos semanas, y prolongándose al menos hasta 10 días después de la curación. Son especialmente efectivos en los casos de úlcera indolente, debido a que su origen se asocia principalmente a bacterias.
  • Ácidos grasos sobre la comida como suplemento en casos crónicos durante 4-6 semanas. Son más efectivos para el granuloma eosinofílico.
  • Cirugía, criocirugía o radiación para determinado tipo de lesiones que lo requieran por ser muy crónicas, refractarias o difíciles, especialmente en los casos de úlcera indolente.

En los gatos tratados con glucocorticoides se requieren análisis de sangre, bioquímica y análisis de orina con cultivo para controlar la supresión de la medula ósea y vigilar las complicaciones como el desarrollo de una enfermedad renal, infección del tracto urinario o diabetes.

Jamás debes automedicar a tu gato porque, como ves, es imprescindible realizar un diagnóstico para establecer el tratamiento.

Pronóstico

Los gatos con complejo granuloma eosinofílico suelen tener buen pronóstico con el tratamiento y las revisiones adecuadas, teniendo una mayor tasa de recidivas de la enfermedad los gatos que son refractarios a los glucocorticoides, necesitando un tratamiento más agresivo. Si se logra determinar la causa desencadenante y se logra evitar, las lesiones deberían desaparecer para siempre.

De manera que, ante la aparición de cualquier lesión dermatológica de las que hemos comentado en nuestro gato (úlceras en el labio superior, lesiones bucales, placas en las zonas ventrales o lesiones en la cara posterior de los muslos...), le piquen o no, es indispensable la visita al veterinario, para poder dar con este problema a tiempo y poder tratarlo.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Complejo granuloma eosinofílico felino - Síntomas y tratamientos, te recomendamos que entres en nuestra sección de Otros problemas de salud.

Bibliografía
  • M. Schaer. (2006). Medicina clínica del perro y del gato. MASSON, S.A.
  • G. Machicote. (2011). Dermatología canina y felina. Servet.
  • G. Evelyn. (2014). Fisiopatología, diagnóstico y tratamiento del granuloma eosinofílico oral en felinos domésticos: revisión bibliográfica. Disponible en: http://cybertesis.uach.cl/tesis/uach/2014/fvr741f/doc/fvr741f.pdf

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?

Complejo granuloma eosinofílico felino - Síntomas y tratamientos
Imagen: cvgalapago.es
1 de 2
Complejo granuloma eosinofílico felino - Síntomas y tratamientos

Volver arriba