Compartir

Mi gata se lame mucho sus partes - Causas y qué hacer

 
Por Laura García Ortiz, Veterinaria especializada en medicina felina. 22 diciembre 2020
Mi gata se lame mucho sus partes - Causas y qué hacer

Ver fichas de Gatos

"Mi gatita se lame mucho" es algo que pueden observan los tutores felinos. La presencia de un lamido excesivo en gatos nos debe hacer pensar en que pueda estar sometido a situaciones estresantes o ansiedad que le estén haciendo aumentar su acicalamiento, pudiendo derivar en una alopecia psicógena, ser causada por un síndrome de hiperestesia felina o, como ocurre en la mayoría de los casos, que sea debida a alguna enfermedad que cause picor. Sin embargo, si la pregunta es "¿por qué mi gata se lame la vulva?" hay que pensar en que el problema está en su aparato genital o urinario.

¿Has notado que tu gata se lame mucho sus genitales? Esto puede cuadrar en el ciclo sexual de la gata, por lo que si lo hace cuando está en celo o en ocasiones puntuales no te debes preocupar, pero sí si lo hace de forma compulsiva y con frecuencia, ya que puede indicar, entre otras cosas, que tu gata presente una infección o inflamación en algún lugar de su aparato genitourinario. También podría presentar alguna herida o rasguño en la zona debida a algún traumatismo. ¿Quieres saber por qué tu gata se lame la vulva? Continúa leyendo, en ExpertoAnimal te contamos las causas que hacen que tu gata se lama tanto sus partes y qué hacer.

También te puede interesar: ¿Por qué mi perra se lame mucho la vulva?

Vaginitis/vulvovaginitis

Se denomina vaginitis a la inflamación de la vagina, vulvitis a la inflamación de la vulva y vulvovaginitis a la inflamación de la vulva y el vestíbulo vaginal o vagina. Este proceso suele estar provocado por causas predisponentes para producir infección, como pueden ser tumores vaginales, cuerpos extraños o alguna malformación congénita.

Entre los síntomas que puede presentar una gata con este proceso, además del lamido insistente en la zona, son picor y secreciones mucopurulentas debido al proceso infeccioso.

Celo

Cuando una gata está en celo, la vulva puede estar enrojecida e hinchada, pero eso no quiere decir que tenga una vulvitis, y en la mayoría de casos es imperceptible por nosotros. Sin embargo, nuestra gata sí que lo nota y puede sentirse rara y comenzar a lamerse la zona, pero en ningún caso será tan excesivo como el que se produciría si presentase picor debido a una infección.

Infórmate sobre el Celo en los gatos en este otro artículo para aprender a identificar todos los síntomas. También puedes ver este vídeo:

Piómetra

Se denomina piómetra a la inflamación uterina, infección bacteriana secundaria y acumulación de exudado purulento en el interior del útero que se puede producir en la fase lútea del ciclo sexual de la gata, en la que la progesterona es la hormona dominante. Esta hormona induce una hiperplasia glandular uterina con una dilatación quística de las mismas, lo que predispone a un rápido crecimiento bacteriano. Además, esta hormona inhibe las defensas locales y la contractibilidad del músculo uterino, lo que aumenta el riesgo de infección al liberarse los exudados.

La piómetra es mucho más frecuente en perras que en gatas, ya que esta solo puede aparecer si se produce la ovulación, y las gatas, a diferencia de las perras, presentan una ovulación inducida, lo que quiere decir que solamente ovulan cuando son montadas por el macho debido a que el pene del gato presenta unas espículas que, cuando rozan las paredes de los genitales de las gatas, inducen la ovulación. De esta manera, si no se cubren por un macho y no ovulan, la piómetra no se produce, de ahí que en gatas caseras que no tengan acceso a machos no ocurre. Están más predispuestas a padecerlo también las gatas sometidas a terapia con progestinas para suprimir el celo o si presenta una pseudogestación (embarazo psicológico).

Las piómetras ocurren especialmente en gatas mayores y pueden ser abiertas si el contenido purulento del útero sale hacia fuera o cerradas si el cuello uterino se cierra y el exudado se acumula. Las piómetras cerradas son más graves, ya que aumentan las toxinas producidas por las bacterias acumuladas en el útero, se puede producir una septicemia y acabar con su muerte.

Los signos clínicos de la piómetra son descarga, desde sanguinolenta a mucopurulenta, por la vulva y con lamido de la zona si es abierta. Si la piómetra es cerrada, no se verían esas descargas pero sí fiebre, letargo, anorexia, distensión abdominal, deshidratación y poliuria-polidipsia (orinan y beben más).

Metritis

¿Tu gata acaba de tener a sus gatitos? La metritis es una inflamación del útero que puede ocurrir después del parto en las gatas debido al ascenso de bacterias desde la vagina al interior del útero, soliendo estar implicados E. coli, estreptococos o estafilococos. Es más frecuente que ocurra en la primera semana postparto y los factores de riesgo para su aparición son partos complicados, manipulación obstétrica, muerte fetal y retención de placenta.

Además de lamerse la vulva, una gata con metritis presentará fiebre, letargo, anorexia, secreción vaginal sanguinolenta o mucopurulenta y, muy frecuentemente, rechazo hacia sus gatitos.

Enfermedad felina del tracto urinario inferior (FLUTD)

Se trata de un conjunto de enfermedades que comparten signos clínicos (dolor al orinar, orinar en pequeñas cantidades o fuera de la bandeja, sangre en orina, entre otros) y pueden hacer que tu gata se lama la vulva para intentar calmar un poco el escozor y dolor. La causa más frecuente de FLUTD es la cistitis idiopática felina, seguida de los cálculos urinarios y obstrucciones de la uretra. Otras causas menos frecuentes son cistitis bacteriana, defectos anatómicos o tumores.

La cistitis idiopática felina es una patología que causa inflamación en la pared de la vejiga de nuestro gato, muy relacionada con el estrés al que puede estar sometido nuestro felino, y puede ser no obstructiva u obstructiva, que requiere un tratamiento de urgencia. Se trata de una enfermedad que se diagnostica por exclusión, es decir, una vez descartados otros procesos.

Los cálculos urinarios (urolitiasis) suelen ser de estruvita u oxalato cálcico en los gatos, pueden llegar a causar enfermedad renal aguda e hidronefrosis y están más predispuestos a su desarrollo las gatas mayores, obesas e inactivas. Mientras que los cálculos de estruvita se pueden disolver con la alimentación, son más frecuentes en gatas orientales y de pelo corto, los cálculos de oxalato se producen especialmente cuando el calcio está aumentado y no se pueden disolver mediante la dieta urinaria, sino que necesitan de resección quirúrgica, así como tratar la hipercalcemia si está presente. La mejor prevención de los cálculos urinarios es fomentar el consumo de agua en nuestras gatas, evitar que lleguen a la obesidad e intentar aumentar su actividad.

Traumatismos

Aunque las causas anteriores son las más habituales cuando se observa que una gata se lame sus partes, también puede ocurrir que haya sufrido un traumatismo. Algún golpe, arañazo, rasguño o traumatismo en general puede hacer que los genitales de tu gata estén irritados, enrojecidos y le cause dolor y picor, lo que derivará a un aumento de la frecuencia de lamido en la zona.

Mi gata se lame mucho sus partes - Causas y qué hacer - Traumatismos

¿Qué hacer si mi gata se lame mucho la zona genital?

Si tu gata se lame frecuentemente la vulva puede tratarse de algo leve y pasajero o de algo mucho más grave que requiera tratamiento de urgencia. Por lo que ante un lamido excesivo de tu gata a sus partes, lo mejor es acudir a un centro veterinario para poder tratar cuando antes el problema. A modo de guía, los tratamientos de preferencia para las causas mencionadas serían los siguientes:

  • En los casos de vulvitis, vulvovaginitis y vaginitis, los antibióticos serán la terapia, así como antiinflamatorios. Parecido sería en casos de traumatismos, junto con limpieza de la zona.
  • En casos de metritis postparto, se puede utilizar fármacos útiles para evacuar el contenido del útero, como pueden ser la prostaglandina F2alfa o el cloprostenol, aunque no se recomienda en gatas muy enfermas. Además de esto, será necesario un tratamiento agresivo con antibióticos de amplio espectro y fluidoterapia antes de someterla a algún tratamiento medico o esterilización tras el destete. Si la gata está muy débil y rechaza a los gatitos, se deben criar los gatitos a biberón.
  • Las piómetras cerradas necesitan una atención de urgencia absoluta, con estabilización de la gata y esterilización lo más pronto posible. En las piómetras abiertas, si la gata no va a ser reproducida, se debe realizar la esterilización una vez tratada con fluidos, antibióticos, antiprogesterona o prostaglandinas.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Mi gata se lame mucho sus partes - Causas y qué hacer, te recomendamos que entres en nuestra sección de Enfermedades del sistema reproductor.

Bibliografía
  • S. M. Angulo. (2013). Reproducción y neonatología canina y felina. SERVET.
  • Harvey, A., Tasker, S. (Eds). (2014). Manual de Medicina Felina. Ed. Sastre Molina, S.L. L ́Hospitalet de Llobregat, Barcelona, España.

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?

Mi gata se lame mucho sus partes - Causas y qué hacer
1 de 2
Mi gata se lame mucho sus partes - Causas y qué hacer

Volver arriba