Compartir

¿Cómo se reproducen los gatos?

 
Por María Besteiros, Auxiliar técnico veterinario y peluquera canina y felina. 7 octubre 2019
¿Cómo se reproducen los gatos?

Ver fichas de Gatos

Los gatos son unos animales bien conocidos por las características de su ciclo reproductivo y la gran cantidad de gatitos que pueden traer al mundo en poco tiempo. Sin embargo, ¿cómo sucede exactamente el apareamiento? ¿Existe una época de camadas de gatos establecida?

En este artículo de ExpertoAnimal veremos los detalles de cómo se reproducen los gatos. De esta manera, podemos implementar las medidas oportunas para evitar gestaciones no deseadas en nuestros hogares, muy importantes porque la actual sobrepoblación felina tiene como consecuencia que no todos los gatitos que nacen tengan un hogar responsable. Y si no convivimos con estos animales y simplemente queremos saber cómo se aparean los gatos para ampliar nuestros conocimientos, en esta completa guía hablaremos del ciclo reproductivo desde el inicio hasta el final.

También te puede interesar: ¿Cómo saber si mi cobaya está en celo?

El celo de las gatas

La reproducción de los gatos comienza con el celo. El celo es el nombre que se le da al período fértil de las gatas. Estas son lo que se conoce como poliéstricas estacionales, lo que quiere decir que durante los meses de mayor incidencia de luz solar las gatas van a entrar en celo. Lo notaremos por síntomas como maullidos muy insistentes, agudos y en tono alto, frotamientos contra objetos o nuestras piernas, eliminaciones de orina fuera del arenero, cambios de comportamiento, etc.

Estos signos se repetirán aproximadamente durante una semana seguida. Si no se produce la fecundación, unos 10-15 días después, la gata entrará de nuevo en celo, y así durante todos los meses con luz suficiente. El primer celo de las gatas puede presentarse entre los cinco y los siete meses de edad y continuará toda su vida. Consulta el siguiente artículo para saber más sobre la duración de este periodo: "¿Cuánto dura el celo de una gata?".

El celo de los gatos

Los gatos machos no tienen propiamente un período de celo. Desde que alcanzan la madurez sexual, a partir de los 7-9 meses de media, reaccionarán en cuanto detecten una gata en celo. Estas van a emitir unas feromonas inapreciables para nosotros, pero irresistibles para ellos. Así, los gatos machos estarán nerviosos, marcarán con orina e intentarán fugarse. Si consiguen llegar a una gata es posible que se encuentren con otros machos. En estas situaciones son habituales las peleas, que incluso producen lesiones de gravedad.

Además, es una situación de riesgo para el contagio de enfermedades como la inmunodeficiencia o la leucemia felina. Por lo tanto, si convivimos con un gato macho entero, en cualquier momento de su vida podrá fugarse tras una gata en celo, además de orinar por toda la casa.

Si se produce el encuentro entre un gato y una gata durante el periodo de celo, la reproducción seguirá su curso. En el siguiente apartado vemos con más detalle cómo se aparean los gatos.

Reproducción de los gatos: la monta

Solo podremos ver cómo se reproducen los gatos cuando las hembras están en celo. Fuera de este período no se registra actividad sexual en esta especie. No debemos asimilar su comportamiento al de los humanos. Cuando una gata en celo y un gato se encuentran, tiene lugar la monta pero, ¿cómo es la monta de gatos?

El macho se situará por detrás de la hembra y la sujetará por el pellejo de la nuca, como hacen las madres con sus gatitos. La gata receptiva va a facilitar el acceso a sus genitales. El gato introduce su pene y, al retirarlo, desencadena el estímulo necesario para que se produzca la ovulación. Esto es imprescindible porque la gata tiene una ovulación inducida. Esto explica que el pene del gato se encuentre recubierto de las denominadas espículas. Estas, al retirar el pene tras la cópula, salen a contrapelo, provocando ese impulso doloroso que hace salir a los óvulos. De esta forma, los espermatozoides aportados por el macho pueden fecundarlos. Es así como se produce la fecundación y, por ello, la reproducción en gatos produce dolor en las hembras. Así mismo, debido precisamente a las características de todo el proceso de reproducción, los gatos hacen mucho ruido cuando se aparean.

Es normal que varios gatos copulen con la misma gata durante el periodo de celo, haciendo que geste en un mismo embarazo gatitos de distintos padres.

¿Cómo se reproducen los gatos? - Reproducción de los gatos: la monta

El embarazo de la gata

Visto cómo se reproducen los gatos, una vez la gata queda gestante, los futuros gatitos se van a desarrollar en su útero. El útero de las gatas posee dos zonas alargadas que se denominan cuernos uterinos y es en ellos donde se van a distribuir los embriones. Estos se desarrollan a lo largo de unas nueve semanas, ya que la duración del embarazo de la gata se sitúa en unos 63 días.

A pesar de las importantes modificaciones que se están sucediendo en su interior, normalmente no detectaremos síntomas en la gata embarazada casi hasta las últimas semanas, poco antes del parto. Por eso, si nuestra gata está entera y ha tenido la posibilidad de encontrarse con gatos, debemos acudir al veterinario para confirmar o descartar una gestación. En caso afirmativo, este profesional nos pautará unas visitas de seguimiento y nos indicará los cuidados necesarios para esta etapa, ya que, como mínimo, hay que cambiar la alimentación. También nos explicará cómo debemos actuar en el parto. En general, las gatas paren sin incidencias, solas y durante la noche, pero está bien que nos informemos sobre las posibles complicaciones.

Hacia las últimas semanas de gestación, el síntoma más evidente será el vientre abultado y el aumento de tamaño de las mamas. Así mismo, el comportamiento de la gata embarazada también puede verse modificado, mostrándose más cariñosa o, por contra, más arisca. No te pierdas este artículo para conocer todos los detalles del embarazo en gatas: "El embarazo de una gata semana a semana".

¿Cómo se reproducen los gatos? - El embarazo de la gata

El nacimiento de los gatos

Para completar la reproducción de los gatos es preciso que se lleve a cabo el nacimiento. Como decíamos, las gatas acostumbran a parir sin ningún tipo de ayuda, en el nido que han preparado durante la gestación y, en general, por la noche. En el caso de gatas gestantes caseras, es conveniente vigilarlas para comprobar que el parto sucede sin problemas o para llamar al veterinario en caso de emergencia. Ahora bien, ¿cuáles son los síntomas de parto en gatas? Expulsión del tapón mucoso, que puede suceder días antes del parto, nerviosismo cuando el parto es inminente, contracciones, búsqueda el nido y, finalmente, el nacimiento del primer gatito. Normalmente, el parto tiene una duración de 2-3 horas, naciendo los gatitos en intervalos de 30 minutos como máximo entre uno y otro. No obstante, no todos los partos son iguales, por ello es importante consultar con el veterinario en caso de duda. Para saber cómo nacen los gatos con más detalle e, incluso, ver un vídeo de un nacimiento, no te pierdas este otro artículo: "¿Cómo nacen los gatos?".

Las gatas parirán unos cinco gatitos por camada y se alimentarán de leche materna exclusiva durante las primeras semanas de vida. Con quince días es recomendable administrarles desparasitación interna si se trata de una camada nacida en un hogar. A partir de las 3-4 semanas es posible ofrecerles alimentos sólidos adecuados a su edad, pero deben continuar tomando leche de la madre. Jamás se debe separar a la familia antes de las ocho semanas, ya que este período sensible es muy importante que lo pasen juntos debido a que ayuda a prevenir problemas de conducta en el futuro. Con ocho semanas pueden recibir su primera vacuna.

En unos meses estos pequeños madurarán sexualmente, lo que quiere decir que ya tendrán la capacidad de reproducirse. También hay que tener en cuenta que la gata puede volver a entrar en celo aun amamantando a sus crías.

La esterilización en gatos

Una vez conocido al detalle cómo se aparean los gatos, notaremos que son una especie prolífica. Una gata puede tener hasta tres camadas al año de unos cinco gatitos, que también van a poder reproducirse en pocos meses. Esto hace que abunden los gatos y que haya más que hogares dispuestos a cuidarlos.

Por mucho que se insista en su independencia, lo cierto es que son animales domesticados que tenemos la obligación moral de cuidar. Los gatos sin hogar mueren mucho antes y están expuestos a enfermedades, maltratos, atropellos, envenenamientos, hambre, frío y barbaridades de humanos sin escrúpulos. Para evitar estas terribles consecuencias, reducir el número de gatitos que nacen forma parte de una tenencia responsable.

La esterilización de gatos es la medida recomendada en la actualidad. Evita que los gatos se reproduzcan, desaparece cualquier síntoma de celo y, además, protege de patologías relacionadas con hormonas sexuales como los tumores mamarios o la piómetra. La operación consiste en la extracción del útero y de los ovarios en las hembras, aunque pueden retirarse solo los ovarios, y los testículos en los machos. Puede hacerse antes del primer celo. El veterinario nos informará con detalle.

En el siguiente vídeo mostramos los cuidados más importantes para gatos esterilizados.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Cómo se reproducen los gatos?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Celo.

Bibliografía
  • Morris, Desmond. (1994). Observe a su gato. Barcelona. Plaza Janés.

Escribir comentario sobre ¿Cómo se reproducen los gatos?

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?

¿Cómo se reproducen los gatos?
1 de 3
¿Cómo se reproducen los gatos?

Volver arriba