Tratamiento de ácaros en aves

Tratamiento de ácaros en aves

La existencia de ácaros en lugares donde habitan las aves es un problema de salud grave que puede conducir a nuestros animales a la muerte. Comprender la gravedad de la situación, especialmente si poseemos diversos ejemplares, será imprescindible.

Las diversas especies de ácaros han desarrollado con el tiempo resistencia ante tratamientos que antaño se mostraban eficaces (las piretrinas son un ejemplo). Y suelen afectar también a roedores.

Si te preguntas cómo debes eliminarlos, ExpertoAnimal te proporcionaremos algunos consejos adecuados para lograr eficaces tratamientos de ácaros en aves.

Higiene de la instalación.

Los ácaros se esconden durante el la noche en grietas, recovecos, y otros diversos lugares. Por el día abandonan sus escondrijos para colonizar a sus víctimas y chuparles la sangre, con lo cual las debilitan e incluso les contagian enfermedades graves.

Es obvio que una higiene máxima del hábitat del animal logrará disminuir la presencia de ácaros. Por lo tanto, si la instalación es metálica ofrecerá muchas menos fisuras y huecos donde proliferen los ácaros. Las instalaciones de madera son muy problemáticas de mantener. Es imprescindible la limpieza cotidiana de las heces de las aves.

Vectores de transmisión de ácaros

En una instalación para aves existen dos vectores de infestación principales: los roedores y otras aves. También existe otro vehículo de transmisión secundario: las cajas, hueveras, sacos y otros materiales que proceden de proveedores por ejemplo.

Por consiguiente, es prioritario alejarnos los nidos de otros pájaros (gorriones, vencejos, etc.), que existan adosados al lugar donde alojemos a nuestras aves. Debemos también imposibilitar la distancia o el contacto cercano con cualquier tipo de roedor.

Debemos revisar y desinfectar las cajas, hueveras, cestos, sacos y todos los materiales procedentes de otras instalaciones avícolas.

Los ácaros se convierten en apenas 7 días en una plaga que puede asolar cualquier explotación avícola, partiendo de un solo ejemplar infectado. El ciclo vital de los ácaros es tan veloz que en una semana pasan del estadio de huevo a un ejemplar adulto capaz de reproducirse.

Eliminar los ácaros de las aves

El primer paso será aislar los pájaros infectados en jaulas individuales. Si permitimos que convivan ejemplares sanos con enfermos estaremos propiciando que todos nuestros pájaros sufran una infestación por ácaros.

El segundo paso será realizar una higiene exhaustiva de la jaula y la zona en la que viven. Lo más recomendable será lavar en el lavaplatos a altas temperaturas todos los instrumentos que utilicemos (jaulas y utensilios) y nos deshagamos de aquellos imposibles de limpiar (nidos, pelo de coco, elementos de madera...). También será muy importante limpiar con lejía y amoníaco el suelo, lavar a altas temperaturas las cortinas, etc. Finalmente deberás eliminar todos los productos utilizados para la higiene.

El siguiente paso será hacernos con productos para tratar a nuestros animales infectados. Ya hemos comentado con anterioridad que los ácaros han desarrollado resistencias contra productos que antes se mostraban eficaces. En cualquier comercio especializado (o en centros veterinarios) encontraremos productos para prevenir o eliminar los ácaros a precios muy asequibles. Los insecticidas en spray son los más habituales. Utilizaremos el spray en puertas y ventanas para prevenir su reaparición.

En este caso el asesoramiento por parte de nuestro veterinario será absolutamente imprescindible; pues ellos conocerán las características de los ácaros de la zona y tendrán conocimiento de los mejores productos. No olvidemos también que el especialista es la única persona capaz de diagnosticar que se trata realmente de ácaros. Un tratamiento inadecuado puede no solventar una infestación de ácaros en nuestras aves.

Para finalizar con todo este proceso deberemos mantener aislados a los pájaros en tratamiento unos 40 días hasta estar seguros de su correcta evolución.

Prevención de los ácaros en aves

Una vez tengamos garantía que nuestras aves están libres de parásitos y en un entorno desinfectado, podremos tomar algunas medidas preventivas. El polvo de sílice deshidrata a los ácaros. Esparcirlo por los lugares más recónditos disminuirá el peligro de que aparezcan de nuevo.

Si elaboramos trampas de cartón impregnadas con acaricidas, durante la noche los ácaros se refugiarán y morirán al contacto con el acaricida. Los piensos con aditivos acaricidas, hasta el momento se han mostrado ineficaces.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Tratamiento de ácaros en aves, te recomendamos que entres en nuestra sección de Desparasitación.