Las enfermedades más frecuentes del yorkshire terrier

Las enfermedades más frecuentes del yorkshire terrier

Existen distintos problemas de salud que pueden afectar a un yorkshire terrier y es que, de igual modo que ocurre con la mayoría de perros de raza, el "yorkie" tiene cierta predisposición a padecer diversas enfermedades genéticas. Tanto si tienes un yorkshire terrier anciano como un cachorro, este artículo te ayudará a conocer las enfermedades congénitas del yorkshire terrier que se presentan con más frecuencia. Es imprescindible para detectarlas a tiempo.

No olvides que si tu perro padece alguna de estas patologías en ningún caso deberás permitir que se reproduzca, ya que puede provocar que los cachorros también las sufran. Descubre a continuación en ExpertoAnimal las enfermedades más frecuentes del yorkshire terrier:

Enfermedades de la raza yorkshire terrier más frecuentes

A continuación te mostraremos las enfermedades que se presentan de forma habitual en la raza y que, en ocasiones, están relacionados también con una crianza irresponsable:

  • Displasia de retina: es un desarrollo anormal de la retina y generalmente causa discapacidad visual o ceguera. Existen tres formas y, desafortunadamente, no se conoce realmente cómo afecta a la visión del perro la forma 1. No existe tratamiento.
  • Entropión: esta enfermedad ocular provoca que el párpado del perro se doble hacia adentro, irritando el ojo y hasta provocando discapacidad visual grave. Se corrige quirúrgicamente cuando el perro es adulto.
  • Derivación portosistémica: generalmente aparece cuando el perro es aún un cachorro y se trata de un defecto en la circulación del hígado, provocando que la sangre pase a la vena cava sin haberse filtrado y una intoxicación del perro, que además puede generar problemas neurológicos. Para el tratamiento se requiere cirugía.
  • Colapso traqueal: consiste en un estrechamiento de la tráquea que causa en el perro tos seca. Generalmente aparece tras el ejercicio físico o ante la ingesta de agua o comida. Es muy frecuente en perros "tacita de té". Se puede controlar con el uso de medicación.
  • Luxación patelar: se trata de un desplazamiento de la rótula y puede estar provocado por una malformación. En ocasiones puede volver a colocarse en el mismo sitio, pero en otras deberá ser recolocada por el veterinario. A la larga, la luxación patelar puede provocar osteoartritis, por los cambios articulares. Dependiendo de la gravedad del caso, el perro puede requerir cirugía.

Al margen de estas enfermedades que hemos mencionado, el yorkshire terrier también es susceptible a padecer las siguientes patologías, generalmente con una menor incidencia:

  • Hidrocefalia: esta patología provoca que el líquido cefalorraquídeo se acumule en las cavidades del cerebro, provocando movimientos anormales, convulsiones, problemas de visión y dolor evidente entre otros. Generalmente se emplea medicación aunque puede ser necesario un drenaje.
  • Atrofia progresiva de retina: se refiere a un deterioro de la retina y aunque generalmente aparece cuando el perro es anciano, en algunos casos puede darse antes. No existe tratamiento.
  • Cataratas: esta enfermedad provoca la opacidad de la lente del ojo del perro generando discapacidad visual y hasta ceguera. Se puede extirpar mediante cirugía.
  • Queratoconjuntivitis seca: se trata de una producción deficiente de lágrimas que provoca sequedad en el ojo. Más adelante puede aparecer irritación, úlceras, cicatrices y hasta ceguera. Se puede controlar manteniendo la humedad del ojo.
  • Alopecia: se trata de un tipo de alopecia concreta en perros que tienen un patrón de pelaje concreto, como es el caso del yorkshire. El pelo crece desigual y aparece pérdida de cabello. Mediante un tratamiento periódico a base de enjuagues hidratantes, uso de fármacos y champús para controlar la rotura del pelo se puede controlar.
  • Hipotricosis congénita: es otro problema de la piel del perro. Consiste en una pérdida de pelaje debido a la falta de folículos capilares. Pueden verse afectados los dientes o las glándulas sudoríparas y es permanente.
  • Criptorquidia: se conoce también como "retención de los testículos" y ocurre cuando los testículos no bajan del abdomen hasta el escroto. Si a los 6 meses un perro macho no muestra testículos, nos encontraremos ante una criptorquidia. Requiere castración.
  • Síndrome de Cushing: también conocido como "hiperadrenocorticismo", consiste en un transtorno endocrino por un exceso de cortisol. Afecta al metabolismo y a la conducta del perro. Se puede tratar quirúrgicamente si existe un tumor o bien mediante el uso de medicación para controlar el cortisol.
  • Enfermedad de Legg-Calvé-Perthes: aparece en perros cachorros o jóvenes de razas pequeñas y provoca una degeneración o necrosis de la cabeza del fémur. El perro que lo padece tiene dolores fuertes y cojera.
  • Síndrome de Shaker: se puede identificar mediante un temblor general del cuerpo y suele manifestarse en perros jóvenes. Provoca dificultad para caminar y se puede tratar mediante farmacología concreta.
  • Conducto arterioso permeable: afecta con mayor incidencia a perras hembras y provoca que la sangre circule de forma innecesaria por el corazón, pudiendo causar insuficiencia cardíaca terminal. Requiere cirugía pronta, durante las primeras 24 o 48 horas de vida del cachorro.
  • Urolitiasis: es también conocida como "piedras" o "cálculos" que se forman al cristalizarse la orina. Generalmente causa una infección bacteriana y se puede requerir el uso de medicación y cirugía.

Enfermedades de los perros yorkie poco frecuentes

Finalmente mencionaremos dos enfermedades menos habituales pero también presentes en la raza, según el consenso entre veterinarios e investigadores:

  • Distrofia corneal: es una anomalía que afecta a la córnea, generalmente a ambas, y que provoca úlceras crónicas o recurrentes. Dependiendo del tipo, el perro puede necesitar medicación o cirugía para tratarlo.
  • Seno dérmico: está causado por una malformación durante el desarrollo del embrión que provoca una hendidura en la espalda, donde se acumula sebo, células muertas y pelo, provocando una infección y dolor. Se requiere extirpación quirúrgica.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Las enfermedades más frecuentes del yorkshire terrier, te recomendamos que entres en nuestra sección de Enfermedades hereditarias.

Bibliografía
  • UPEI - University of Prince Edward Island