menu
Compartir

Problemas digestivos en perros - Causas, síntomas y tratamientos

 
Por Lenda. 11 agosto 2021
Problemas digestivos en perros - Causas, síntomas y tratamientos

Ver fichas de Perros

No es raro que los perros sufran, de forma puntual, algún problema digestivo. Un vómito, heces blandas o un día sin defecar pueden deberse a una situación de estrés, la ingesta de cualquier elemento poco recomendable o un cambio importante en su rutina. En general, estas situaciones se resuelven espontáneamente sin que tengamos que acudir al veterinario. Pero, otras veces, la sintomatología no remite o se complica.

En este artículo de ExpertoAnimal en colaboración con Lenda, vamos a revisar las causas y los síntomas de los problemas digestivos más comunes en perros, además de explicar los tratamientos que, en este caso, sí tendrá que prescribir el veterinario.

 

Causas de problemas digestivos en perros

Son múltiples las causas que pueden desencadenar en un perro una alteración a nivel digestivo. Destacamos las siguientes, aunque hay más:

  • Alimentación inadecuada: nos referimos tanto a la ingesta de basura o de sustancias no digeribles como a un cambio brusco en la dieta o al consumo de alimentos perjudiciales para los perros.
  • Estrés: situaciones que perturban la rutina del perro, como una visita al veterinario, pueden tener consecuencias digestivas.
  • Enfermedades infecciosas: algunas patologías afectan principalmente al sistema digestivo. En este grupo estaría, por ejemplo, la temida parvovirosis, una enfermedad vírica muy grave y potencialmente mortal que sufren, sobre todo, los cachorros.
  • Parásitos intestinales: un montón de especies de gusanos que parasitan el tracto digestivo pueden provocar en él alteraciones más o menos intensas.
  • Obstrucciones totales o parciales: la ingesta de un objeto o un tumor, entre otras causas, puede obstruir total o parcialmente algún punto del sistema digestivo.
  • Intolerancias alimentarias: en ocasiones se habla de intolerancia como sinónimo de alergia, pero lo cierto es que en las intolerancias no se ve involucrado el sistema inmune. Originan desarreglos a nivel digestivo, como ejemplo, la leche es uno de los alimentos que muchos perros adultos no toleran. Cabe señalar que en una alergia alimentaria el signo clínico característico es el picor y no un problema digestivo.
  • Torsión-dilatación de estómago: se trata de una urgencia en la que el estómago del perro se hincha y puede llegar a rotar sobre su eje. Hay que acudir al veterinario de inmediato.
  • Malabsorción intestinal: cuando el perro es incapaz de aprovechar los nutrientes de los alimentos que ingiere el resultado es un mal estado general, además de alteraciones a nivel digestivo.
  • Enfermedades crónicas: insuficiencia renal, hepática o diabetes causan, entre otros signos clínicos, problemas digestivos como vómitos o diarrea.

Síntomas de problemas digestivos en perros

Dependiendo de la causa, el perro afectado podrá presentar distintos signos clínicos, agudos o crónicos, de mayor o menor intensidad. Destacamos los siguientes:

  • Náuseas o vómitos: pueden ser de espuma, contener comida sin digerir, sangre, etc.
  • Regurgitaciones.
  • Heces blandas o diarrea: con sangre, grasa, mucosidad, parásitos, etc., pero, también, estreñimiento.
  • Pérdida del apetito o, al contrario, hambre voraz y, también, modificaciones en la ingesta de agua.
  • Dolor o inflamación abdominal.
  • Borborigmos y flatulencias.
  • Mal estado general: con pérdida de peso, manto deteriorado, debilidad, apatía, etc.
  • Deshidratación.
  • No hay que olvidar que las alteraciones dermatológicas, sobre todo el picor, son el signo clínico típico de las alergias alimentarias.

Tratamientos para los problemas digestivos en perros

Como hemos señalado, un vómito puntual, un día sin comer o un par de deposiciones blandas, sobre todo si el perro es un ejemplar adulto y sano que ha pasado un momento de estrés, ha comido algo de la basura o hace mucho calor, no tiene por qué ser sinónimo de que padezca alguna patología. En cambio, si el perro no mejora, empeora, es un cachorro o un anciano, tiene ya diagnosticada alguna enfermedad o sospechamos que padece alguna patología concreta, hay que acudir al veterinario.

El tratamiento, como es lógico, va a depender de que este profesional determine cuál es la causa. Para ello, es necesario que examine a nuestro perro, realice la anamnesis y todas las pruebas pertinentes hasta descubrir de qué se trata. Las más habituales son el análisis coprológico, la analítica de sangre y de orina, las radiografías o ecografías abdominales y la endoscopia. Fluidoterapia, antibióticos, antieméticos, desparasitadores, intervención quirúrgica o una dieta especial, se encuentran entre los tratamientos que el veterinario puede prescribir para recuperar a un perro con problemas digestivos.

La alimentación de los perros con problemas digestivos

Además del tratamiento farmacológico o veterinario que decida el profesional según la causa del problema digestivo de nuestro perro, la alimentación va a ser un pilar clave para su restablecimiento. En primer lugar, porque un estómago en proceso de recuperación puede tener problemas para gestionar la que hasta el momento, era la alimentación habitual del perro.

Por otra parte, los ejemplares con intolerancias alimenticias pueden necesitar, de por vida, una dieta específicamente formulada para cuidar su sistema digestivo. Finalmente, cuando lo que se diagnostica es una alergia a algún alimento, la recomendación es ofrecerle al perro lo que se llama una dieta de eliminación. Esta se compone de ingredientes limitados y novedosos para él, idealmente que nunca ha ingerido hasta entonces. El objetivo, es evitar aquellos que le producen la reacción alérgica.

En estos casos, siempre siguiendo las instrucciones del veterinario, puede ofrecerse al perro una receta de pienso natural, como Lenda Sensitive, pensada para perros con alergia alimenticia, intolerancia severa o un problema gastrointestinal de importancia. Se elabora con pescado blanco, sin cereales y es apta tanto para perros adultos como para ejemplares más jóvenes. En concreto, se hace a base de merluza y de patata. Es un alimento de los denominados hipoalergénicos, ya que la proteína animal que aporta es de bajo peso molecular, con lo que es menos probable que cause una reacción alérgica. Además, la patata es muy digestible, favoreciendo el proceso de digestión en estos perros más delicados y sensibles. La receta se completa con otros ingredientes que ayudan a reforzar el sistema inmune, mejorar el tránsito intestinal y aportar un efecto analgésico y antiinflamatorio.

Problemas digestivos en perros - Causas, síntomas y tratamientos - La alimentación de los perros con problemas digestivos

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Problemas digestivos en perros - Causas, síntomas y tratamientos, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas intestinales.

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?

Problemas digestivos en perros - Causas, síntomas y tratamientos
1 de 2
Problemas digestivos en perros - Causas, síntomas y tratamientos

Volver arriba