menu
Compartir

Mi perro hace como que traga saliva constantemente - Causas

 
Por María Besteiros, Auxiliar técnico veterinario y peluquera canina y felina. 14 junio 2021
Mi perro hace como que traga saliva constantemente - Causas

Ver fichas de Perros

En ocasiones podemos notar que nuestro perro traga saliva muchas veces seguidas. Este gesto es posible que se vea acompañado de babeo, ruidos y movimientos del abdomen que pueden ser consecuencia de náuseas y es probable que acabe vomitando.

Los perros tienen facilidad para vomitar, por lo que no siempre que descubramos esta situación será indicativa de una enfermedad. Cuando un perro hace como que traga saliva constantemente puede deberse a más trastornos que sí necesitarán atención veterinaria. Los repasamos en este artículo de ExpertoAnimal. ¡Toma nota!

1. Rinitis y sinusitis

La rinitis es una infección nasal que puede propagarse hacia los senos, caso en el que se denomina sinusitis. Los signos clínicos que originan ambas enfermedades son estornudos, secreción nasal espesa con mal olor y náuseas por el goteo posnasal que se produce, es decir, la secreción que pasa de la nariz hacia la boca es lo que lleva a que el perro haga como que traga saliva constantemente.

Hay varias causas que pueden desencadenar rinitis y sinusitis, como los virus, bacterias, hongos o sobre todo en los ejemplares de edad más avanzada, los tumores o las infecciones en los dientes. Por lo tanto, un cuadro como el descrito debe hacernos acudir al veterinario, ya que es necesario prescribir un tratamiento.

2. Cuerpos extraños

Con la denominación de cuerpos extraños hacemos referencia a objetos como fragmentos de huesos, astillas, anzuelos, pelotas, juguetes, espigas, cuerdas, etc. Cuando se quedan alojados en la boca, en la garganta o en el esófago, podemos notar que nuestro perro hace como que traga saliva continuamente y se relame los labios, parece ahogarse, hipersaliva, no cierra la boca, se la frota con las patas o contra objetos, está muy inquieto o le cuesta tragar.

Es importante acudir al veterinario, pues cuanto más tiempo permanezca un cuerpo extraño alojado en el cuerpo, mayor es el riesgo de complicaciones e infecciones. Además, en algunos casos el perro podría llegar a ahogarse. Tan solo deberemos intentar extraer nosotros mismos un cuerpo extraño si lo visualizamos entero y tenemos un buen acceso. De lo contrario, corremos el riesgo de agravar la situación. En cualquier caso, nunca hay que tirar de objetos punzantes para evitar desgarros y lesiones.

3. Faringitis

Se trata de la inflamación de la garganta, siendo habitual que afecte tanto a la faringe como a las amígdalas. Es frecuente que estas enfermedades aparezcan asociadas a infecciones bucales o respiratorias. En estos casos notaremos que el perro hace como que traga saliva constantemente, tiene tos y fiebre, pierde el apetito y la garganta está enrojecida e incluso se aprecia en ella secreción.

Todo este cuadro es motivo de consulta veterinaria, ya que es el profesional el que debe determinar la causa de la inflamación y en función de ella, pautar el tratamiento más adecuado.

4. Esofagitis

La esofagitis hace referencia a la inflamación del esófago, que puede ser debida a diferentes causas. Notaremos que el perro hace como que traga saliva constantemente, le duele, hipersaliva y llega a regurgitar. Cuando esta afección se cronifica, el perro pierde el apetito y en consecuencia, acaba por adelgazar. En cualquier caso, es un problema que tiene que tratar el veterinario para establecer la causa y su posterior tratamiento.

5. Vómitos

Como señalamos al inicio del artículo, podemos notar que nuestro perro hace como que traga saliva constantemente y se muestra inquieto justo antes de vomitar. Son las náuseas o arcadas que se siguen de contracciones visibles en la zona abdominal y finalmente, una relajación en la parte inferior del esófago. Esto es lo que permite que el contenido del estómago se expulse por la boca en forma de vómito, aunque no todos los episodios de náuseas terminan así y pueden quedarse solo en las arcadas.

Los perros tienen facilidad para vomitar, por eso no es extraño que lo hagan por distintos motivos sin que resulte preocupante. Por ejemplo, cuando han comido basura, hierba, demasiada cantidad de alimentos, están estresados, mareados o muy nerviosos.

Pero, por supuesto, también hay múltiples enfermedades que se manifiestan con vómitos entre sus signos clínicos, como la temida parvovirosis o algunas afecciones crónicas como la enfermedad renal. También la torsión-dilatación de estómago es causa de náuseas sin que se produzca el vómito, además de gran agitación y distensión abdominal.

Por lo tanto, conviene observar al perro que vomita por si presenta o ha presentado otra sintomatología y decidir si necesita la intervención del veterinario. Este aspecto es especialmente importante en el caso de cachorros, perros ancianos o en aquellos ejemplares debilitados o diagnosticados ya de alguna patología.

6. Síndrome del perro braquicéfalo

Las razas braquicéfalas son aquellas que se caracterizan por poseer un cráneo ancho y un hocico corto. Son, por ejemplo, el bulldog o el pug. El problema es que esta particular anatomía se relaciona con cierto grado de obstrucción de las vías respiratorias, por eso es frecuente que oigamos a estos perros roncar o resoplar, sobre todo cuando hace más calor o practican ejercicio.

Se habla de síndrome del perro braquicéfalo cuando se dan a la vez varias deformidades como el estrechamiento de las fosas nasales, el alargamiento del paladar blando o la llamada eversión de los ventrículos faríngeos. En estos casos, podemos notar que el perro hace como que traga saliva constantemente en el momento en el que el paladar elongado obstruye parcialmente las vías respiratorias. Además de arcadas, es habitual oír resoplidos, ronquidos o estridores. El veterinario puede resolverlo con una intervención quirúrgica.

7. Tos de las perreras

La tos de las perreras es una enfermedad canina bastante conocida, sobre todo por su facilidad para transmitirse en colectividades. La provocan varios patógenos que pueden presentarse en solitario o combinados. Sin duda, el signo clínico más tipo de esta patología es la tos seca, pero, como no es raro que se acompañe de arcadas, podemos ver que nuestro perro hace como que traga saliva constantemente.

La tos de la perreras suele ser leve, pero hay casos que se complican con neumonía, lo que provoca también fiebre, anorexia, secreción nasal, estornudos o dificultades respiratorias. Los cachorros pueden enfermar con mayor gravedad. De ahí la conveniencia de acudir siempre al veterinario.

8. Bronquitis crónica

En la bronquitis crónica el perro presentará tos persistente durante meses. No está clara la causa pero sí se sabe que se produce una inflamación en los bronquios. La tos se va a presentar en accesos, por ejemplo cuando el animal se pone muy nervioso o hace ejercicio. Al toser también podemos notar que el perro hace como que traga saliva constantemente, ya que la tos le llega a provocar arcadas y expectoraciones, que no vómitos. Es, de nuevo, una enfermedad que tiene que tratar el veterinario para evitar que se complique y llegue a causar lesiones irreversibles.

En caso que fuese necesario tomar la temperatura a tu perro, te explicamos de manera visual cómo hacerlo.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Mi perro hace como que traga saliva constantemente - Causas, te recomendamos que entres en nuestra sección de Otros problemas de salud.

Bibliografía

Carlson y Giffin. 2002. Manual práctico de veterinaria canina. Madrid. Editorial el Drac.

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?

Mi perro hace como que traga saliva constantemente - Causas
Mi perro hace como que traga saliva constantemente - Causas

Volver arriba