menu
Compartir

Bultos subcutáneos en gatos - Causas y qué hacer

 
Por Laura García Ortiz, Veterinaria especializada en medicina felina. 14 septiembre 2022
Bultos subcutáneos en gatos - Causas y qué hacer
Imagen: CVSF

Ver fichas de Gatos

Nuestros gatos pueden desarrollar bultos por su cuerpo al igual que nos ocurre a nosotros los humanos, pudiendo ser en algunos casos inofensivos mientras que otros bultos pueden ser malignos o potencialmente malignos pudiendo afectar a la calidad de vida de nuestros compañeros felinos debido a la debilidad general y al potencial de extensión que algunos bultos pueden tener. Cuando ocurren en el espacio subcutáneo se denominan bultos subcutáneos y pueden ser de diferente naturaleza, mientras que muchos son pequeños bultos de grasa o lipomas otros pueden ser resultado de infecciones, parasitaciones o tumores malignos que requieren de un rápido diagnóstico y tratamiento veterinario.

Continúa leyendo este artículo de ExpertoAnimal para conocer más sobre los principales 5 tipos de bultos subcutáneos en gatos, sus causas y qué hacer. No te pierdas los bultos grasos, los bultos inflamatorios, los bultos infecciosos, los bultos quísticos y los bultos neoplásicos.

Bultos de grasa o lipomas

Los bultos grasos en los gatos, también llamados lipomas, son unas masas de origen mesenquimal con un acúmulo de adipocitos o células grasas que se suelen desarrollar en el tejido subcutáneo. Generalmente estos bultos presentan una consistencia esponjosa, blanda y firme pudiendo aparecer en solitario o de forma múltiple y se pueden desplazar a la palpación.

Estos tumores son benignos pero deben ser eliminados a tiempo pues pueden crecer hasta el punto de llegar a incomodar al animal o comprometer ciertas estructuras orgánicas debido a su rápido crecimiento, pero en ningún caso tienen capacidad de producir metástasis a otras estructuras cercanas o lejanas.

Los gatos que presentan un mayor riesgo de desarrollar lipomas son los gatos mayores y castrados y se suelen ver más en la raza de gato siamés.

Tratamiento de los lipomas felinos

La cirugía de extirpación es la forma que tenemos que eliminar los lipomas en los gatos, se puede optar por su eliminación o por esperar si los lipomas se desarrollan en zonas donde no incomodan a los gatos ni se prevea que vaya a producir molestias en el futuro, pero siempre se vayan revisando en los chequeos de rutina que deben llevar los gatos en el centro veterinario.

Eso sí, deben tener en cuenta que cuanto más grande, mayor tejido de cicatrización tendrá el gato una vez operado y mayor tiempo de recuperación.

Bultos subcutáneos en gatos - Causas y qué hacer - Bultos de grasa o lipomas
Imagen: CVSF

Bultos inflamatorios

Los bultos inflamatorios en los gatos pueden ser resultado de muchas causas diferentes y se pueden desarrollar en este tipo de tejido como en el caso de los procesos alérgicos o urticaria. En estos casos se desarrollan bultos o habones inflamatorios por el cuerpo del gato y son resultado de la exposición de un agente que resulta alérgeno para el gato, estacional frecuentemente como el polen o no estacional como algunos productos irritantes, los ácaros o ciertos alimentos.

La paniculitis también puede producir bultos inflamatorios en los gatos y consiste en que la capa grasa bajo la piel de los gatos, es decir el tejido adiposo subcutáneo felino, se inflama. Esto ocurre generalmente en el lomo, en forma de nódulos simples o múltiples que son firmes o blandos y se mueven con facilitad midiendo entre pocos milímetros, hasta varios centímetros.

Puede ser resultado de golpes o traumatismos, así como de causas víricas o bacterianas y pueden excretar una secreción marrón o amarillenta sanguinolenta, formar úlceras y secarse formando costras una vez sanan.

Tratamiento de los bultos inflamatorios en gatos

Estos bultos inflamatorios se tratan dependiendo de la causa, requiriendo terapia inmunosupresora en caso de ser procesos alérgicos o con fármacos más específicos a la etiología en el caso de la paniculitis. Además, también podrá ser necesario tratamiento antiinflamatorio y tópico en algunos casos para controlar los síntomas de los bultos.

Bultos subcutáneos en gatos - Causas y qué hacer - Bultos inflamatorios

Bultos infecciosos

Los gatos también pueden sufrir bultos o nódulos relacionados con procesos infecciosos. Los bultos infecciosos más frecuentes son los abscesos, que se trata de acúmulos de pus que se encuentran encapsulados y contienen células defensivas muertas y bacterias degradadas. Sus causas suelen ser las mordeduras entre gatos por inoculación de agentes patógenos bacterianos de las bocas de los felinos bajo la piel.

En otras ocasiones se pueden producir bultos bacterianos secundarios a micobacterias, a actinomyces en heridas contaminadas o a nocardia. Otra etiología de los bultos infecciosos son los causados por hongos como los dermatofitos, los saprofitos oportunistas o el criptococcus.

Tratamiento de los bultos infecciosos en gatos

Los bultos infecciosos felinos se deben tratar con fármacos específicos al agente infeccioso. En el caso de las bacterias, lo ideal es realizar un cultivo y un antibiograma para encontrar el antibiótico más eficaz a la vez que prevenimos las tan preocupantes resistencias antibióticas.

En el caso de los hongos se deberá utilizar fármacos con potencial antifúngico seguros en gatos. Además, será recomendada la limpieza diaria de la zona y el uso de antisépticos.

Bultos subcutáneos en gatos - Causas y qué hacer - Bultos infecciosos

Bultos quísticos

Los bultos subcutáneos en los gatos en ocasiones están producidos por quistes que consisten en unos sacos o cavidades que se encuentran rellenas de líquido aunque también pueden aparecer bultos quísticos rellenos de aire. Se diferencian de otra serie de bultos como los que hemos ido comentando con anterioridad por ser muy blandos y móviles y no se adhieren a estructuras cercanas.

Tratamiento de los bultos quísticos en gatos

Los quistes en los gatos se tratan mediante su extirpación o aspiración una vez diagnosticados mediante una citología y descartado otras causas infecciosas, inflamatorias, grasas o neoplásicas. Al no ser procesos malignos ni molestos en general para los gatos se puede optar por esperar su evolución con el tiempo que generalmente es buena o retirarlos de forma sencilla en el centro veterinario.

Bultos malignos o neoplásicos

En el peor de los casos los bultos que presenta tu gato tienen un origen neoplásico maligno siendo producidos por tumores cutáneos como los siguientes:

  • Carcinoma de células basales: se trata del cáncer de piel más común en los gatos y que forman pequeños nódulos bajo la piel del gato generalmente en las zonas del dorso, pecho y parte superior de la cabeza que miden desde varios milímetros hasta 10 cm de diámetro. Suelen aparecer en los gatos de edad avanzada y la raza persa parece más susceptible. Te contamos más sobre el Cáncer de piel en gatos: síntomas y tratamiento, aquí.
  • Carcinoma de células escamosas: se trata de un tipo de cáncer asociado a la exposición a los rayos ultravioleta solares. Especialmente se da en los gatos blancos o poco pigmentados y se trata de un tumor maligno agresivo que se puede extender además de al tejido circundante a los nódulos linfáticos o los pulmones. Afecta a las áreas donde la piel está poco pigmentada o no hay mucho pelo. Al comienzo aparecen zonas rosadas que evolucionan a costras y bultos que se pueden ulcerar y sangrar.
  • Melanoma: este tumor es posiblemente el que más os suene pero también es el menos frecuente en la especie felina. Se pueden desarrollar en cualquier parte del cuerpo del gato, incluso en el interior de su boca y suelen generar una expansión de las áreas pigmentadas que pueden producir bultos y sangrar.
  • Mastocitoma: el tumor de los mastocitos aparece en forma de pequeños bultos o nódulos de pequeño tamaño. Es frecuente que puedan aparecer en las patas, abdomen o escroto de los machos. El gran problema es que estos tumores pueden producir metástasis con mayor frecuencia que otros bultos neoplásicos subcutáneos en gatos afectando a otras localizaciones orgánicas de nuestro pequeño felino y repercutiendo gravemente en su salud.

Tratamiento de los bultos neoplásicos en gatos

Los bultos tumorales en los gatos se deben tratar rápidamente pues pueden llegar a provocar graves consecuencias en la salud de tu pequeño felino. El tratamiento generalmente consiste en el uso de técnicas quirúrgicas de extirpación así como protocolos de quimioterapia dependiendo del tipo de tumor. En algunos casos estos tumores también se pueden tratar con técnicas como crioterapia, electroquimioterapia o radioterapia.

Quizás te interese echarle un vistazo al siguiente artículo sobre el Cáncer en gatos: tipos, síntomas y tratamiento de ExpertoAnimal.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Bultos subcutáneos en gatos - Causas y qué hacer, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas de la piel.

¿Tienes contratado el Seguro de Responsabilidad Civil obligatorio para perros? Consiguelo al mejor precio rellenando el formulario con tus datos y los de tu mascota haciendo clic en este botón:

Bibliografía
  • Harvey, A., Tasker, S. (Eds). (2014). Manual de Medicina Felina. Ed. Sastre Molina, S.L. L ́Hospitalet de Llobregat, Barcelona, España.
  • Almela, R. M. (2014). Dermatología clínica en perros y gatos. IC Editorial

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
Bultos subcutáneos en gatos - Causas y qué hacer
Imagen: CVSF
Imagen: CVSF
1 de 4
Bultos subcutáneos en gatos - Causas y qué hacer

Volver arriba