Enseñar a mi gato a dormir en su cama

Enseñar a mi gato a dormir en su cama

Si tienes un gato en casa, entonces no es un secreto para ti que estos animales, además de hermosos y buena compañía, también son seres dominantes y en algunos casos hasta caprichosos, por lo que desde el principio es necesario establecer las normas mínimas de convivencia con ellos.

Es muy común oír de las personas que tienen gatos quejas sobre cómo no les permiten dormir luego de cierta hora de la madrugada, o que simplemente no saben qué hacer para que el gato se acostumbre a dormir en su cama y no en otros sitios de la casa.

Es por eso que en Experto Animal te presentamos algunos consejos sobre cómo enseñar a mi gato a dormir en su cama, para que por fin puedas hacer que tu felino entienda cuál es su espacio de descanso.

¿Por qué mi gato no quiere dormir en su cama?

Los gatos son animales independientes que pasan alrededor de quince horas al día durmiendo, por lo que no es extraño que cambien de lugar para descansar y exploren nuevas superficies en las que puedan dormir cómodamente.

Sin embargo, muchos dueños de gatos preferirían que durmieran en las camas que han adquirido para ellos, principalmente para evitar que hagan sus siestas sobre muebles, mesas y camas humanas.

En principio, debes comprender que si tu gato no quiere dormir en su propia cama esto no significa que no le guste, sino que a su parecer otras superficies ofrecen lo que más buscan los felinos cuando eligen un espacio para descansar: calidez, confort y seguridad.

Es por eso que algunos gatos eligen su sitio de sueño en muebles o mesas, o incluso sobre tu cama. En los dos primeros casos, la decisión suele estar relacionada con la comodidad que le brindan esos espacios e incluso con la altura que le proporcionan, pues los gatos se sienten más seguros cuando duermen en sitios elevados que los protegen de los “depredadores”.

Si lo que quiere es dormir en tu cama, esto responde a razones más profundas:

  • El gato se siente seguro contigo, por lo que busca tu protección a la hora de dormir.
  • Te considera parte de su manada, por lo que dormir cerca de ti le resulta normal, ya que así es como descansan los mininos.
  • Prefiere la altura de tu cama, pues le da superioridad frente a posibles amenazas.
  • Busca tu calor corporal, pues la temperatura de su cuerpo desciende mientras duerme.
  • Te extraña, sobre todo si pasas mucho tiempo fuera de casa, así que aprovecha las horas de la noche para estar cerca de ti.

A pesar de estas razones, muchos dueños de gatos prefieren que su peludo no duerma en los cojines de la sala y mucho menos con ellos, ya sea porque les produce alergia, porque a su pareja no le gusta, por cuestiones de higiene o simplemente porque el felino está tan activo en la noche que no les deja dormir.

Elige una cama adecuada

El primer paso para que tu gato quiera dormir en su cama es elegir una adecuada para él. Desde el momento en que sabes que tendrás al felino en casa, es necesario que selecciones un espacio para colocar su cama y le consigas una, ya sea comprando alguna o acondicionando una caja o cesta para que haga las veces de cama gatuna.

Ya sea que compres o prepares una, debes tener en cuenta algunos factores:

  • El tamaño: los gatos necesitan espacio para darse la vuelta y estirarse, por lo que deberás considerar un tamaño suficiente para que tu felino pueda hacer esto, pero sin que la cama llegue a ser demasiado grande, pues tampoco le gustará. La idea es que pueda estirarse pero al mismo tiempo sentirse protegido en ella.
  • La higiene: consigue una cama que sea fácil de lavar, para así eliminar olores, pelos y bacterias que podrían causar infecciones.
  • El material: algunas camas están hechas de lana y otras vienen rellenas de espuma, pero la verdad es que existen infinidad de modelos y materiales. Debes elegir una que sea cómodo para tu gato teniendo en cuenta el lugar donde estará la cama (para saber si debe ser más abrigada o más fresca) y el clima, pues existen incluso cojines térmicos para protegerlo en épocas de frío.
  • La forma: encontrarás camas abiertas, camas altas, cojines y pequeñas cuevas, por lo que debes observar los gustos y hábitos de tu gato para elegir la correcta. Si prefiere dormir estirado, una cama espaciosa será lo ideal; si, por el contrario, le gusta dominar el espacio, una cama alta o incluso o cojín colocado sobre un estante es lo que buscas; si prefiere esconderse para dormir, entonces debes comprarle una suave cueva.

Lo más importante es que entiendas que tu gato debe sentirse cómodo y seguro a la hora de usar su cama. No obstante, si luego de elegir la cama ideal no consigues que quiera usarla, sigue los siguientes consejos para lograrlo.

Consejos para que tu gato duerma en su cama

Si has decidido que el gato debe dormir en su cama, el adiestramiento para esto debe comenzar desde el momento en que el felino llega al hogar. Sin embargo, si ya tienes un felino adulto y ahora quieres que aprenda a usar su cama, con paciencia esto también será posible, así que no te preocupes.

  • Coloca su cama en un lugar fijo de la casa, preferiblemente en un rincón donde el gato ya acostumbre dormir. Si tu animal lo prefiere así y el clima lo permite, busca un lugar cálido.
  • Si le gusta dormir en las alturas, adquiere una cama con soporte o coloca la suya sobre un estante o silla. Asegúrate de que tenga el soporte adecuado para evitar accidentes.
  • En las horas del día que el gato pasa despierto, aprovecha para jugar con él y cansarlo, para que así se sienta agotado durante la noche. En ningún momento lo despiertes de sus siestas diurnas.
  • Si lo que quieres es que no se suba a tu cama, mantén la puerta de la habitación cerrada durante la noche, sin importar los maullidos del animal para que le abras. Si insiste y no se va a dormir, colócalo tú mismo en su cama y acaríciale. Repite esto durante varios días seguidos.
  • Para que se sienta más a gusto, puedes dejar en su cama una prenda que huela a ti, de esta forma el felino se sentirá seguro.
  • Deja golosinas a modo de refuerzo positivo en su cama para que relacione el estar en ella con los premios.
  • Cuando notes que entra por sí solo en la cama, acaríciale y elogia su comportamiento para que entienda que estar ahí es bueno.
  • Evita darle demasiada comida antes de ir a dormir, pues esto solo lo pondrá hiperactivo. Una cena ligera y una pequeña sesión de juegos es lo mejor para un sueño plácido.
  • Tanto para evitar que se suba a tu cama como a otros espacios donde no quieres que duerma, prueba con generar algún sonido desagradable cuando se trepe a esos sitios, ya sea con un cascabel o unas monedas. Esto hará que relacione el lugar con ese sonido. Evita que se dé cuenta de que eres tú el que produce el molesto ruido, pues entonces no funcionará.
  • Jamás lo maltrates ni uses la violencia para tratar de educarlo.

Con paciencia y amor verás cómo estos consejos harán que tu gato duerma en su cama luego de repetirlos durante varios días. Eso sí, debes ser firme y no flaquear en tus intentos, pues un momento de debilidad solo lo confundirá.

Recuerda siempre que un gato sano, con todas sus vacunas y su chequeo veterinario al día, no te transmitirá ninguna enfermedad aunque duerma contigo.

Si deseas leer más artículos parecidos a Enseñar a mi gato a dormir en su cama, te recomendamos que entres en nuestra sección de Educación básica.