Compartir

¿Por qué mi perro tiene una bola en el cuello?

Por María Besteiros, Auxiliar técnico veterinario y peluquera canina y felina. 18 mayo 2018
¿Por qué mi perro tiene una bola en el cuello?

Ver fichas de Perros

La aparición de un bulto en el cuello de nuestro perro es motivo de preocupación para muchos cuidadores. Por ello, en este artículo de ExpertoAnimal vamos a explicar cuáles son los motivos que pueden causar la aparición de una bola en el cuello de nuestro perro. Es importante, en primer lugar, que nos fijemos en el aspecto de esta bola, si aparece de repente o va creciendo, si es dura o blanda, dolorosa al tacto o no, etc.

Además, debemos anotar si nuestro perro presenta otros síntomas. Lo principal, si el perro tiene una bola en el cuello, es acudir al veterinario y proporcionarle toda la información que hayamos recopilado para establecer el diagnóstico. Pero, ¿por qué mi perro tiene una bola en el cuello? Descubre qué puede ser a continuación.

También te puede interesar: ¿Por qué mi gato tiene heridas en la piel?

Los ganglios linfáticos

Los perros, al igual que los humanos, tienen ganglios linfáticos dispuestos por distintas partes del cuerpo, como el cuello o las extremidades. Estos ganglios cumplen su función en la defensa del organismo frente a agentes patógenos. Por ello, cuando algún elemento, como pudiera ser una bacteria o un virus, penetra en el organismo, este va a iniciar una respuesta inmunológica para hacerle frente, movilizando las defensas para que ataquen al patógeno.

Debido a este proceso no es raro que, delante de una incipiente "invasión", el o los ganglios más próximos al punto de entrada del patógeno se inflamen. Es por este motivo que un perro puede tener una bola en el cuello. Pero, ¿cómo podemos identificar un ganglio inflamado en el cuello del perro?

Lo primero que podemos hacer es examinarle la boca, pues a veces un problema bucal es el origen del tamaño aumentado de estos ganglios. Si observamos cualquier lesión o anormalidad, así como síntomas tipo hipersalivación, fiebre, dolor al comer, letargo o secreción nasal debemos acudir a nuestro veterinario para que determine la causa ya que, además de algún problema odontológico, podemos estar ante alguna enfermedad contagiada vía oronasal. Además, nos confirmará que la bola se corresponde con un ganglio.

¿Por qué mi perro tiene una bola en el cuello? - Los ganglios linfáticos

Los abcesos en el cuello

Otra causa que puede provocar que nuestro perro tenga una bola en el cuello puede ser un abceso. En estos casos se trata de bultos que contienen pus y se forman debido a una infección. Por ejemplo, si nuestro perro se pelea con otro, el cuello es un lugar bastante habitual para recibir mordiscos. En ocasiones la piel cierra en falso por fuera pero se mantiene una infección en el interior, que acaba formando el abceso.

Estos también se pueden originar por algún elemento que se clave en la carne, como una espiga o una astilla de madera. Así, si nuestro perro sufre algún mordisco, es buena idea que lo revise nuestro veterinario. Si lo paseamos por alguna zona con potenciales riesgos de heridas, como entre arbustos o vegetación muy tupida, debemos revisarlo al llegar a casa por si tuviese clavada alguna astilla. Además del cuerpo, en estos casos es muy importante repasar, también, las patas, sobre todo entre los dedos.

Las picaduras de insectos también pueden llegar a producir abcesos. Hay que saber que, en ocasiones, la superficie del abceso se abre y podemos verlo como una herida abierta. Aunque así se elimine el pus, debe ser nuestro veterinario quien se asegure de que la zona queda bien limpia. Los abcesos se pueden diagnosticar tomando una muestra de su contenido, que va a ser pus, y se suele resolver desinfectándolos, administrando antibióticos y, en ocasiones, drenándolos.

Los tumores en el cuello

Un perro que tiene un bulto en el cuello, en ocasiones, puede ser a consecuencia de un tumor. Los tumores son crecimientos anómalos de las células. Las células del organismo se multiplican durante toda la vida y, a veces, sobre todo cuando aumenta la edad, se producen errores en el mecanismo de replicación que originan que algunas de ellas crezcan de manera desproporcionada, sin control y, generalmente, con rapidez. De esta manera se forman los bultos o tumores, que pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, invadir órganos y desplazarse a otras zonas en lo que se conoce como metástasis.

Hay muchos factores implicados en la aparición de los tumores. Estos pueden ser benignos o malignos y los daños que produzcan van a depender de la zona en la que se encuentren o los órganos a los que afecten. Es por esto recomendable que llevemos a revisión veterinaria a nuestro perro una o dos veces al año a partir de, aproximadamente, los 7 años de edad. De esta manera nuestro veterinario podrá descubrir tumores a la palpación o en una analítica, donde pueden aparecer parámetros alterados que orienten hacia el diagnóstico de cáncer.

De la misma manera, es importante que en casa palpemos a nuestro perro y, si encontramos alguna bola, como puede aparecer en el cuello o en el lomo, debemos acudir al veterinario, ya que, mediante citología o biopsia, nos va a poder determinar si estamos ante un proceso maligno o benigno. En ambos casos puede optarse por la extracción quirúrgica, en ocasiones complementada con radio o quimioterapia.

La presencia de un bulto grande en el cuello del perro también pued estar causado por quistes, sin ninguna relación con el cáncer, como los de grasa. En cualquier caso, debe ser el veterinario quien realice el diagnóstico.

Reacción en el punto de inoculación

Por último, en algunas ocasiones se puede formar un bulto en el punto en el que se ha puesto una inyección, es uno de los efectos secundarios de las vacunas para perros. Aunque estas suelen inocularse en la zona de la cruz, si se pincha un poco más arriba puede que descubramos, tras un pinchazo, que el perro tiene un bulto en el cuello, además del cuello hinchado en la parte superior. Es una reacción inflamatoria que suele remitir en unos días. Si no pasa o empeora debemos acudir a nuestro veterinario.

¿Por qué mi perro tiene una bola en el cuello? - Reacción en el punto de inoculación

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Por qué mi perro tiene una bola en el cuello?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Otros problemas de salud.

Escribir comentario sobre ¿Por qué mi perro tiene una bola en el cuello?

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
3 comentarios
MARY SAAVEDRA
HOLA
QUISIERA SABER QUIEN ME PODRÍA AYUDAR EN SABER EL PORQUE MI PERRITA LA ENCONTRÉ MUERTA CON UNA BOLA EN EL CUELLO ¿QUE LE PASARÍA? POR FAVOR SI ALGÚN VETERINARIO VE ESTA PUBLICACIÓN ME GUSTARÍA QUE ME DIJERA QUE FUE LO QUE REALMENTE LE PASO A MI PERRITA.
GRACIAS
María Besteiros
Hola, una bola en el cuello puede provocarle asfixia. Un saludo.
maiquel
mi gatico.le.pusieron la vacuna de la leucemia y tiene dolor en su patica y se ve deprimido aunque ya comio porqie le di un.analgesico q mando el veterinario ,,mi pregunta en que tiempo se.le quita su dolor y vuelve mi.gatico ala normalidad?
María Besteiros
Hola, depende de la causa del dolor. Un saludo.
José luis
Muy interesantes y educativos

¿Por qué mi perro tiene una bola en el cuello?
1 de 3
¿Por qué mi perro tiene una bola en el cuello?

Volver arriba