¿Por qué mi perra tiene las mamas hinchadas?

¿Por qué mi perra tiene las mamas hinchadas?

La hinchazón de mamas en las perras es un signo visible de inflamación que puede ser provocado por diversos factores. No siempre ello significa que la perra está enferma, pues sus mamas aumentan de tamaño durante el celo, el embarazo y la lactancia, que son fases naturales que una hembra no esterilizada puede experimentar. Pero la inflamación mamaria también puede estar asociada con ciertas patologías, como la mastitis canina.

¿Tu perra tiene las mamas hinchadas? Recuerda que es indispensable consultar al veterinario de tu confianza para descartar cualquier causa patológica y verificar el estado de salud de tu peluda. No obstante, en este artículo de ExpertoAnimal, te ayudaremos a entender por qué se le hinchan las mamas a tu perra, presentando las causas más frecuentes y las posibilidades de tratamiento.

Mamas hinchadas en perras durante el celo

Las hembras no esterilizadas desarrollan una leve inflamación en las mamas y en la vulva durante su periodo de celo. Sus mamas pueden mostrarse más hinchadas de lo normal algunos días antes y durante el celo. La hinchazón, por lo general, no debe ser acompañada por cualquier tipo de secreción.

Es importante controlar y registrar los periodos de celo de tu perra durante toda su vida fértil. De esta manera, será más fácil diferenciar el sangrado natural del celo y la hinchazón de las mamas de un posible cuadro de hematuria (presencia de sangre en la orina) acompañada de inflamación mamaria.

Embarazo y lactancia

Si tu perra ha tenido contacto sexual con un macho durante su último periodo fértil, es posible que sus mamas hinchadas sean un síntoma de embarazo. Las hembras de los mamíferos experimentan grandes cambios hormonales durante la gestación, que las preparan para el parto y el periodo de lactancia. A medida que el embarazo avanza, las mamas de las perras se inflaman y agrandan para permitir la producción de leche, y su barriga aumenta para soportar el crecimiento de sus cachorros.

Un perra embarazada debe recibir acompañamiento médico durante todo su embarazo. También es importante ofrecerle una alimentación especial, con un mayor aporte calórico y proteínas de alta calidad, así como todos los cuidados adecuados para preservar su salud y la de sus cachorros.

Cuando llegue el momento de dar la luz, tu peluda ya estará física y mentalmente preparada para alimentar a sus cachorros. Durante el periodo de lactancia, las mamas y los pezones de tu perra se mostraron inflamados y agrandados, pero este cuadro mejora a medida que se aproxima el momento del destete. Muchas hembras jamás recuperan el tamaño original de sus mamas después de ser mamá. Por lo general, las mamas se muestran más grandes y más caídas que en las hembras que jamás pasaron por un embarazo.

Embarazo psicológico

El pseudoembarazo (o embarazo psicológico) es muy frecuente entre las perras fértiles. Por lo general, el cuadro aparece cuando una hembra tuvo contacto sexual con un macho, pero la fecundación no fue concluida. No obstante, también puede desarrollarse sin apareamiento previo.

Los síntomas de un embarazo psicológico son prácticamente idénticos al de un embarazo real: las perras muestran las mamas hinchadas, su panza y sus pezones aumentan de tamaño, y su apetito crece. También suele producir y eliminar por sus mamas un suero, que es más claro y menos espeso que la leche materna. Por ello, no es de extrañar observar a la perra con las mamas hinchadas después del celo, así como ver que una perra tiene leche y no está embarazada. Para evitar que esto suceda, la mejor opción es la esterilización, ya que el suceso prologando de embarazos psicológicos puede conllevar a la aparición de problemas graves de salud. Hacer criar a la perra no evitará que vuelva a experimentar este tipo de embarazo en un futuro.

Mamas inflamadas por alergias

Las alergias son reacciones inmunitarias anómalas o exageradas que el organismo desarrolla tras el contacto con algunas sustancias, alimentos, hormonas, productos o agentes patógenos. Esta reacción inicia un proceso inflamatorio que puede manifestarse de forma tópica o expandirse para otras regiones del cuerpo, siendo capaz de afectar también al sistema respiratorio.

Si has utilizado un nuevo producto en la higiene de tu peluda, es posible que sus mamas se hayan hinchado por una reacción alérgica. También las picaduras de pulgas, algunos medicamentos y sustancias naturales, como el polen o el moho, pueden provocar un proceso alérgico más intenso en las zonas sensibles como mamas, ojos y orejas. Si ello es cierto, tu perra podrá sentir mucha picazón, intentar rascar o lamer su panza con mucha intensidad. En ambos casos, es importante suspender la utilización de cualquier producto y llevar a tu perra al veterinario para realizar algunas pruebas de alergias.

Traumatismos o accidentes

Si tu perra ha sufrido algún accidente o se ha golpeado recientemente, es posible que sus mamas se hinchen como consecuencia del traumatismo. Se trata de un proceso natural que permite la recuperación de la zona lesionada. En este caso, lo más probable es que solo algunas mamas de la perra se muestren inflamadas, pues un golpe suele generar una reacción tópica. También es posible que identifiques algún hematoma o lesión cerca de la región hinchada.

Nuevamente, recordamos que es fundamental llevar a tu perra al veterinario para verificar su estado de salud tras un golpe o un accidente.

Mamas inflamadas en perras por mastitis

La mastitis es un proceso infeccioso que afecta las mamas de perras y gatas de forma muy similar, generando una visible inflamación de sus tetillas. Además de la hinchazón en las mamas, las hembras afectadas suelen presentar gran sensibilidad y dolor al tacto en las mamas, con presencia de secreción purulenta.

Por lo general, la mastitis aparece al final del período de lactancia o tras un pseudoembarazo que no fue debidamente tratado. El cuadro avanza rápidamente y afecta gravemente la salud de la perra, por lo cual requiere atención médica inmediata. Además, es fundamental prevenir la mastitis ofreciendo los debidos cuidados durante la gestación o frente a un diagnóstico de embarazo psicológico.

Neoplasias y quistes mamarios

Si al tocar las mamas de tu perra puedes palpar un bulto o masas extrañas, debes concurrir inmediatamente a la clínica veterinaria con tu peluda. Por lo general, una palpación anómala en las mamas de una perra revela quistes o tumores mamarios, que pueden ser un síntoma de cáncer. En ambos casos, la atención médica inmediata es fundamental para realizar los estudios adecuados y diagnosticar tempranamente la presencia de tumores malignos. Recuerda que un diagnóstico temprano del cáncer de mama suele mejorar el pronóstico de la enfermedad.

Otros síntomas de la inflamación mamaria en perras

Por lo general, el signo más visible de la inflamación mamaria en perras es realmente el aumento de tamaño de las mamas. No obstante, es importante que los tutores conozcan y sepan reconocer los demás síntomas que pueden acompañar este cuadro inflamatorio. A continuación, los resumimos para facilitar tu conocimiento:

  • Agrandamiento de los pezones.
  • Enrojecimiento de los pezones o de toda la mama.
  • Eliminación de suero, leche materna (o pseudoleche en caso de embarazo psicológico) o pus.
  • Sensibilidad o dolor en las mamas o en la región abdominal (la perra suele mostrar incomodidad y expresión de dolor al ser tocada).
  • Bultos o masas anómalas palpables en las mamas.

Por todo ello, si observas que tu perra tiene una tetilla inflamada y roja, un pezón inflamado o varias mamas hinchadas, acude al especialista inmediatamente.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Por qué mi perra tiene las mamas hinchadas?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Enfermedades infecciosas.