menu
Compartir

Tumor perianal en perros - Síntomas y tratamiento

 
Por Laura García Ortiz, Veterinaria especializada en medicina felina. 14 mayo 2021
Tumor perianal en perros - Síntomas y tratamiento

Ver fichas de Perros

Los tumores de la zona perianal de los perros pueden ser muy frecuentes, siendo principalmente de tres tipos: uno benigno llamado adenoma perianal, que principalmente afecta a los perros machos no castrados; y dos malignos, el adenocarcinoma de los sacos anales y el adenocarcinoma perianal, con altas probabilidades de formar metástasis y síndrome paraneoplásico con hipercalcemia.

Los signos clínicos asociados son los derivados del crecimiento de una masa en una zona sensible de los perros, que comienzan a lamerse, arrastrarse y automutilarse, por lo que empieza a sangrar, a doler y a causar malestar e infecciones secundarias que causan fiebre y pueden fistular. El diagnóstico se consigue con la citología y la biopsia y el tratamiento será quirúrgico y médico. En este artículo de ExpertoAnimal abordamos el tema del tumor perianal en los perros, sus síntomas y tratamiento.

También te puede interesar: Tumores de piel en perros

Tipos de tumores perianales en perros

En la zona perianal, extendida entre el ano y los genitales del perro, pueden presentarse patologías como los tumores. Se trata de una zona muy bien inervada e irrigada, por lo que el dolor y la sensibilidad en la manipulación son muy elevadas.

Alrededor del ano nos encontramos dos estructuras:

  • Sacos anales: divertículos de fondo ciego a cada lado del ano, entre el esfínter anal externo e interno. Su función es acumular líquido viscoso y seroso y maloliente que sintetizan glándulas internas y que se elimina de forma natural durante la defecación de los perros. Es útil en el reconocimiento entre perros y también se libera en situaciones estresantes.
  • Glándulas perianales: también llamadas glándulas circumanales o hepatoides, que tienen receptores hormonales (andrógenos, estrógenos y hormona del crecimiento). Se localizan en el tejido subcutáneo que rodea el ano del perro. Se trata de unas glándulas de tipo sebáceo que no secretan contenido.

Pueden aparecer diferentes tipos de tumores en la zona perineal, siendo los más comunes los siguientes:

  • Adenoma perianal: se observa una masa en la base de la cola o en la zona perianal con crecimiento progresivo y no doloroso. En ocasiones se puede ulcerar. Se da con mayor frecuencia en los machos mayores no castrados, siendo el tumor más prevalente en ellos. No obstante, se ve también en hembras, especialmente en las esterilizadas. Es un proceso benigno.
  • Adenocarcinoma perianal: también es un tumor de las glándulas perianales con las mismas características que el anterior, pero maligno y, por tanto, con mayor agresividad. Se puede dar a cualquier edad y en cualquier sexo.
  • Adenocarcinoma de sacos anales: es el tumor más frecuente en las hembras esterilizadas y no esterilizadas y en los perros de edad avanzada. En este tumor se produce hipercalcemia (aumento del calcio en la sangre).

Cabe destacar que existe cierta predisposición racial al desarrollo de tumores perianales, siendo más frecuente en:

  • Cocker spaniel.
  • Fox terrier.
  • Razas de origen nórdico.
  • Razas grandes, pudiendo asociarse a tumor testicular.

Síntomas de tumor perianal en perros

En los adenomas perianales, inicialmente los perros no muestran ni dolor ni sintomatología asociada. Con el paso del tiempo, y si se infectan, pueden presentar fiebre, malestar y anorexia. Si el tamaño es muy grande, pueden presentar obstrucción colorrectal y dolor perineal, haciendo la defecación un proceso muy difícil y doloroso para el perro.

Los adenocarcinomas perianales son más agresivos, pudiendo aparecer signos clínicos como inapetencia, dolor y letargia. Tienen altas posibilidades de producir hipercalcemia como parte del síndrome paraneoplásico (conjunto de síntomas asociados a tumores), así como signos clínicos derivados del daño que causa este aumento de calcio a nivel renal, como síndrome de poliuria/polidipsia (orinan y beben más de lo normal).

En los adenocarcinomas de los sacos anales también se puede presentar este síndrome paraneoplásico, pero en menor proporción (en torno al 25-50 % de los perros).

En resumen, en los tumores perianales los perros pueden manifestar la siguiente sintomatología:

  • Dolor perianal.
  • Mal olor en la región perianal.
  • Lamido insistente de la zona.
  • Sangrado del tumor.
  • Arrastre de la zona posterior del perro.
  • Ulceración.
  • Infecciones secundarias.
  • Picor anal.
  • Anorexia.
  • Poliuria.
  • Polidipsia.
  • Letargo.
  • Apatía.
  • Fiebre.
  • Fístulas.
  • Inapetencia.
  • Pérdida de peso.
  • Obstrucción colorrectal.
  • Constipación.
  • Hematoquecia (sangre en heces).
  • Dolor en la defecación (disquecia).
  • Dificultad en la defecación (tenesmo).

Estos tumores tienen una alta capacidad de realizar metástasis, invadiendo primero los nódulos linfáticos regionales (los inguinales y los pélvicos) y posteriormente los órganos internos.

Diagnóstico de tumor perianal en los perros

En caso de sospecha de tumor maligno, se deberán realizar técnicas de diagnóstico por imagen a fin de buscar metástasis, ya que entre el 50 y el 80 % de los casos de tumores perianales hay metástasis en el momento del diagnóstico. Las técnicas usadas son la ecografía abdominal para valorar los nódulos linfáticos y otros órganos como los riñones o el hígado, mientras que la radiografía es útil para visualizar los órganos torácicos, especialmente los pulmones.

En la analítica sanguínea se podrá observar hipercalcemia y daño renal en los adenocarcinomas.

Tratamiento del tumor perianal canino

El tratamiento de los tumores perianales de los perros es la extracción quirúrgica. No obstante, en función del tipo de tumor y de si hay metástasis o no, el tratamiento puede variar:

  • En caso de adenomas perianales, al tener tanta relación con las hormonas de los machos no castrados, se debe proceder a su castración para reducir el riesgo de recidivas futuras, reduciéndose un 90 %.
  • Cuando hay metástasis o los tumores son malignos, se debe realizar una extracción completa con bordes quirúrgicos y aplicar tratamiento con quimioterapia y radioterapia.
  • En casos de daños en la función renal e hipercalcemia, se debe aplicar el tratamiento específico con fluidoterapia y fármacos antes de la cirugía para reducir el riesgo anestésico.
  • Cuando el tamaño de los nódulos linfáticos dificulta la defecación, se debe proceder a su extracción para facilitar el proceso.

En cualquiera de los casos, es fundamental acudir a la clínica veterinaria para que un especialista diagnostique el tipo de tumor y decida cuál es el mejor tratamiento.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Tumor perianal en perros - Síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra sección de Otros problemas de salud.

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?

Tumor perianal en perros - Síntomas y tratamiento
Tumor perianal en perros - Síntomas y tratamiento

Volver arriba