menu
Compartir

Mi gato tiembla - Causas y qué hacer

 
Por Carla Moreira, Veterinaria. 8 mayo 2023
Mi gato tiembla - Causas y qué hacer

Ver fichas de Gatos

Cuando nos encontramos ante un gato que tiembla, es normal que nos preguntemos qué le puede estar pasando y si es normal en determinadas situaciones. En general, podemos afirmar que esto es una señal de que algo no está bien. Los temblores en gatos pueden ser causados por varios factores, tanto emocionales (estrés o ansiedad) como físicos (debilidad muscular, fatiga física o enfermedad). Sin embargo, no se pueden analizar de forma aislada y se deben investigar otros síntomas.

Algunos tipos de temblores se eliminan fácilmente, como los provocados por el frío o el hambre. Otros pueden indicar enfermedades graves, como problemas neurológicos o infecciones. Lo más importante es pedir ayuda cuando el animal no goza de buena salud, consultando a un veterinario lo antes posible. En este artículo de ExpertoAnimal explicaremos por qué tu gato tiembla y qué hacer en cada caso.

Dolor

¿Qué significa cuando un gato tiembla? Son varias las causas detrás de este síntoma y el dolor es una de las más habituales. El dolor puede desencadenar trastornos importantes para la salud del gato, ya que ocurre con procesos fisiopatológicos que involucran mecanismos como la liberación de adrenalina, aumento de glucosa en sangre y otros procesos que generan la sensación de dolor. Todas estas sustancias liberadas en el torrente sanguíneo pueden provocar temblores en todo el cuerpo del animal y, por ello, es habitual ver a un gato temblando de dolor.

Si tu gato tiembla cuando lo acaricias debes tener en cuenta que es posible que estés tocando una zona que le duele, por lo que deberás fijarte en si manifiesta otros signos de dolor para acudir al veterinario con toda la información. El gato suele manifestar su dolor de forma diferente al perro. Mientras los perros vocalizan, los gatos se esconden. Algunos animales pueden manifestar dolor con cambios de conducta, como apatía, pérdida de apetito, vocalización, aislamiento, lamido excesivo de la zona lesionada, conducta higiénica reducida y mayor agresividad. Además, algunos gatos muestran expresiones faciales como cejas fruncidas y ojos entrecerrados. Pueden permanecer acurrucados, con las manos escondidas debajo de la barbilla. Descubre todas las señales aquí: "Signos de dolor en gatos".

¿Qué hacer?

En este caso, es fundamental visitar al veterinario porque deberá encontrar la causa que está provocando ese dolor y tratarla. Puede ser un traumatismo, una infección...

Frío

A pesar de ser peludos, los gatos sienten frío igual que nosotros. Cuando están despiertos, buscan lugares más cálidos para refugiarse. Sin embargo, durante el sueño pueden tener frío y no despertarse inmediatamente, por lo que podemos ver al gato tiritando de frío como defensa corporal.

¿Qué hacer?

Sin duda, si el frío es la causa que explica por qué tiembla tu gato, deberás proporcionarle un lugar cómodo y cálido para descansar, así como mantas en sus lugares de descanso. Por otro lado, las razas sin pelo pueden necesitar ropa de abrigo para soportar las bajas temperaturas durante todo el día.

Aunque esta es la causa más habitual, existen otros motivos que explican Por qué un gato tiembla cuando duerme, como explicamos en este otro post.

Mi gato tiembla - Causas y qué hacer - Frío

Hipoglucemia

Es posible que el gato esté tiritando debido a la hipoglucemia, que no es más que una baja cantidad de azúcar en la sangre. Esta condición puede deberse a una enfermedad o simplemente a que no ha comido durante mucho tiempo. Si se debe a un ayuno prolongado, el temblor se resuelve fácilmente alimentando al gato. En caso de enfermedades como la diabetes, el animal debe ser tratado correctamente y lo antes posible.

En las hipoglucemias leves, el gato presentará ansiedad, temblores y debilidad, pero cuando la glucosa en sangre desciende de manera drástica o rápida, se presentan signos más graves, como convulsiones, coma y muerte. En los gatitos, la hipoglucemia puede llegar a ser muy grave y llevar al animal a la muerte. Por lo tanto, ten cuidado con los gatitos muy jóvenes y verifica que estén amamantando con la frecuencia correcta. Los cachorros más grandes deben alimentarse varias veces al día para evitar el ayuno durante períodos prolongados.

¿Qué hacer?

El tratamiento puede variar en función de la causa. Como hemos dicho, en los casos más leves es posible solucionarla mediante una alimentación adecuada, racionada en varias tomas durante el día. Sin embargo, en aquellos más graves será necesario, incluso, hospitalizar al gato para administrarle suero por vía intravenosa, además de otros tratamientos. Hablamos de ello en este artículo: "Hipoglucemia en gatos - Síntomas y tratamiento".

Miedo o estrés

Cualquiera que haya llevado alguna vez un gato al veterinario conoce bien los escalofríos que puede manifestar debido al miedo que experimenta. Durante una situación estresante, el cuerpo libera adrenalina, que activará varios mecanismos de defensa, actuando directamente sobre las fibras musculares y haciendo que los músculos se contraigan. Esta tensión muscular involuntaria es una de las responsables del temblor, y por ello nos encontramos al gato temblando de miedo.

¿Qué hacer?

Lo más importante es encontrar la causa que está provocando ese miedo en el gato. Si, como hemos dicho, es la visita al veterinario, se puede intentar trabajar la relajación en el transportín para que durante el trayecto vaya más tranquilo. No obstante, existen otros muchos motivos que pueden provocar miedo a un minino, como la llegada de visitas desconocidas, experiencias traumáticas en caso de que nuestro gato acabe de llegar a casa o un castigo mal aplicado. En el artículo "Mi gato es muy miedoso" hablamos de todo ello y explicamos cómo tranquilizarlo. Además, compartimos un vídeo con música relajante para gatos:

Enfermedades neuromusculares

Si a tu gato le tiemblan las patas, podría sufrir un trastorno neuromuscular. Este tipo de enfermedades tienen diferentes causas y pueden manifestarse de manera muy similar. Un síntoma muy común es el temblor muscular, especialmente en las extremidades. Por ello, en estos casos es normal observar que el gato tiembla y no puede caminar ni correr.

¿Qué hacer?

Es preciso acudir al veterinario lo antes posible, ya que son enfermedades complejas que deben ser tratadas con la orientación del especialista.

Intoxicaciones

Los gatos pueden intoxicarse con medicamentos, plantas e insecticidas. Cuando sufren una intoxicación, pueden presentar, dependiendo de la sustancia ingerida, vómitos, diarrea, anorexia, heces y orina sanguinolentas, convulsiones, temblores y ataxia. Los medicamentos como el ibuprofeno, el paracetamol y la aspirina deben evitarse en esta especie debido al alto potencial de intoxicación.

Los organofosforados se utilizan para el control de pulgas, garrapatas y piojos, tanto en animales como en el medio ambiente. En estos casos, la intoxicación generalmente ocurre por vía dérmica u oral, y puede provocar síntomas como temblores, inquietud, salivación, vómitos, diarrea, dolor abdominal y micción frecuente, entre otros.

¿Qué hacer?

La rápida actuación es clave en muchas de las intoxicaciones, ya que si no se tratan pueden acabar con la vida del animal. Por ello, es importante acudir cuanto antes al centro veterinario. Provocar el vómito puede ser contraproducente debido a que, en función de la sustancia que haya provocado la intoxicación, podría dañar aún más el aparato digestivo.

La fluidoterapia y el lavado de estómago suelen ser los tratamientos más habituales, pero todo depende del producto que haya producido la intoxicación. Hablamos de ello en este artículo: "Intoxicaciones en gatos - Síntomas y tratamientos".

Fiebre

La fiebre es la respuesta del organismo ante una infección, por tanto, si su temperatura es más elevada de lo habitual, quiere decir que su salud se está viendo comprometida. Entre los síntomas de fiebre en gatos encontramos los temblores y escalofríos, la falta de apetito, la debilidad generalizada y notar la nariz más caliente de lo normal. Así mismo, es posible observar otros signos que dependerán del patógeno causante de la infección, como por ejemplo que el gato tiembla y vomita o tiene diarrea.

¿Qué hacer?

Si tu gato tiembla porque tiene fiebre, se deberá encontrar la causa que está provocando ese aumento de la temperatura corporal para poder tratarla. Dado que las infecciones son las principales causantes, en general se administran medicamentos antiinflamatorios, analgésicos y/o antibióticos. Únicamente el veterinario puede recetarlos, de manera que es preciso acudir a la clínica.

Mi gato tiembla - Causas y qué hacer - Fiebre

Espasmos musculares

El espasmo muscular es una contracción involuntaria sostenida de las fibras musculares en respuesta a una lesión o inflamación. Puede ocurrir por una variedad de razones, como un traumatismo repentino o extensión de la columna vertebral o de los músculos y tejidos que la sostienen. Con eso, podemos decir que los espasmos musculares no son normales en los gatos, siendo un claro indicio de que algo no funciona correctamente en el organismo del animal.

¿Qué hacer?

Nuevamente, es preciso encontrar la causa que provoca los espasmos y, por ende, los temblores en el gato para poder tratarla correctamente.

Ahora que conoces las principales causas de los temblores en gatos, si observas este síntoma no dudes en visitar a un veterinario para que realice un diagnóstico y establezca el mejor tratamiento.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Mi gato tiembla - Causas y qué hacer, te recomendamos que entres en nuestra sección de Otros problemas de salud.

¿Tienes contratado el Seguro de Responsabilidad Civil obligatorio para perros? Consiguelo al mejor precio rellenando el formulario con tus datos y los de tu mascota haciendo clic en este botón:

Bibliografía
  • Viana, D. A. M. et al0 (2018).. Evaluación del dolor felino: una breve revisión. Anales del 10º Salón Internacional de Enseñanza, Investigación y Extensión – SIEPE, Universidad Federal de la Pampa. Disponible en https://guri.unipampa.edu.br/uploads/evt/arq_trabalhos/16183/seer_16183.pdf. Consultado el 28/04/2023.
  • Araújo, M. C. R. (2017). Intoxicación por drogas en felinos. Universidad Federal de Rio Grande do Sul. Disponible en https://www.lume.ufrgs.br/bitstream/handle/10183/175321/001065519.pdf?sequence=1. Consultado el 28/04/2023.

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
Mi gato tiembla - Causas y qué hacer
1 de 3
Mi gato tiembla - Causas y qué hacer

Volver arriba