menu
Compartir

Mi perro respira fuerte por la nariz - Causas y tratamiento

 
Por Cristina Pascual, Veterinaria. 8 marzo 2022
Mi perro respira fuerte por la nariz - Causas y tratamiento

Ver fichas de Perros

La disnea es un signo clínico que consiste en la aparición de una respiración dificultada y forzosa. En los perros, este signo suele manifestarse inicialmente con una respiración fuerte por la nariz y una mayor apertura de los orificios nasales. Habitualmente, la disnea también se manifiesta con jadeo, incremento de la frecuencia respiratoria y mucosas cianóticas. Se trata de un síntoma que puede aparecer en multitud de enfermedades, no solo vinculadas al aparato respiratorio, sino también relacionadas con otros aparatos y sistemas.

Si te estás preguntando por qué tu perro respira fuerte por la nariz, te recomendamos que leas el siguiente artículo de ExpertoAnimal en el que explicamos sus posibles causas y tratamiento.

Patologías del tracto respiratorio superior

En este grupo incluimos aquellas patologías que afectan a las vías respiratorias altas, es decir, a la cavidad nasal, la laringe y la tráquea. Generalmente, estas patologías suelen producir una disnea inspiratoria, es decir, durante la fase de entrada de aire. Son las siguientes:

  • Síndrome braquicefálico: se trata de una malformación del tracto respiratorio superior que afecta a los perros braquicefálicos (chatos) como el bulldog, el carlino o el shih tzu. Las malformaciones que pueden concurrir en este síndrome incluyen la estenosis de los ollares, la elongación del paladar blando, el colapso laríngeo y la hipoplasia traqueal. Todas ellas tienden a dificultar el paso de aire a través de las vías respiratorias, ocasionando una respiración forzosa y dificultada. Incluso es posible notar en este caso que el perro hace ruidos como un cerdo o emite pequeños ronquidos.
  • Obstrucción por cuerpos extraños: como huesos, trozos de comida, pelotas, etc. Cuando los cuerpos extraños ocluyen por completo la luz del tracto respiratorio, se producirá un cuadro grave de asfixia. Sin embargo, cuando solo obstruyen de forma parcial, podremos observar una respiración forzosa y dificultada.
  • Otras causas de obstrucción: todas las patologías que ocasionan una obstrucción o estrechamiento de las vías respiratorias altas, dificultan el paso de aire y originan disnea. Entre otras, destacamos el edema de glotis, el colapso laríngeo o traqueal, la parálisis laríngea y las masas o tumores nasales, laríngeos y traqueales.

Tratamiento de las patologías del tracto respiratorio superior

En la mayoría de casos, la solución al problema requiere un tratamiento quirúrgico. No obstante, en ocasiones es necesaria una terapia médica complementaria, a base de corticoides, antitusígenos, broncodilatadores y/o tranquilizantes.

Patologías del tracto respiratorio inferior

Dentro de este grupo incluimos patologías que afectan las vías respiratorias bajas, en concreto, a los bronquios, los pulmones y la pleura. Generalmente, estas patologías producen una disnea de tipo espiratorio, es decir, en la fase en la que se expulsa el aire de los pulmones. Por ello, es habitual notar que el perro sopla por la nariz debido a que no puede respirar con normalidad. Veamos las patologías:

  • Patologías bronquiales: en los casos de bronquitis se produce una broncoconstricción (estrechamiento de los bronquios) y un acúmulo de exudado en la luz de los bronquios, que dificulta el paso del aire y origina la aparición de dificultad respiratoria. Algo similar ocurre en los tumores que afectan a la pared de los bronquios, dado que reducen la luz de los conductos y dificultan el paso de aire.
  • Patologías pulmonares: cualquier patología que afecte de forma difusa al parénquima pulmonar, especialmente si es bilateral, da lugar a la aparición de disnea. Dentro de este grupo incluimos el edema de pulmón (presencia de líquido dentro de los alveolos pulmonares), los tumores pulmonares extensos, las neumonías o bronconeumonías bilaterales, la fibrosis pulmonar y enfisema pulmonar, entre otras.
  • Patologías pleurales: la pleura es la membrana serosa que envuelve los pulmones y la cavidad torácica. Cuando el espacio pleural se encuentra lleno de aire (neumotórax) o de líquido (derrame pleural), se produce una compresión del parénquima pulmonar que impide que este se distienda adecuadamente durante la respiración. Como consecuencia, aparece una respiración forzosa y dificultada.

Tratamiento de las patologías del tracto respiratorio inferior

En estos casos, el tratamiento es muy variable y depende de la patología concreta que origine la dificultad respiratoria, es decir, que provoque que tu perro respire muy fuerte por la nariz. Estos son los principales:

  • La mayoría de estas patologías requieren un tratamiento farmacológico que, en función del proceso, puede incluir antibióticos, diuréticos, broncodilatadores o corticoides por vía inhalatoria.
  • Cuando sea necesario, se puede realizar una terapia de soporte con fármacos mucolíticos, antitusígenos u oxigenoterapia.
  • En la mayoría de procesos crónicos es recomendable controlar la dieta para favorecer la pérdida de peso, ya que de esta manera se consigue disminuir la presión del abdomen sobre el tórax y, con ello, reducir el trabajo respiratorio y aumentar la capacidad torácica.
  • En algunos casos, como en algunos tumores pulmonares o en patologías pleurales, es necesario un tratamiento quirúrgico.

Patologías que afectan a la función respiratoria

Además de las enfermedades que hemos descrito en los apartados anteriores, existen otras patologías que no tienen origen en el aparato respiratorio, pero que, sin embargo, pueden afectar a la función respiratoria. Dentro de este grupo, encontramos:

  • Contracción insuficiente de los músculos respiratorios: la contracción de los músculos respiratorios permite la apertura de la caja torácica para una correcta ventilación del pulmón. Sin embargo, cuando se produce una lesión a nivel del centro respiratorio, a nivel de las raíces nerviosas que inervan los músculos respiratorios o a nivel de los propios músculos respiratorios (miositis, distrofia, atrofia, etc.), esta musculatura se contrae de manera insuficiente ocasionando una respiración dificultosa y forzada. Esta situación también puede darse en casos de dolor torácico agudo (como traumatismos torácicos o pleuritis) o en patologías neuromusculares que afectan a los músculos respiratorios, como el tétanos o la miastenia gravis.
  • Patologías extratorácicas: son patologías localizadas fuera de la cavidad torácica, pero que pueden afectar a la función respiratoria. En general, se trata de patologías de la cavidad abdominal que comprimen el diafragma e impiden el retroceso de este durante la inspiración, lo que dificulta la distensión de los pulmones durante la inspiración. En los perros, se puede producir en casos de ascitis (acúmulo de líquido en la cavidad abdominal), dilatación/torsión gástrica o hernia diafragmática.

Tratamiento de estas patologías

Como puedes intuir, el tratamiento de las causas descritas en este apartado también varía en función de la patología concreta:

  • En casos de miositis o patologías neuromusculares, como el tétanos o la miastenia gravis, es necesario instaurar un tratamiento farmacológico. Además, en casos de dolor torácico agudo es fundamental realizar una buena terapia analgésica de soporte.
  • En otros casos, como en la dilatación/torsión gástrica o en las hernias diafragmáticas, es necesario el tratamiento quirúrgico.

Patologías cardíacas

La dificultad respiratoria puede aparecer tanto en patologías que originan un fallo de corazón izquierdo, como las que originan un fallo de corazón derecho:

  • Fallo cardíaco izquierdo: en estos casos, la disnea se produce como consecuencia de la aparición de edema pulmonar (acúmulo de líquido dentro de los alveolos pulmonares). Ocurre, por ejemplo, en perros con degeneración de la válvula mitral o con conducto arterioso persistente.
  • Fallo cardíaco derecho: en estos casos, la disnea se produce como consecuencia del derrame pleural (acúmulo de líquido en el espacio pleural). Además, la disnea se suele agravar como consecuencia de la ascitis (acúmulo de líquido en la cavidad abdominal). Ocurre, por ejemplo, en casos de degeneración de la válvula tricúspide y en miocardiopatías del ventrículo derecho.

Tratamiento de las patologías cardíacas

En estos casos, el tratamiento debe basarse en dos pilares:

  • Por un lado, se debe instaurar un tratamiento específico frente a la patología primaria que origina el fallo cardíaco. Habitualmente, estas patologías requieren un tratamiento farmacológico (con antiarrítmicos, inotrópicos, etc.), aunque en algunos casos, como en el conducto arterioso persistente, es necesario un tratamiento quirúrgico.
  • Además, dependiendo de si se produce un fallo cardiaco izquierdo o derecho, es necesario corregir el edema pulmonar o el derrame pleural, respectivamente. En caso de edema pulmonar se deben administrar diuréticos, mientras que en caso de derrame pleural será necesario drenar el derrame mediante toracocentesis.

Otras causas que provocan que un perro respire fuerte por la nariz

Todas las causas anteriormente descritas pueden provocar que observes que tu perro respira fuerte por la nariz cuando duerme y cuando está despierto. Dependiendo de la causa concreta, eso sí, el tipo de respiración será de una forma u otra, tal y como ya hemos visto.

Sin embargo, no son las únicas causas, pues además de las etiologías descritas en los apartados anteriores, debemos destacar otras causas que pueden dar lugar a una respiración dificultosa en los perros:

Tratamiento de estas otras causas

De igual manera, el tratamiento de estas causas variará en función del proceso concreto.

  • En los perros con sobrepeso, será necesario instaurar una dieta hipocalórica con un plan de ejercicio adecuado para conseguir una pérdida de peso progresiva del animal.
  • En casos de anemia, será necesario instaurar un tratamiento específico frente a la causa primaria, en función de si se trata de una anemia hemolítica, hemorrágica o hipoproliferativa.
  • En casos de intoxicación, golpes de calor o electrocución será imprescindible instaurar un tratamiento de soporte con oxigenoterapia, fluidoterapia, etc.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Mi perro respira fuerte por la nariz - Causas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra sección de Enfermedades respiratorias.

Bibliografía
  • Nelson, R., Couto, C. (2010). Medicina interna de pequeños animales. Elsevier/Mosby

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
Mi perro respira fuerte por la nariz - Causas y tratamiento
Mi perro respira fuerte por la nariz - Causas y tratamiento

Volver arriba