menu
Compartir

Alaskan klee kai

Alaskan klee kai

El alaskan klee kai es una joven raza canina desarrollada en los Estados Unidos con el objetivo de lograr una versión de tamaño reducido del alaskan husky, que no es exactamente una raza sino una categoría o variedad de perros provenientes de cruces entre el husky siberiano y otros perros de tipo nórdico que habitan en Alaska desde hace miles de años. Así, los perros alaskan klee kai resultan muy parecidos al husky siberiano o incluso al alusky, que nace del cruce entre este último y el alaskan malamute, pero es significativamente más pequeño. De hecho, el término “klee kai” significa “perro pequeño” en las lenguas atabascanas habladas por los pueblos nativos de Alaska y otras localidades al noroeste de Norteamérica.

Entonces, si siempre has querido tener un perro de tipo nórdico, pero no tienes tanto espacio libre en tu casa, adoptar a un alaskan klee kai puede ser la alternativa ideal para ti. Por ello, te invitamos a seguir leyendo esta ficha de ExpertoAnimal para conocer todas las características del alaskan klee kai y los cuidados más importantes para preservar su buena salud. ¿Comenzamos?

Origen
  • América
  • Estados Unidos
Características físicas
Altura
  • 15-35
  • 35-45
  • 45-55
  • 55-70
  • 70-80
  • Más de 80
Peso adulto
  • 1-3
  • 3-10
  • 10-25
  • 25-45
  • 45-100
Esperanza de vida
  • 8-10
  • 10-12
  • 12-14
  • 15-20
Actividad física recomendada
  • Baja
  • Media
  • Alta
Ideal para
Recomendaciones
  • Arnés
Clima recomendado
Tipo de pelo
Nivel de adiestramiento

Origen del alaskan klee kai

Esta es una raza de perros americanos creada en la década de los 70 en la localidad de Wasilla, Alaska, por iniciativa de Linda S. Spurlin. Se cuenta que Linda tuvo la idea de crear un alaskan husky de tamaño reducido después de observar los individuos que nacieron de un cruce accidental entre un alaskan husky y un perro desconocido de talla pequeña. Cabe aclarar que el propósito de Linda era reducir la talla de estos típicos perros de nieve y trineo sin generar una condición de enanismo, la cual traería múltiples complicaciones para la movilidad y la salud de las camadas resultantes.

Con este propósito, fueron seleccionados ejemplares de husky siberiano y alaskan husky (muchos de ellos habían sido educados por la propia Linda), que posteriormente fueron cruzados con el american eskimo (o perro esquimal americano) y una antigua raza de pastores belgas conocidos como schipperke para llegar a la pretendida reducción de tamaño. En poco tiempo, Linda y su familia lograrían dar origen a un perro de talla pequeña con los típicos rasgos nórdicos de sus ancestros y un carácter marcado por la alegría y la versatilidad.

El alaskan klee kai aún es una de las razas no reconocidas por la FCI, pero desde 1997 está registrado en el United Kennel Club (UKC) y en 2022 ganó un estándar oficial publicado por el American Kennel Club (AKC), estando clasificado entre los perros de tipo spitz.

Características del alaskan klee kai

Su apariencia general es muy similar a la del husky siberiano, pero es posible diferenciarlos a simple vista tanto por su menor tamaño como por el hocico más corto y las orejas proporcionalmente más grandes que las de sus ancestros de orígenes rusos. Por hablar de tamaño, es importante tener en mente que, mientras el estándar del AKC menciona un único rango de altura a la cruz entre 30,5 cm y 43,2 cm, el UKC reconoce las siguientes tres variedades o tipos de alaskan kee kai:

  • Toy: 33 cm.
  • Miniatura: desde 30,5 cm a 38 cm.
  • Estándar: desde 38 cm hasta 43,2 cm.

En todos los casos, el llamado estilo nórdico se observa no solo en el manto del alaskan klee kai, sino en toda su morfología y en especial en su rostro y cabeza, donde vemos orejas triangulares y puntos negros distintivos en los labios y la característica máscara facial conformada por una línea nasal bien definida y gafas alrededor de los ojos, cuyo color oscuro contrasta con los pelos mayormente blancos que recubren la región facial.

El tamaño completo de la cabeza debe ser proporcional al cuerpo. Vista desde arriba, revela un ligero formato de cuña, con un cráneo ligeramente redondeado, que es más ancho en la unión con el cuello y se estrecha gradualmente en dirección al hocico, sin terminar en punta. El stop es moderado y la trufa es negra en perros con pelaje en tonos negro o gris, o de color hígado en perros con manto de tonalidades rojizas. En ambos casos, son aceptables pequeñas manchas o rayas de color rosado en la nariz, siempre y cuando no sean predominantes.

En el rostro de los alaskan klee kai también destacan unos ojos de tamaño mediado y formato almendrado, ovalado o redondo, que están colocados oblicuamente y en los cuales se admite cualquier combinación de color. A su vez, los bordes de los ojos están bien ajustados al globo ocular y su color varía según la tonalidad predominante en el pelaje del can, al igual que el color de la trufa.

Finalmente, el alaskan klee kai tiene una cola fuerte que se coloca justo debajo de la línea corporal superior y siempre debe estar recubierta por una abundante cantidad de pelo. Suele llevarla en forma de rizo suelto, principalmente cuando está en movimiento, pero también es posible que la tenga colgada hacia abajo en momentos de relajación.

Colores del alaskan klee kai

Este perro posee un pelaje denso que recubre todo su cuerpo y está conformado por doble capa. El largo del pelaje es variable, pero debe ser lo suficientemente largo como para darle al perro la típica apariencia peluda de los perros nórdicos, pero nunca tan largo como para “desdibujar” el contorno de su cuerpo.

Se observa una gran concentración de pelos que protegen la región del cuello y forman la llamada melena de león. Además, los perros alaskan klee kai con manto más largo pueden presentar algunas plumas en la parte trasera de las patas delanteras; la parte posterior de los cuartos traseros; la parte inferior del cuerpo y la cola.

Respecto de los colores, se admiten todos los tonos de negro, gris o rojo, siempre y cuando la máscara facial sea claramente visible y haya un color más claro que contraste en la mitad inferior de la cara, la garganta, el pecho, los calzones, las piernas y la parte inferior del perro.

No obstante, recordemos que la presencia de otros colores o patrones en el pelaje de un perro no influyen en su belleza ni mucho menos en su carácter. Por eso, si has adoptado a un alaskan klee kai que no resulta ser puro, igualmente podrás disfrutar de la compañía de un peludo elegante y sumamente alegre.

¿Cómo es el cachorro de alaskan klee kai?

Las similitudes con el husky siberiano son más evidentes cuando el alaskan klee kai es solo un cachorro, pero la diferencia de tamaño también ya se ve desde las primeras semanas de vida. Así mismo, y más allá de las apariencias, lo más importante es que tengas claro que la infancia es el periodo más determinante para el desarrollo físico, cognitivo, emocional y social de tu perro.

Carácter del Alaskan klee kai

El alaskan klee kai es un perro alerta, activo e inteligente que, cuando está bien motivado, tiene mucha predisposición al entrenamiento y puede aprender fácilmente una gran variedad de órdenes de obediencia, trucos y actividades o deportes caninos. De hecho, responde muy bien al refuerzo positivo y es bastante sencillo de adiestrar, siempre y cuando sus tutores tengan paciencia y sepan planificar las sesiones de adiestramiento para favorecer su aprendizaje. Aquí, en ExpertoAnimal, te contamos exactamente cómo debería ser una sesión de adiestramiento canino.

Al igual que el husky siberiano, el alaskan klee kai es un perro que disfruta mucho de la compañía de sus humanos favoritos y se comporta de forma particularmente juguetona y cariñosa cuando está en su núcleo familiar. No obstante, puede mostrarse algo reservado o incluso desconfiado en presencia de personas o animales extraños, por lo que una buena socialización temprana será un factor clave en la educación del alaskan klee kai.

Eso sí, cuando es bien socializado, este perro llega a desarrollar una gran autoconfianza y no debería sufrir problemas de conducta relacionados con la timidez o la inseguridad, excepto que tenga un historial de malas experiencias o maltrato físico o psicológico. Descubre aquí cuales son los diferentes Tipos de maltrato animal, sus causas y cómo denunciarlos.

Cuidados del alaskan klee kai

Adoptar a un alaskan klee kai traerá muchas alegrías a tu día a día, pero también una serie de responsabilidades para proveerle una buena calidad de vida a largo plazo. En este sentido, es fundamental que te concentres en los cuidados fundamentales para este perro:

  • Nutrición: independiente del tipo de dieta que decidas ofrecerle, es indispensable que esta supla completamente los requerimientos nutricionales de su edad. Además, tener acceso libre y asegurado a agua fresca y potable es clave para asegurar una buena hidratación, que es crucial para el óptimo funcionamiento de todo su organismo.
  • Actividad física: el alaskan klee kai es un perro lleno de vida que necesita y disfruta haciendo ejercicio diariamente para mantenerse sano física y mentalmente. Por ello, sugerimos que, además de hacer los paseos básicos de todos los días, evalúes los beneficios de iniciarlo en algún deporte canino, como el Agility, el frisbee o el mushing.
  • Estimulación mental y adiestramiento: un perro sedentario que vive en un ambiente poco o nada enriquecido se torna mucho más propenso a múltiples enfermedades y problemas de comportamiento relacionados con el estrés crónico y la tensión acumulada. Para evitar que esto suceda, no dejes de invertir en el enriquecimiento ambiental para que tu perro pueda entretenerse y ejercitarse incluso cuando esté solo en casa. Ten en mente también que el adiestramiento es el ejercicio más completo que puedes ofrecer al cuerpo y a la mente de tu perro, por lo que te recomendamos comenzar a adiestrar a tu perro desde una temprana edad.
  • Cuidados del pelo: el mantenimiento del hermoso manto nórdico del alaskan klle kai requiere cierto esfuerzo por parte de sus tutores. Serán necesarios al menos tres cepillados semanales para eliminar los pelos muertos y las impurezas de su piel, y durante las épocas de muda es posible que necesites cepillar a tu perro diariamente. Por otra parte, puedes reservar los baños solo para ocasiones en las realmente sea necesario higienizar profundamente su pelaje, ya que bañar excesivamente a tu perro puede debilitar su salud al eliminar la capa natural de grasa que recubre y protege su cuerpo.
  • Higiene bucodental: la acumulación de residuos alimentarios en los dientes y encías es el puntapié inicial de las afecciones dentales comunes en los perros, que van desde la formación del sarro hasta enfermedades dolorosas como la gingivitis y la periodontitis. Para prevenirlas, es importante limpiar regularmente los dientes de tu peludo.
  • Medicina preventiva: aplica las vacunas esenciales con la correcta frecuencia, hacer las desparasitaciones periódicas contra parásitos internos y externos y llevar a tu perro al veterinario una o dos veces al año para constatar su estado de salud.

Por último, pero no menos importante, hay que tomar muy en serio las libertades básicas del bienestar animal y una de las más importantes es respetar la libertad de expresión de tu perro. Ello supone permitirle comportarse y expresarse como el perro que es, sin imponerle prácticas de humanización ni reprenderlo sistemáticamente por llevar a cabo conductas instintivas o inherentes a la naturaleza canina.

Educación del alaskan klee kai

La educación de un perro es un proceso gradual que debería empezar desde su llegada al hogar, e idealmente a partir de sus primeros meses (aunque la misma norma se aplica en caso de que adoptes a un perro adulto), y proseguir durante toda su vida siguiendo una lógica progresiva. Para ayudarte en este sentido, en ExpertoAnimal te contamos Cómo empezar a educar a un cachorro correctamente.

Los primeros meses de vida de tu cachorro, y preferiblemente antes de que alcance su cuarto mes, suponen el momento más oportuno para dar inicio a una socialización temprana que le permitirá reconocer una mayor variedad de especies amigas, así como asimilar un mayor número de recursos para gestionar sus propias emociones y la forma cómo reacciona ante diferentes estímulos, individuos y entornos con los cuales tendrá contacto a lo largo de su vida. Por seguridad, lo mejor es que no saques a tu cachorro a la calle antes de completar el calendario de vacunas para cachorros, pero puedes comenzar a socializarlo presentándolo a perros y otros animales que sepas que están sanos, vacunados y desparasitados, así como a personas que no participan en su núcleo familiar.

Cuando tu cachorro esté debidamente vacunado y desparasitado, podrás iniciar los paseos en la calle y sitios al aire libre para darle la oportunidad de interactuar con una mayor diversidad de individuos, entornos y estímulos. Esta también será la ocasión perfecta para enseñar a tu cachorro a hacer sus deposiciones en la calle y empezar a presentarle algunas órdenes básicas de obediencia para estimular su inteligencia y fomentar un comportamiento más estable dentro y fuera del hogar.

Finalmente, si has decidido adoptar a un alaskan klee kai adulto, no dejes de echar un vistazo a nuestra selección de buenas prácticas para educar a un perro adoptado y nuestros tips prácticos para socializar correctamente a los perros en la edad adulta.

Salud del alaskan klee kai

Como todo perro de tipo nórdico, un alaskan klee kai bien cuidado se convierte en un perro muy resistente y versátil, que puede adaptarse a diferentes climas, superficies y personas o personalidades. No obstante, debido a la lógica selectiva aplicada en los cruces que le dieron origen, estos perros tienen cierta predisposición genética a varias enfermedades comunes en el Husky siberiano. Las principales son:

  • Enfermedades oculares: cataratas juveniles, glaucoma, atrofia progresiva de retina (APR) y distrofia de córnea, principalmente.
  • Problemas en la piel: el más común es un tipo de dermatitis nasal ocasionada por la deficiencia de zinc, que se conoce como “nariz de husky” y cuyos síntomas incluyen pérdida del pelo y el enrojecimiento de la piel del hocico, así como lesiones y despigmentación en la trufa.
  • Problemas de tiroides: la disfunción más frecuente es el hipotiroidismo en perros, que se caracteriza por una insuficiente producción de las hormonas tiroideas.
  • Displasia de cadera y displasia de codo.
  • Algunos tipos de cáncer, que afectan principalmente a los canes de edad avanzada.

Así mismo, cuando reciben todos los cuidados esenciales y el amor de sus tutores, los perros alaskan klee kai disfrutan de una privilegiada esperanza de vida de 12 a 16 años, pudiendo alcanzar hasta 17 o 18 años en condiciones óptimas.

¿Dónde adoptar un alaskan klee kai?

Desde ExpertoAnimal no apoyamos la crianza de animales con fines comerciales y es por eso que, si estás interesado en adoptar a un perro con el aspecto y/o el temperamento similar al de un alaskan klee kai, nuestro mejor consejo es que entres en contacto con protectoras o refugios de animales ubicadas en las proximidades de tu domicilio para agendar una visita y conocer los perros disponibles para adopción.

Allí tendrás grandes probabilidades de encontrar un peludo compatible con tu estilo de vida y tus expectativas, que, además, será un compañero sumamente leal y agradecido. Y si aún tienes dudas sobre el proceso básico de adopción, te recomendamos la siguiente lectura: ¿Cómo adoptar un perro?”.

Bibliografía
  • American Kennel Club. Breed Standard: Alaskan klee kai. Disponible para consulta en: https://www.akc.org/dog-breeds/alaskan-klee-kai/
  • United Kennel Club. Breed Standards: Alaskan klee kai. Disponible para consulta en: https://www.ukcdogs.com/alaskan-klee-kai

Fotos de Alaskan klee kai

Artículos relacionados

Sube la foto de tu Alaskan klee kai

Sube la foto de tu mascota

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Cómo valorarías esta raza?
Alaskan klee kai
1 de 7
Alaskan klee kai

Volver arriba