Compartir

¿Por qué a mi perro le huelen mal las orejas?

¿Por qué a mi perro le huelen mal las orejas?

Ver fichas de Perros

El olor corporal de nuestros perros es característico y, con una correcta higiene, alimentación y cuidados veterinarios no debería resultarnos desagradable. Sin embargo, hay ocasiones en las que ese olor cambia y nos llama la atención, se vuelve mucho más fuerte e incluso repulsivo. El mal olor en el perro es multifactorial y, en general, es un signo de que algo puede no marchar bien. En este artículo de ExpertoAnimal explicaremos por qué a tu perro le huelen mal las orejas y qué puedes hacer en cada caso para evitarlo.

También te puede interesar: La capibara como mascota

Higiene inadecuada, principal causa de mal olor en las orejas del perro

La higiene es fundamental para una buena salud del perro, y las orejas no son una excepción. Ya de por sí, hay razas que requieren una higiene mucho más cuidadosa por su anatomía y su predisposición a acumular suciedad, como son aquellas razas con orejas caídas y conducto auditivo especialmente largo, así como las razas con mucho pelo en el interior del mismo (basset hound, cocker o caniche serían algunos ejemplos). Estas condiciones favorecen que permanezca el conducto más húmedo y mucho peor ventilado, además de que se acumula mayor cantidad de cerumen, hechos que pueden ocasionar un olor desagradable en nuestro perro y, a la larga, complicaciones como otitis y/o infecciones secundarias.

Una higiene óptima incluye limpieza tanto del interior del conducto auditivo externo con limpiadores apropiados (ya sean comerciales o con solución salina fisiológica), como limpieza del pabellón auricular con una gasa humedecida o con el mismo limpiador. Así mismo, se deben realizar baños periódicos con un champú apropiado a la edad, raza, tipo de piel, etc., y llevar al día las desparasitaciones externas e internas.

La frecuencia de la limpieza de los oídos dependerá del estilo de vida de nuestro animal y de sus características anatómicas. Si es un perro de exterior y/o pertenece a las razas con más riesgo de padecer otitis, podemos hacer dos o tres limpiezas semanales; si no, con una limpieza semanal será suficiente.

¿Cómo limpiar el oído de un perro?

Para limpiar el conducto correctamente, apartaremos el exceso de pelo del pabellón auricular con los dedos (en las razas con un exceso del mismo, como el caniche por ejemplo), aplicaremos la cánula del limpiador dentro del mismo, introduciremos una dosis de limpiador y realizaremos un masaje en la base de la oreja para repartirlo por todo el conducto y para que atrape la suciedad. A continuación, nos envolveremos el dedo meñique con una gasa (mejor evitar el algodón, pues deja restos de fibras), levantaremos el pabellón hacia arriba e introduciremos el dedo arrastrando el exceso de cerumen. Si no estamos seguros de cómo limpiar el interior del oído del perro, aconsejamos acudir al veterinario para que nos enseñe la técnica correctamente a fin de evitar posibles lesiones.

Así mismo, no debemos olvidarnos de que un exceso de higiene también puede ser contraproducente, ocasionando una pérdida de la grasa que protege la piel y dejándola más expuesta a agentes externos y con mayor tendencia a irritarse y un aumento del mal olor en el perro. Además, si nuestro peludo se baña con mucha frecuencia, o en períodos estivales pasa mucho tiempo en la playa, piscina o el río, sus oídos con toda seguridad acumularán mucha humedad, lo cual es un caldo de cultivo ideal para posibles agentes patógenos. Por ello, nos aseguraremos después de cada limpieza o baño de que las orejas de nuestro perro queden lo más secas posible.

¿Por qué a mi perro le huelen mal las orejas? - Higiene inadecuada, principal causa de mal olor en las orejas del perro

Mal olor en las orejas por otitis externa

La otitis externa es otra de las causas que explica por qué a un perro le huelen feo las orejas. Se trata de una inflamación del epitelio que reviste el conducto auditivo externo. Como hemos visto, hay factores predisponentes, como la raza u anomalías congénitas, que aunque no son la causa del proceso en sí, aumentan el riesgo de que el paciente acabe padeciendo otitis. Cuando aparece esta inflamación, el conducto auditivo se estenosa (se vuelve más estrecho), la piel se engrosa y el oído es mucho más vulnerable a sufrir infecciones secundarias por agentes patógenos oportunistas.

Los factores que desencadenan la otitits externa en perros son los siguientes:

  • Procesos alérgicos: es la causa más frecuente de inflamación del conducto auditivo. Cuando el paciente sufre atopia, alergia alimentaria o de otro tipo, una de las principales manifestaciones es una otitis, normalmente bilateral, acompañada de mucho prurito. Si observamos que nuestro perro comienza con malestar en los oídos, sacude la cabeza, se rasca las orejas u otras zonas insistentemente e, incluso, muestra otras lesiones en la piel (como enrojecimiento, costras, alopecias, etc.), el veterinario deberá diagnosticar el tipo de alergia que padece y aplicar el tratamiento más adecuado, que puede incluir un cambio de dieta, champú especial, suplementación con ácidos grasos para restaurar la capa lipídica de la piel y fármacos para controlar el picor, así como tratar la otitis y sus posibles complicaciones.
  • Cuerpos extraños: es más habitual en la primavera y verano y los más comunes son espiguillas o semillas que se introducen en el conducto auditivo. Siempre que aparezcan signos de otitis, debemos acudir al veterinario para que determine la causa y nunca intentaremos extraer nosotros el cuerpo extraño, pues podríamos lesionar gravemente al animal.
  • Parásitos: los principales causantes de otitits parasitarias en perros son los ácaros pertenecientes a la especie Otodectes cynotis, que es muy contagioso y afecta con mayor frecuencia a animales jóvenes, de manera que no es de extrañar observar a cachorros que le huelen mal las orejas por este motivo. En este tipo de otitis la secreción que se produce es marrón-negruzca y más bien seca, siendo el prurito variable. Hay otros parásitos que pueden ocasionar otitis externa y producir mal olor en las orejas del perro, aunque con menor frecuencia, como son los agentes causales de la sarna demodécica (Demodex canis) y de la sarna sarcóptica (Sarcoptes scabiei). En este caso, además de tratar la otitis con productos tópicos y/o sistémicos, deberemos eliminar los parásitos con desparasitantes externos apropiados.
  • Endocrinopatías: principalmente el hipotiroidismo, puesto que puede ocasionar trastornos en la queratinización, lo cual deriva en un exceso de de secreción seborreica en los oídos y, como consecuencia, una otitis de tipo ceruminoso que provoca que al perro le huelan mal las orejas. Es importante controlar la causa principal para evitar complicaciones como esta.
  • Trastornos autoinmunes: principalmente el lupus eritematoso, el pénfigo y la celulitits juvenil afectan a la integridad de la piel y, por extensión, pueden acabar provocando también otitits.
  • Reacciones adversas a productos de uso ótico en animales sensibles a alguno de sus componentes.
  • Traumatismos: ya sean autoinducidos por rascado o resultado de golpes, accidentes o peleas.
  • Neoplasias: suelen provocar otitis que se cronifican y que no responden al tratamiento, puesto que alteran la estructura de la mucosa y estenosan el conducto al estar ocupado por la masa. Las principales son: histiocitomas, tumores de las glándulas sebáceas y mastocitomas.

En todos los casos, se deberá hacer un correcto diagnóstico y tratar la causa primaria además de los signos de otitis. Como hemos visto, las causas que explican por qué a un perro con otitis le huelen las orejas son muy diversas, por lo que ante cualquier síntoma acudiremos al veterinario, puesto que el tratamiento será muy diferente en función del motivo que provoque la otitis.

Mal olor en el oído del perro por infección ótica

Son agentes infecciosos que complican y perpetúan las otitits externa, agravan el cuadro y evitan su completa curación. Pueden darse varios al mismo tiempo (sobre todo en procesos crónicos). Siempre que sea posible, se valorará la integridad del tímpano, puesto que si este se daña, puede empeorar el cuadro con otitis medias o internas.

Los principales agentes implicados en las infecciones óticas en perros son los siguientes:

  • Bacterias: podemos encontrar tanto cocos como bacilos, siendo las principales especies: Staphylococcus pseudintermedius, Pseudomonas aeuroginosa y, en menor medida, Streptococcus spp, Proteus spp y E. coli. En los casos de otitis complicadas con infección bacteriana, la secreción en el oído del perro que se produce es de color blanquecino-amarillento, aspecto húmedo y olor putrefacto. Deberá tratarse con antibioterapia adecuada, ya sea tópica únicamente, combinada con limpiezas, o con soporte sistémico en función del caso. Así, si notas que a tu perro le huelen muy mal las orejas, esta puede ser la causa y deberás acudir inmediatamente al veterinario.
  • Levaduras: principalmente de la especie Malassezia pachydermatis, siendo un habitante normal de la piel, ejerciendo de comensal y controlando la proliferación de hongos más patógenos. Sin embargo, cuando las condiciones le resultan óptimas, actúa como patógeno oportunista y se produce un sobrecrecimiento, provocando una infección en la piel y los oídos. Este tipo de infección suele ir muy ligada a otitis causadas por procesos alérgicos y a otitis ceruminosas derivadas del hipotiroidismo, y suele afectar principalmente a perros adultos. En este caso, el exudado es de aspecto grasiento-seborreico y de color pardo-chocolate. El olor es muy característico, es un olor rancio que recuerda al requesón, por lo que su a tu perro le huelen las orejas a queso, probablemente este sea el motivo. El tratamiento incluye lavados del conducto auditivo para eliminar el exceso de secreciones y detritus y aplicación de antifúngicos, bien por vía tópica o sistémica, según la gravedad del caso.
  • Otros agentes que se aíslan en menor medida son: Candida, Aspergillus, Trichophyton y Microsporum.
¿Por qué a mi perro le huelen mal las orejas? - Mal olor en el oído del perro por infección ótica

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Por qué a mi perro le huelen mal las orejas?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Enfermedades infecciosas.

Bibliografía
  • Juan Rejas López, Ana Goicoa Valdevira, Pablo Payo Puente, Verónica Balazs Mayanz, Augusto Manuel Rodrigues Faustino. Manual de dermatología de animales de compañía. 2010. Capítulo 13: Otitis externas.

Escribir comentario sobre ¿Por qué a mi perro le huelen mal las orejas?

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
2 comentarios
perys
puede ser que tenga ifeccion de oidos !
cornical
Muchas gracias por la información

¿Por qué a mi perro le huelen mal las orejas?
1 de 3
¿Por qué a mi perro le huelen mal las orejas?

Volver arriba