menu
Compartir

¿Por qué los chihuahuas son agresivos?

 
Por Eduarda Piamore, Técnica en psicología, educación y adiestramiento canino y felino. 27 noviembre 2023
¿Por qué los chihuahuas son agresivos?

Ficha del animal: Chihuahua

No hace mucho desde que un estudio realizado por “Dognition[1] ha revolucionado las redes sociales al sugerir que los chihuahuas pueden tener un nivel de agresividad mucho más elevado que los perros pitbull, los cuales están considerados como “potencialmente peligrosos” en muchísimos países. Además, no es ningún secreto que los perros chihuahueños pueden ser verdaderamente intrépidos a la hora de enfrentarse a otros perros que lo superan ampliamente en tamaño y fuerza física. Pero, lo que muchos tutores siguen cuestionándose es por qué los chihuahuas son agresivos o, al menos, por qué gran parte de ellos tiende a reaccionar de forma agresiva ante una variedad de circunstancias y estímulos.

Son varios los factores que influyen en los comportamientos agresivos de los perros chihuahuas, como una falta de socialización, una educación basada en el miedo y el castigo o su propia herencia genética. En este artículo de ExpertoAnimal, nos ocuparemos de solucionar estas dudas frecuentes al mismo tiempo que echamos luz sobre varios mitos relacionados con la agresividad en los perros. ¿Listos para empezar?

También te puede interesar: ¿Por qué mi perro es agresivo conmigo?

Causas por las que los chihuahuas son agresivos

El primer paso para entender por qué los chihuahuas son agresivos consiste en conocer las principales causas de la agresividad en los perros. En este sentido, y como adelantamos en la introducción, hablamos de un problema de conducta complejo que está relacionado con múltiples causas, y cuyo tratamiento debe estar orientado a las necesidades específicas de cada can.

A continuación, repasaremos las cinco principales razones por las que un perro, en este caso de raza chihuahua, se vuelve agresivo. Si deseas profundizarte en este tema, recomendamos que eches un vistazo a nuestro artículo “Causas y tratamiento de la agresividad en los perros”.

Herencia genética

Es imposible negar que existe un componente genético que puede favorecer la manifestación de conductas agresivas en nuestros perros. Para hablar de una manera muy sencilla, hay ciertos perros que naturalmente son más propensos a recurrir a la agresividad como un recurso para lidiar con ciertas situaciones. ¡Y el chihuahua es uno de ellos! De hecho, los resultados del mencionado estudio de Dognition, que ha sufrido críticas por basarse casi exclusivamente en las consideraciones de los propios tutores de las razas evaluadas, refuerzan las anteriores conclusiones publicadas por la Sociedad Americana de Pruebas de Temperamento[2]. Dicha organización ya había observado, mediante una serie de test de comportamiento, que el pitbull terrier americano se posicionaba entre las razas más tolerantes, habiendo alcanzado la asombrosa cifra de 87,6 % en la prueba de temperamento positivo, y el american staffordshire terrier lo seguía muy de cerca con un 85,7 %. Mientras tanto, los perros chihuahuas registraron una puntuación de tan solo 68,8 % de tolerancia, según los mismos parámetros.

No obstante, hay una serie de buenas prácticas que, como tutores, debemos emplear en la educación de nuestros perros para permitirles asimilar otros recursos para lidiar con situaciones complejas, dejando la agresividad solamente para circunstancias extremas. Entonces, cuando un perro chihuahua tiene acceso a una buena educación, y principalmente una adecuada socialización, esa predisposición genética se vuelve menos determinante para su comportamiento.

Miedo

Este punto está directamente relacionado con el anterior, pues, como vimos, la agresividad es un recurso al cual un perro recurre cuando necesita sentirse seguro en contextos difíciles. Entonces, cuando un perro tiene miedo, y principalmente si percibe que algo o alguien pone en riesgo su integridad física o emocional, son mucho más altas las probabilidades de que reaccione de una manera agresiva. Pero la relación entre miedo y herencia genética va más allá porque se ha observado que algunas razas de perros también son naturalmente más miedosas que otras. Sin embargo, esa predisposición hacia el temor suele variar ante los diferentes factores de miedo no social en los perros, como las alturas, los ruidos fuertes y el miedo a los extraños o a lo desconocido. En este sentido, el tamaño y la composición corporal parecen jugar un rol clave en la respuesta del perro ante el miedo, ya que los perros pequeños suelen evidenciar una mayor predisposición hacia el temor que los de talla grande.

No es casualidad que los chihuahuas estén tanto entre los perros más miedosos como entre las razas caninas con mayor predisposición a las reacciones agresivas o exageradas ante estímulos desconocidos o intensos. Así, revelan una alta predisposición al miedo a las alturas y superficies, algo que probablemente se relaciona con su reducido tamaño y baja densidad muscular. Pero, al contrario, se muestran valientes a la hora de defender lo que consideran recursos valiosos para ellos, como veremos a continuación.

Protección de recursos

Todos los perros tienen la natural necesidad de proteger los recursos que consideran clave para su supervivencia y bienestar. Pero cuando un can siente la necesidad de recurrir a la agresión para proteger sus recursos, estamos frente un caso de “protección de recursos”, que muchos tutores asocian a un comportamiento posesivo.

Aclaremos que cuando hablamos de “recursos” no nos referimos solo a bienes materiales, como la comida, los juguetes y el propio territorio, sino que también a recursos inmateriales, como la atención y los cuidados de sus tutores. Por ejemplo, un perro que no permite que nadie se acerque a su tutor es un claro ejemplo de la manifestación de la protección de recursos, donde el can manifiesta una serie de conductas agresivas con la intención de evitar que otro animal o personal pueda competir con él por su atención.

Así mismo, la protección de recursos también puede manifestarse hacia los propios tutores. Por ejemplo, si tu chihuahua no permite que te acerques a él mientras come o si te gruñe cuando intentas quitarle un juguete de la boca.

Problemas en la socialización

Probablemente, esta es la principal causa que explica por qué los chihuahuas son agresivos y está estrechamente relacionada con las anteriores. Es durante el proceso de socialización que un perro puede asimilar aquella variedad de recursos que le permite lidiar de una forma más equilibrada con todo tipo de situaciones difíciles, entendiendo que la agresividad es un recurso extremo al cual solo debe recurrir cuando su integridad esté realmente en peligro.

Por ende, un perro que no ha sido correctamente socializado se vuelve más propenso al miedo, tiene más dificultades para comunicarse con otros perros y relacionarse de forma pacífica con otros individuos. Todas estas razones reafirman la importancia de socializar a tu chihuahua desde una temprana edad, y preferiblemente entre su tercera semana y el tercer mes de vida, pues es cuando sucede el periodo crítico de la socialización del perro, donde debería producirse el reconocimiento de las especies amigas.

Otro factor clave para estabilidad del comportamiento de un perro es la convivencia con su madre y sus hermanos durante las primeras semanas de su vida. En este periodo ocurre el primer y más fundamental aprendizaje de los cachorros, y la madre es la encargada de enseñar a sus crías los códigos fundamentales de su comunicación y conducta social. Por ello, los cachorros que se separan prematuramente de sus madres y hermanos suelen tener más dificultades de aprendizaje e interacción en la vida adulta, así como una mayor predisposición a problemas de conducta complejos, como es la agresividad.

Estrés y agresividad redirigida

En este caso, generalmente, hablamos de un perro que convive con un nivel de estrés tan elevado que acumula muchísima tensión al punto de recurrir a la agresión para aliviarla. Esta respuesta agresiva puede manifestarse hacia cualquier persona u otro animal, aunque no sean la fuente del estrés, y por ello hablamos de una agresividad redirigida. Conoce los "Síntomas de estrés en perros" en este otro post.

No obstante, el miedo también puede actuar como un motor para la agresividad redirigida. Generalmente, hablamos de un perro que ha sido sistemáticamente expuesto a situaciones que le provocan gran temor, y cualquier individuo o estímulo que pueda provocar una perturbación en su entorno puede terminar activando una reacción agresiva para protegerse, aunque este individuo no tenga nada que ver con las anteriores situaciones en las que el perro se ha visto involucrado.

Cabe recordar que la exposición sistemática al miedo tiene repercusiones nefastas en el comportamiento y la salud mental de los perros. Una de ellas es reducir su confianza hasta volver al perro inseguro, o en casos más extremos, provocar que desarrolle un pánico generalizado hacia las personas o cualquier otro individuo. Puedes leer más sobre este tema en nuestro artículo “¿Cómo quitar la inseguridad y el miedo a un perro?”.

Problemas de salud

Más allá del estrés, son muchas las enfermedades y los trastornos metabólicos que pueden alterar el comportamiento de de un perro, aumentar su sensibilidad y, en consecuencia, la tendencia a recurrir a la agresión para protegerse en un contexto donde se siente particularmente vulnerable.

Algo similar suele ocurrir con los perros ancianos, los cuales se vuelven más propensos a numerosos problemas de salud y de comportamiento, tanto porque sus sentidos se ven progresivamente deteriorados, como porque su sistema inmunológico es cada vez más débil. Aquí encontrarás una "Guía completa de cuidados para perros ancianos".

Agresividad maternal

Si compartes tu casa con una chihuahua embarazada o que acaba de parir, es muy posible que esta conducta agresiva esté asociada a la necesidad de protegerse a sí misma y a sus cachorros. Recuerda que las perras necesitan una serie de cuidados para transitar un embarazo saludable y un parto seguro, pero también es fundamental respetar su espacio y tener mucho cuidado a la hora de manipular a sus crías.

Agresividad asociada a comportamientos sexuales

Si tienes dos o más perros chihuahuas del mismo sexo, verás que, al alcanzar la pubertad y la consecuente madurez sexual, empezarán a manifestar una serie de comportamientos asociados al deseo sexual y la reproducción, los cuales tienden a intensificarse durante los periodos de celo en las hembras, mientras que en los machos pueden estar presentes todo el año.

Además de la monta, el escapismo y el marcaje, también es común observar conductas agresivas relacionadas con la competencia por los recursos presentes en el entorno, lo que incluye las parejas sexualmente receptivas. Además, la agresividad intersexual está fuertemente relacionada con la dominancia hacia miembros del mismo sexo, aunque también pueda direccionarse hacia el sexo opuesto con menor frecuencia.

No obstante, es importante no confundir la dominancia con la agresividad en los perros, pues mientras la primera se manifiesta naturalmente en las interacciones entre los perros y tiene que ver con el orden jerárquico de su especie, la última es un problema de comportamiento. Para que entiendas mejor estas diferencias, hemos preparado un artículo exclusivo sobre “El perro dominante: características y pautas a seguir”.

¿Por qué los chihuahuas son agresivos? - Causas por las que los chihuahuas son agresivos

¿Cómo calmar a un chihuahua agresivo?

Ahora que ya conocemos los principales motivos que explican por qué los chihuahuas son agresivos, pasemos a las preguntas que verdaderamente les quitan el sueño a los tutores: qué hacer con un chihuahua agresivo.

Vamos a dividir la respuesta en dos momentos distintos donde la acción el tutor es determinante. El primero, del que nos ocuparemos en este apartado, es qué hacer inmediatamente cuando un chihuahua se vuelve agresivo para calmarlo y evitar que provoque daños a sí mismo y a otros individuos. El segundo tiene que ver con el tratamiento de la agresividad que debe estar orientado por un profesional, y del cual hablaremos en el siguiente apartado.

¿Qué hacer si mi chihuahua es agresivo con otros perros y/o personas?

Si percibes que tu chihuahua muestra signos de incomodidad, estrés o directamente de agresión hacia otro perro o una persona, lo mejor que puedes hacer es alejarte del individuo o estímulo que produce esta reacción negativa en él. Enseguida, puedes intentar atraer su atención hacia algo que le guste, ya sea una golosina, un juguete o una actividad (por ejemplo, un paseo si estás adentro de casa, un juego como atrapar a la pelota, etc.).

Si, lamentablemente, se llega a producir una pelea, aquí te explicamos cómo actuar: "¿Qué hacer si tu perro muerde a otro perro?". Además, para evitar que estas situaciones se repitan, es muy recomendable que lleves a pasear a tu perro siempre con correa y bozal, acostumbrándolo previamente mediante el refuerzo positivo.

¿Qué hago si mi chihuahua es agresivo conmigo?

Si tu chihuahua se muestra agresivo contigo, lo mejor será que te alejes y lo dejes solo en una habitación donde se sienta seguro hasta que se haya calmado. Es normal que tengas muchas preguntas en ese momento, como ¿por qué mi chihuahua me muerde?”, y te pongas triste o incluso te sientas un poco molesto, pero recuerda que lo primero y más importante es evitar que el nivel de estrés se siga incrementando. Y para eso lo más recomendable es que respetes el espacio de tu perro y te tomes el tiempo de pensar qué ha ocurrido y por qué tu perro ha reaccionado de esa forma. Nuestro artículo sobre “¿Por qué mi perro es agresivo conmigo?, te puede ayudar a encontrar algunas respuestas.

¿Cómo tratar a un chihuahua agresivo?

Pasado el momento crítico y habiendo logrado calmar a un chihuahua agresivo, será importante entender por qué esas respuestas agresivas ocurren y qué debemos hacer para que dejen de ocurrir. Aquí no hablamos de un perro que ha sido agresivo en un momento puntual, donde el miedo extremo o una amenaza específica ha hecho que recurriera a la agresión para preservar su bienestar o incluso para defender a su tutor o su hogar. Cualquier perro puede llegar a recurrir a la agresividad como un recurso para lidiar con circunstancias amenazadoras, y esto es parte de la naturaleza de los perros (y de casi todos los animales, incluso del ser humano). Cuando hablamos de la necesidad de tratar la agresividad en los perros, nos referimos a un perro que muestra un patrón de comportamiento agresivo, o bien que recurre a la agresión para lidiar con una serie de situaciones en el día a día que le hacen sentir incómodo. Para simplificar, lo que requiere de tratamiento no es una reacción puntual y compatible con el contexto, sino un problema de conducta que se manifiesta a través de la agresión recurrente o permanente.

Entonces, si tu perro chihuahua se ha vuelto agresivo, ya sea contigo, con otras personas u otros animales, lo primero que debes hacer es buscar la orientación de un veterinario. Mejor aún si puedes consultar con un veterinario experto en etología canina. Este profesional te ayudará a descartar enfermedades subyacentes y a interpretar los síntomas y las conductas de tu perro para entender la razón por la que se ha vuelto agresivo. En base en esta información, el profesional podrá establecer las pautas de tratamiento para la agresividad más recomendables según las necesidades y las características de tu mejor amigo.

Sabemos que en Internet vas a encontrar un montón de recomendaciones de cómo controlar a un chihuahua agresivo, pero la realidad es que muchas de ellas carecen de fundamentos y pueden ser peligrosas aplicadas de manera incorrecta o por alguien sin experiencia en el manejo de la agresividad en los perros.

¿Cómo evitar que un chihuahua se vuelva agresivo?

Si bien no está a nuestro alcance modificar la herencia genética de nuestros perros, hay muchas medidas preventivas que podemos emplear para prevenir la manifestación de conductas agresivas. A continuación, repasamos las principales:

  • Esperar a que se complete el periodo de destete antes de separar los cachorros de su madre.
  • Socializar correctamente a los cachorros o, de no ser posible, trabajar cuidadosamente en la socialización del perro adulto.
  • Brindarle una adecuada medicina preventiva a lo largo de toda su vida, la cual debe contemplar el calendario de vacunas, las desparasitaciones internas y externas, una alimentación completa y compatible con los requerimientos nutricionales de cada etapa de su vida y las consultas preventivas al veterinario al menos una o dos veces al año. En el caso especifico del chihuahua, por su baja densidad muscular, también es clave protegerles del frío, ya que son muy sensibles a las bajas temperaturas y pueden temblar con mucha frecuencia. No dejes de echar un vistazo a nuestra lista con los "Cuidados de un chihuahua".
  • Respetar las libertades básicas del bienestar animal y permitir que nuestro perro exprese su naturaleza libre de miedos y privaciones.
  • Enseñar a nuestro perro qué conductas son adecuadas y cuáles no, utilizando los métodos más adecuados y seguros con este propósito y evitando los castigos y un mal uso del regaño, ya que suelen producir miedo y estrés, favoreciendo la manifestación de conductas agresivas y otros problemas de comportamiento. Desde ExpertoAnimal, siempre fomentamos el uso del refuerzo positivo en la educación del perro para ayudar en la asimilación de buenas conductas y estimular su capacidad de aprendizaje. Además, hemos preparado una "Guía especial para adiestrar a un perro chihuahua desde cachorro".

Por último, pero no menos importante, no olvides dedicar tiempo a construir un vínculo positivo con tu chihuahua, que esté basado en la confianza y el aprecio mutuo.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Por qué los chihuahuas son agresivos?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas del comportamiento.

¿Tienes contratado el Seguro de Responsabilidad Civil obligatorio para perros? Consiguelo al mejor precio rellenando el formulario con tus datos y los de tu mascota haciendo clic en este botón:

Referencias
  1. Hare, B.; Woods, V. (2016). Pit Bulls Are Chiller Than Chihuahuas. The Atlantic. Disponible en: https://www.theatlantic.com/science/archive/2016/09/pit-bulls-are-chiller-than-chihuahuas/500558/
  2. American Temperament Test Society. (2023). ATTS Breeds Statistics. Disponible en: https://atts.org/breed-statistics/

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
¿Por qué los chihuahuas son agresivos?
1 de 2
¿Por qué los chihuahuas son agresivos?

Volver arriba