menu
Compartir

Mi perro solo come si le doy en la boca - Causas y qué hacer

 
Por Eduarda Piamore, Técnica en psicología, educación y adiestramiento canino y felino. 10 enero 2024
Mi perro solo come si le doy en la boca - Causas y qué hacer

Ver fichas de Perros

A lo largo de su vida, un perro puede presentar algunas conductas inusuales relacionadas con la alimentación. Una de ellas es la negativa de consumir su pienso o sus alimentos directamente del comedero, exigiendo que sus tutores le den de comer en la boca. Si tu peludo suele hacer esto, seguramente estás familiarizado con preguntas como ¿por qué mi perro solo come si le doy en la boca?” o “¿qué hago si mi perro no come de su plato pero sí de mi mano?”.

En este artículo de ExpertoAnimal, hablaremos de las principales razones por las que un perro solo quiere comer de la mano de sus tutores. Antes de nada, queremos trasmitirte algo de calma, pues, en la gran mayoría de los casos, este comportamiento está más relacionado con la educación y el estilo de vida que con cualquier problema de salud. Así mismo, y como veremos a continuación, es necesario poner atención cuando este comportamiento viene acompañado de otros síntomas que, a su vez, pueden indicar algún problema de salud. Pero, vayamos paso a paso y empecemos por las causas más comunes. ¡Allá vamos!

También te puede interesar: No tengo pienso, ¿qué le doy a mi perro?

Costumbre adquirida

La principal causa que explica por qué tu perro solo come si le das en la boca está en la propia educación que le has proporcionado, y tiene que ver con algo que llamamos “adiestramiento involuntario” o “aprendizaje involuntario”. Lo que sucede es que las personas, al permitir o incluso reforzar inconscientemente algunas conductas en sus perros, principalmente cuando aún son cachorros, acaban fomentando la asimilación de ciertos hábitos. Y algunos de ellos pueden parecernos inofensivos o incluso tiernos cuando hablamos de un cachorro, pero no resultan muy adecuados o funcionales para un can adulto.

Muchas personas le dan de comer a los cachorros después de adoptarlos, ya sea para transmitirles confianza, ayudarlos a adaptarse a su nuevo hogar o incluso para facilitar su transición alimentaria hacia los piensos o un nuevo tipo de dieta. Independiente de cuál sea el motivo, si esta situación empieza a repetirse diariamente o cada vez que el cachorro necesite alimentarse, lo más probable es que se convierta en una costumbre adquirida. El propio tutor le está enseñando al cachorro o perro recién adoptado que la forma correcta de comer es esperar a que la comida le sea proporcionada en la boca, en lugar de acudir al comedero para servirse por cuenta propia cuando sea el momento de alimentarse.

¿Qué hacer?

Los buenos hábitos alimentarios deben ser fomentados desde la llegada del perro al hogar, y preferiblemente durante sus primeros meses de vida, cuando su personalidad está en plena formación y su carácter es más flexible y, por ende, más propicio a la asimilación de las conductas que nortearán su comportamiento en la edad adulta. Así pues, recomendamos las siguientes pautas de actuación:

  • Fija un horario de comidas. Es clave que te asegures de brindar a tu peludo una nutrición completa y compatible con los requerimientos nutricionales de cada etapa de su vida. Ello va de la mano con el establecimiento de una buena rutina de alimentación, con horarios bien definidos para las tomas diarias, para que el perro entienda y aprenda a respetar cuáles son los momentos del día en los que recibirá su comida. Este punto es importante para evitar que el perro asimile una sensación de ansiedad o incertidumbre relacionada con la comida, por no saber cuándo o si tendrá la oportunidad de alimentarse, y también para prevenir algunas conductas indeseadas, como la de un perro que pide comida cada vez que ve a una persona comiendo. Para ayudarte en esta tarea, aquí te contamos "Cuál es la cantidad de comida diaria para perros" y "Cada cuánto dar de comer a tu perro".
  • Enséñale a usar su comedero. Será fundamental que sepas presentar correctamente a tu compañero cada recurso que formará parte de su rutina y ambiente, transmitiéndole de forma clara y objetiva cuál es su finalidad. En la práctica, ello significa que debes enseñar a tu perro que el comedero es el recurso adecuado para alimentarse, al cual deberá acudir cuando sea el momento de recibir sus dosis diarias de comida, evitando ofrecerle alimentos en otros utensilios y usar tus propias manos. Una opción interesante es acostumbrar a tu peludo a un comedero lento para perros, ya que ayudan a evitar una ingesta muy acelerada de la comida, la cual puede provocar trastornos gastrointestinales, como los gases excesivos y los vómitos.
  • Valora ofrecerle otra dieta. Por último, pero no menos importante, si el motivo por el cual has empezado a dar de comer a tu perro con tus manos ha sido una negativa a consumir el pienso por cuenta propia, puedes evaluar ofrecerle otro tipo de dieta. De hecho, la comida casera suele resultar mucho más atractiva y apetecible para los perros en general, pero principalmente para los de edad más avanzada, pues sus dientes se vuelven más débiles, haciendo que masticar los gránulos o bolitas de pienso sea particularmente difícil. Eso sí, ten en mente que es muy recomendable consultar con un veterinario antes de hacer cualquier cambio en la alimentación de tu perro para asegurarte de que este nuevo tipo de dieta sea compatible con sus necesidades. Ten en cuenta también que la transición hacia esta nueva dieta siempre debe ser gradual para favorecer la adaptación de tu peludo y prevenir problemas digestivos.
Mi perro solo come si le doy en la boca - Causas y qué hacer - Costumbre adquirida

Llamada de atención

Los perros son geniales haciendo muchísimas cosas y una de ellas es, sin duda captar nuestra atención. Verás que tu perro, cuando necesite algo o quiera que dediques algo de tiempo a estar con él, hará todo lo que esté a su alcance y no desistirá hasta lograr su cometido. Muchas veces, esto involucra llevar a cabo conductas inusuales y, lógicamente, llamativas para distraerte de lo que sea que estés haciendo para que pongas el foco en él.

Ladrar incesantemente, saltar, correr como loco por toda la casa, volcar su plato de comida o sencillamente negarse a comer si no estás con él, y la lista sigue… ¡Todas estas acciones pueden estar relacionadas con el único propósito de que le prestes atención!

¿Qué hacer?

Lo primero que deberías plantearte es si estás dedicando suficiente tiempo al mantenimiento del vínculo con tu perro. En este sentido, los paseos diarios son clave no solo para compartir tiempo de calidad, sino también para proporcionar una buena rutina de ejercicios físicos a tu peludo. Tampoco puedes olvidar los cuidados básicos que todos los perros requieren para preservar una buena salud y un comportamiento estable, los cuales involucran una adecuada medicina preventiva, una buena estimulación física y mental, etc.

Así mismo, es importante que reserves algunos minutos de cada día para jugar con tu perro, presentarle juegos de inteligencia y dedicarle las caricias que merece. Aquí compartimos algunas ideas: "¿Cómo demostrar a tu perro que lo quieres?".

Estrés o aburrimiento

Cuando un perro vive en un entorno empobrecido - y más aún si pasa varias horas solo en casa-, es muy probable que se sienta aburrido porque no encuentra medios o vías para gastar energía, expresarse y desarrollar sus habilidades cognitivas y sensoriales. Un perro aburrido es más propenso a recurrir a conductas inusuales y, a veces, peligrosas para entretenerse y aliviar esa sensación incomoda de no tener nada que hacer.

El principal problema es que las mismas causas que en un principio generan aburrimiento, tarde o temprano, hacen que el perro acumule mucha tensión y manifieste, en consecuencia, síntomas de estrés. En este momento, lo que, quizás, haya empezado con pequeñas fechorías, como volcar su plato de comida o exigir recibir su comida en la boca para llamar la atención, tiende a escalar progresivamente, dependiendo del nivel de estrés al que el perro sea sometido, hacia problemas de comportamiento más complejos que, muchas veces, se manifiestan a través de la destructividad o incluso de la agresividad.

¿Qué hacer?

El nivel de energía de un perro varía en función de ciertos factores como su raza y herencia genética, su personalidad, su edad y también de su estado de salud. Sin embargo, todos los perros deben tener la oportunidad de hacer ejercicio diariamente, expresarse como lo que son (es decir, como perros) y desarrollar sus habilidades cognitivas y sensoriales. Caso contrario, es muy probable que presenten síntomas de estrés o aburrimiento.

Si tu perro solo come si le das en la boca por estos motivos, es fundamental que tenga acceso a lo largo de toda su vida a una buena rutina de actividades físicas y a un ambiente enriquecido con juguetes, juegos y una variedad de estímulos que lo mantengan motivado y entretenido, incluso cuando esté solo. No obstante, hay otras cosas que pueden estresar a los perros, como los cambios repentinos en su rutina, los ruidos fuertes y la llegada de un extraño a casa, y es importante que trates de mitigar la incomodidad provocada por estas perturbaciones para ayudarlo a adaptarse a su propio tiempo y restablecer el equilibrio en su entorno.

Finalmente, si ya percibes que tu perro da señales de que está estresado, desde ExpertoAnimal te aconsejamos, primero, acudir al veterinario para constatar su estado de salud y descartar causas patológicas. Enseguida, y siempre teniendo la seguridad de que tu peludo está sano, puedes empezar a poner en práctica estas pautas básicas de manejo para el estrés en perros:

Falta de apetito

Si tu perro solo come si le das en la boca y también muestra poco interés por cualquier tipo de comida o golosina que tratas de ofrecerle, la causa podría estar relacionada con una reducción del apetito. Lamentablemente, hay varios trastornos de orden física y mental que pueden hacer que un perro no coma, entre los cuales encontramos desde problemas digestivos puntuales y pasajeros, como el empacho en perros, hasta enfermedades graves, como el parvovirus o el moquillo canino, la presencia de parásitos en su tracto intestinal e incluso la depresión.

Por otro lado, también hay que tener en mente que los perros ancianos tienden a presentar cierta reducción del apetito, la cual está asociada a la ralentización del metabolismo, que es, precisamente, una de las señales de vejez en los perros y que también les hace necesitar más descanso y actividades adaptadas a sus limitaciones físicas.

¿Qué hacer?

Si tu perro solo come de tu mano, lo primero será llevarlo al veterinario para descartar cualquier enfermedad o trastorno subyacente y asegurarte de iniciar un tratamiento adecuado, siempre que sea necesario. También puedes aprovechar la consulta con el especialista para evaluar si estás ofreciendo el tipo de dieta más favorable al estado de salud y las preferencias de tu peludo.

En el caso particular de los perros de edad avanzada, también es interesante que se evalúe, siempre junto a un veterinario, la necesidad de introducir vitaminas u otros suplementos para perros ancianos para complementar su alimentación y prevenir o auxiliar en el tratamiento de enfermedades degenerativas. Además, en ExpertoAnimal te contamos "Qué puedes hacer para mitigar la falta de apetito en los perros ancianos" y te ofrecemos una "Guía completa de cuidados" que tu mejor amigo necesitará en esta última etapa de su vida.

Mi perro solo come si le doy en la boca - Causas y qué hacer - Falta de apetito

Mal uso del refuerzo positivo

El refuerzo positivo es una herramienta muy poderosa en la educación de los perros, que va más allá del adiestramiento, pues podemos utilizarlo no solo para enseñarles las órdenes básicas de obediencia canina, sino también toda y cualquier conducta que consideramos adecuados para una buena convivencia en el hogar. No obstante, aplicada de forma equivocada, esta herramienta puede ser contraproducente, pues el perro puede asimilar el hecho de recibir un premio con el de realizar cualquier tipo de acción (y no específicamente la que intentamos enseñarle).

Veamos un ejemplo práctico para entender mejor este tipo de problema. Digamos que estás intentando enseñar a tu perro a orinar en un lugar específico (por ejemplo, en un empapador o alfombra higiénica) y no en todas partes. Entonces, empiezas a premiarlo siempre que llegas a casa y te das cuenta de que hay pis en el empapador y no en el suelo o en los muebles. Aunque tu idea esté bien, porque tratas de recompensar a tu perro por haber hecho algo correcto en lugar de algo incorrecto, aquí el problema está en el tiempo, es decir, en cuándo le ofreces esta recompensa. Una de las claves de un buen uso del refuerzo positivo está en brindar el premio inmediatamente después de la realización de la acción que se desea reforzar. Entonces, solo deberías ofrecer la recompensa a tu perro por haber orinado en el lugar adecuado cuando esto acaba de ocurrir y no en cualquier momento. Porque cuando la recompensa llega minutos u horas después de la acción, el perro no logra asimilar las dos cosas, o sea, no logra entender que le estás recompensando específicamente por la realización de cierta acción. En consecuencia, corres el riesgo de que asimile que son múltiples las cosas que puede hacer con tal de recibir un premio, inclusive exigirte que, al llegar al hogar o en ciertos horarios, le des bolitas de pienso o golosinas en su boca (si sueles utilizar estos tipos de premio).

¿Qué hacer?

Es fundamental saber ser oportuno al aplicar el refuerzo positivo en la educación del perro. Ello significa solo brindar a tu peludo la recompensa justo después de la realización de la acción o conducta que deseas reforzar para, de esta manera, favorecer su asimilación como parte de su rutina. Pero, también es importante que sepas que la frecuencia con la que ofreces la recompensa a tu perro debe variar en función del avance de su propio aprendizaje. Si al principio, cuando recién empiezas a enseñarle a tu perro cierta orden o conducta, debes brindarle su premio enseguida y siempre que realice correctamente dicha acción, a medida que esta orden o conducta vaya siendo asimilada y se torne sencilla para él, será hora de reducir la frecuencia y entregar el premio solo después de cierto número de repeticiones, el cual también deberá aumentar progresivamente hasta convertirse en una recompensa eventual. Y si te quedaste con alguna duda, aquí te contamos todo lo que necesitas saber sobre el refuerzo positivo en perros y cómo aplicarlo correctamente en el día a día: "Guía sobre el refuerzo positivo".

Por otra parte, es muy interesante que varíes los premios para evitar que tu perro asimile que siempre recibirá algo de comida por su buen comportamiento. Puedes ofrecerle caricias, paseos, un juguete, un juego, etc. Para despertar tu creatividad, echa un vistazo a este artículo: "Los mejores premios para perros".

¿Ya has descubierto por qué tu perro solo come si le das en la boca? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

Mi perro solo come si le doy en la boca - Causas y qué hacer - Mal uso del refuerzo positivo

Si deseas leer más artículos parecidos a Mi perro solo come si le doy en la boca - Causas y qué hacer, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas de alimentación.

¿Tienes contratado el Seguro de Responsabilidad Civil obligatorio para perros? Consiguelo al mejor precio rellenando el formulario con tus datos y los de tu mascota haciendo clic en este botón:

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
Mi perro solo come si le doy en la boca - Causas y qué hacer
1 de 4
Mi perro solo come si le doy en la boca - Causas y qué hacer

Volver arriba