Compartir

Diclofenaco para gatos - Dosis, usos y efectos secundarios

 
Por María Besteiros, Auxiliar técnico veterinario y peluquera canina y felina. 23 octubre 2020
Diclofenaco para gatos - Dosis, usos y efectos secundarios

Ver fichas de Gatos

El diclofenaco es un principio activo que, además de en la medicina veterinaria, también se emplea en la humana, por eso no es extraño que se encuentre diclofenaco en los botiquines caseros. Es un fármaco que se utiliza para controlar determinados trastornos que causan dolor e inflamación. Por ello, muchas son la personas que se preguntan si pueden administrar este fármaco a su felino en caso de sufrir algún proceso inflamatorio.

En este artículo de ExpertoAnimal hablaremos del diclofenaco para gatos y de los problemas que se pueden derivar de su administración si se lo damos a nuestro gato por nuestra cuenta. No olvides que solo el veterinario puede recetar medicamentos.

También te puede interesar: Diclofenaco para perros - Dosis y usos

¿Qué es el diclofenaco?

El diclofenaco es un principio activo que pertenece al grupo de los antiinflamatorios no esteroideos o AINE. Quizás el nombre de diclofenaco no resulte muy familiar, pero su denominación comercial es mucho más conocida, ya que el diclofenaco sódico es el principio activo de medicamentos de uso extendido como son el Voltarén y el Voltadol, que se pueden encontrar en formato pastillas, inyectable, en crema o en gel. Estas últimas no son presentaciones empleadas en veterinaria por razones obvias. El diclofenaco también se encuentra en colirio.

En ningún caso hay que dar diclofenaco para gatos por nuestra cuenta, aunque lo tengamos en casa, a nosotros nos haya ido bien o nos parezca que no tiene ningún efecto secundario. Las consecuencias pueden ser fatales, como veremos.

Diclofenaco para gatos - Dosis, usos y efectos secundarios - ¿Qué es el diclofenaco?
Imagen: quefarmacia.com

Usos del diclofenaco para gatos

El diclofenaco se emplea para controlar el dolor, sobre todo el que originan trastornos a nivel articular u óseo, como puede ser una enfermedad articular degenerativa, que será más habitual en los gatos de edad avanzada. También se receta para algunas patologías oculares, como queratitis o blefaritis, en las que hay una inflamación. Por supuesto, en su formato en colirio, que es la única presentación que puede emplearse a nivel ocular. Posee también un efecto antiinflamatorio, como AINE que es, y antipirético, es decir, contra la fiebre.

En gatos puede ser difícil valorar el grado de dolor, ya que son animales que tienden a ocultar sus síntomas. Podemos notar cambios sutiles, como que deje de subirse a lugares elevados. Cualquier modificación en su comportamiento o, por supuesto, signos como comer o autoacicalarse menos, son motivo de consulta veterinaria. No debe dejarse pasar, primero porque cualquier enfermedad detectada en el inicio tiene mejor pronóstico, pero, también, porque la calidad de vida pasa por no experimentar dolor. En ningún caso debemos darle diclofenaco sin la aprobación del veterinario. Hay que acudir al veterinario.

Dosis de diclofenaco para gatos

Insistimos en que solo el veterinario puede recetar fármacos a nuestro gato. Es el único profesional capacitado para diagnosticar y medicar. En el caso de los gatos y los AINE, una dosificación correcta y un seguimiento adecuado resultan fundamentales para evitar efectos secundarios de gravedad. Para cada AINE existen rangos de dosis que se consideran seguras. El veterinario, en función de las características de cada caso, escogerá la dosis exacta dentro de esos parámetros de seguridad.

En este tipo de fármacos siempre se busca la dosis mínima que consiga el alivio del dolor que se pretende. Hay que seguir escrupulosamente las recomendaciones del veterinario en cuanto a dosificación, frecuencia y tiempo de administración. Este tipo de fármacos antiinflamatorios para gatos pueden darse con la comida o justo después. No le des diclofenaco a tu gato por tu cuenta tan solo reduciendo la dosis que usas tú, acude a la clínica veterinaria y sigue las pautas del profesional. Entonces, ¿qué medicamentos se le puede dar a un gato para el dolor? Nuevamente, el que el veterinario considere más oportuno en función de la causa que provoca ese dolor. Si lo que quieres es intentar calmar el dolor a un gato mientras acudes a la clínica, puedes poner calor en la zona afectada usando una bolsa de agua caliente u otro antiinflamatorio natural para gatos que no sea nocivo.

Contraindicaciones del diclofenaco para gatos

Los gatos son muy sensibles a los AINE, por eso deben administrarse con cuidado y no podemos, en ningún caso, dar diclofenaco por nuestra cuenta. Hay que extremar las precauciones sobre todo en aquellos ejemplares de edad avanzada o que ya presentan alguna patología, como puede ser la enfermedad renal. De la misma manera, si el gato está ya tomando algún fármaco y el veterinario lo desconoce, hay que comunicárselo para prevenir posibles interacciones entre fármacos que pudieran resultar perjudiciales. En la actualidad existen distintos fármacos con el mismo efecto que el diclofenaco que pueden utilizarse en gatos, consiguiendo mejorar su estado con eficacia y seguridad. Aunque el uso de estos medicamentos es seguro en esta especie, igualmente solo podemos administrarlos si nos los ha recetado el veterinario, ya que es necesario examinar al gato y obtener un diagnóstico antes de pensar en medicar.

Diclofenaco para gatos - Dosis, usos y efectos secundarios - Contraindicaciones del diclofenaco para gatos

Efectos secundarios del diclofenaco para gatos

El diclofenaco en gatos puede llegar a causar alteraciones de gravedad, pues provoca efectos adversos, sobre todo a nivel gastrointestinal. Los más comunes son la gastritis y las úlceras, pero también se puede producir daño hepático y renal, causando una insuficiencia aguda, que incluso llega a provocar la muerte. Los síntomas más habituales que podremos detectar tras la administración de diclofenaco son los siguientes:

  • Náuseas y vómitos que pueden contener sangre.
  • Pérdida del apetito, el gato deja de comer.
  • Diarrea.
  • Depresión y letargo.
  • Modificaciones en la ingesta de agua y en la eliminación de orina.
  • Descoordinación y otras alteraciones a nivel neurológico.
  • Deposiciones de color negro.
  • Coloración amarillenta de la piel y las mucosas.
  • Problemas respiratorios.
  • Coma.

Si detectamos cualquiera de estos síntomas en nuestro gato tras haberle dado diclofenaco, hay que acudir de inmediato al veterinario.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Diclofenaco para gatos - Dosis, usos y efectos secundarios, te recomendamos que entres en nuestra sección de Medicamentos.

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?

Diclofenaco para gatos - Dosis, usos y efectos secundarios
Imagen: quefarmacia.com
1 de 3
Diclofenaco para gatos - Dosis, usos y efectos secundarios

Volver arriba