menu
Compartir

Reflujo en perros - Síntomas, causas y tratamiento

 
Por Laura García Ortiz, Veterinaria especializada en medicina felina. 18 febrero 2021
Reflujo en perros - Síntomas, causas y tratamiento

Ver fichas de Perros

El reflujo o reflujo gastroesofágico se produce cuando el esfínter esofágico externo permite la subida del contenido de los órganos más distales anatomicamente: el estómago y la primera porción del intestino delgado (duodeno). De manera que, no solo puede subir ácido gástrico, sino también otras sustancias irritantes que provocan más daños y lesiones en la mucosa del esófago. Se trata de un proceso que puede llegar a ser muy molesto e incluso doloroso en nuestros perros, además corren el riesgo de desarrollar una neumonía por aspiración.

Sigue leyendo este artículo de ExpertoAnimal para conocer en qué consiste el reflujo en perros, sus síntomas, causas y tratamiento.

¿Qué es el reflujo en perros?

El reflujo en perros consiste en la subida de flujo del estómago o del intestino delgado hacia el esófago (ácido gástrico, pepsina, tripsina, bicarbonato y sales biliares), que causa irritación y daños en la mucosa del esófago, pudiendo provocar esofagitis (inflamación del esófago) más o menos grave y que puede llegar a causar mucho dolor. La esofagitis leve se produce cuando solo asciende ácido gástrico y la esofagitis grave cuando ascienden todos los componentes.

El reflujo gastroesofágico se produce cuando el cardias, un esfínter del estómago que conecta el esófago con el estómago y evita que el contenido ascienda, permite el paso inverso del contenido del estómago al esófago, provocando ese reflujo. En ocasiones, puede llegar hasta la boca.

Reflujo en perros recién nacidos

Los perros bebé tienen mayor riesgo de padecer reflujo debido a que su esfínter es aún inmaduro y es más susceptible a permitir el ascenso del contenido.

Causas de reflujo en perros

Las causas que pueden llegar a desencadenar el reflujo gastroesofágico en perros son las siguientes:

  • Vómitos crónicos debido al frecuente paso del contenido alimentario que lleva ácido gástrico y productos de la digestión que erosionan el esófago y pueden inducir el ascenso del contenido por afectar al esfínter.
  • Hernia de hiato, que se produce cuando una parte del estómago se introduce en la cavidad torácica atravesando el diafragma. Esta condición facilita que el contenido estomacal ascienda hacia el esófago por producirse una disfunción del esfínter.
  • Reducción de la presión del esfínter esofágico caudal inducida por anestesia. Se produce especialmente cuando el perro se posiciona en decúbito dorsal (boca arriba), no se ha respetado el ayuno previo a la cirugía y por los efectos de las drogas anestésicas.
  • Esofagitis o inflamación de la mucosa del esófago generalmente se acompaña de reflujo, debido a que la inflamación dificulta la correcta funcionalidad del esfínter, permitiendo que el contenido ascienda. Una induce a la otra.
  • Gastritis o inflamación e irritación de la pared estomacal. Esta alteración afecta al esfínter, lo que permite el ascenso del contenido del mismo hacia el esófago.
  • Obesidad, al considerarse factor de riesgo para el ascenso de reflujo, principalmente por la presión de la grasa sobre los órganos y que la misma grasa altera la funcionalidad del esfínter. Lo mismo ocurriría cuando el perro es alimentado con una dieta rica en grasas.

 

Síntomas de reflujo en perros

El reflujo gastroesofágico en perros, como hemos comentado, puede dar lugar a una esofagitis, observando los siguientes signos clínicos en estos animales:

  • Vómitos o regurgitación.
  • Salivación excesiva.
  • Lamido frecuente.
  • Dolor al tragar (odinofagia).
  • Extensión de la cabeza y el cuello mientras degluten.
  • Reticencia a comer.
  • Pérdida de peso.
  • Depresión.
  • Apatía.
  • Fiebre si hay esofagitis grave.

En algunas ocasiones, ese contenido en la deglución puede entrar en los pulmones y derivar en una neumonía por aspiración. En estos casos, el perro presentará además tos y sibilancias (sonidos pulmonares).

Reflujo en perros - Síntomas, causas y tratamiento - Síntomas de reflujo en perros

Diagnóstico del reflujo en perros

El diagnóstico del reflujo gastroesofágico suele ser presuntivo por sospecha. Así, el diagnóstico diferencial del reflujo debe incluir:

  • Hernia de hiato.
  • Estenosis esofágica.
  • Esofagitis.

Las radiografías no ayudan en el diagnóstico porque no suelen reflejar ninguna alteración en el esófago. La endoscopia es el mejor método diagnóstico para valorar el estado del esófago y la gravedad de la esofagitis.

El procedimiento que consigue el diagnóstico definitivo de la relajación del esfínter, pero que la gran mayoría de perros no tolerarán, es la medición continua de la presión del esfínter esofágico caudal y el pH intraluminal durante un día entero.

¿Cómo aliviar el reflujo en perros? - Tratamiento

Como hemos comentado, las dietas ricas en grasa favorecen la relajación del esfínter esofágico caudal y retrasan el vaciado gástrico, por lo que se debe reducir la ingesta diaria de grasa en los perros con reflujo para evitarlo.

Por otro lado, el tratamiento médico del reflujo en perros incluye:

  • Sucralfato para proteger la mucosa esofágica dañada y fomentar su curación.
  • Inhibidores de la secreción gástrica (cimetidina, ranitidina, famotidina) para reducir la cantidad del reflujo.
  • Inhibidor de la bomba de protones (omeprazol) para reducir de forma más eficaz dicha secreción y el reflujo.
  • Procinéticos (metoclopramida).

Si el perro ha desarrollado una esofagitis grave y no quiere comer, se debe poner un tubo de gastrostomía para alimentar de forma parenteral sin pasar por el esófago dañado y mantener al animal nutrido e hidratado.

Remedios caseros para el reflujo en perros

Cabe mencionar que no hay remedios caseros para el reflujo canino más allá de una dieta adecuada, por lo que ante la aparición de este problema se debe llevar al perro al veterinario para comenzar el tratamiento y que el daño en el esófago no vaya a más. La única forma de aliviar el reflujo en perros, insistimos, es siguiendo el consejo de un profesional tras encontrar la causa que lo provoca.

Pronóstico del reflujo en perros

Si se sigue el tratamiento médico y se solucionan sus causas, el pronóstico del reflujo gastroesofágico en perros suele ser bueno.

¿Cómo evitar el reflujo en perros?

El reflujo en perros se puede prevenir siempre y cuando el animal lleve a cabo una alimentación correcta, practique ejercicio y, en general, tenga hábitos de vida saludables. Como hemos visto, entre sus principales causas se encuentra la obesidad, es por ello que es muy importante mantener al perro en su peso ideal. Por supuesto, también será importante acudir al veterinario para realizar chequeos rutinarios y comprobar que su estado de salud se mantiene en buenas condiciones.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Reflujo en perros - Síntomas, causas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas intestinales.

Bibliografía
  • E. J. Hall, J.W. Simpson, D.A. Williams. (2009). Manual de gastroenterología en pequeños animales, 2º edición. BSAVA, Ediciones S.
  • L.E. Thomas. Reflujo ácido en perros: síntomas y tratamientos (2019). Disponible en: https://misanimales.com/reflujo-acido-perros-sintomas-tratamientos/
  • Z. Balsameda. (2020). Reflujo gastroesofágico en perros. Disponible en: https://soyunperro.com/reflujo-gastroesofagico-en-perros/

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?

Reflujo en perros - Síntomas, causas y tratamiento
1 de 2
Reflujo en perros - Síntomas, causas y tratamiento

Volver arriba