La enfermedad de Lyme en perros - Síntomas y tratamiento

La enfermedad de Lyme en perros - Síntomas y tratamiento

¿Eres dueño de un perro? ¿Lo llevas mucho al campo y suele acabar el paseo con garrapatas? Ten cuidado y protégelo bien contra ellas. Pues es mejor que no las llegue a tener por mucho que se las quitemos al poco de llegar a casa, ya que las garrapatas transmiten muchas enfermedades.

Una de las enfermedades más recientemente descubiertas en perros que transmiten las garrapatas, es la enfermedad llamada Borreliosis Canina. Lee atentamente este nuevo artículo de ExpertoAnimal para enterarte de todo sobre la enfermedad de Lyme en perros, sus síntomas y su tratamiento.

¿Qué es la Borreliosis Canina?

Esta enfermedad, también conocida como enfermedad de Lyme, está provocada por una bacteria, concretamente una espiroqueta llamada Borrelia burdogferi, y la transmiten las garrapatas del género Ixodes. En los perros esta enfermedad es conocida desde 1984 y en España fue diagnosticada por primera vez en 1992.

La Borreliosis Canina provoca varios problemas de salud pero, en principio, si se diagnostica pronto y se administran antibióticos adecuados se puede superar la enfermedad. El cuadro clínico que presenta incluye, como ya hemos dicho varios problemas de salud, pero principalmete se asocia con artritis, deformación de las articulaciones, carditis, nefritis y fiebre.

Síntomas de la enfermedad de Lyme en perros

Los síntomas pueden tardar en aparecer unas semanas o incluso meses. En esta enfermedad se dan síntomas muy amplios y puede que haya perros que no los muestren todos. Puede ser que se manifieste solo algún síntoma aislado, como la cojera que el síntoma más común, varios de ellos o la mayoría. Estos síntomas son:

  • Cojera recurrente debida a la inflamación de las articulaciones. Muchas veces dura sólo unos pocos días pero al cabo de unas semanas vuelve y así cotínuamente. La cojera puede ser siempre de la misma pata o ir cambiando de pata cada vez que se da e incluso darse en más de una pata a la vez.
  • Artritis y deformación de las articulaciones.
  • Fiebre, falta de apetito y depresión, que suelen derivarse de la inflamación de las articulaciones.
  • Andar arqueando la espalda y de forma rígida.
  • Sensibilidad al tacto, dolor muscular y articular junto con adinamia (debilidad muscular con fatiga generalizada que puede ocasionar ausencia de movimiento o reacción).
  • En la zona dónde se ha producido la picadura de la garrapata puede darse inflamación y/o irritación acompañada de una inflamación de los ganglios linfáticos superficiales que se encuentren alrededor de esa zona.
  • Problemas renales que si no se tratan a tiempo pueden llevar a una nefritis o una glomerulonefritis y acabar en una insuficiencia renal que genera síntomas más comunes como vómitos, diarreas, pérdida de peso, falta de apetito, aumento de sed y de orina y acumulación de líquido en el abdomen y en tejidos, especialmente bajo la piel y en las patas.
  • Carditis o inflamación del corazón, aunque con poca frecuencia y se da en casos graves.
  • Complicaciones en el sistema nervioso central, aunque es menos frecuente y en casos graves.

Diagnóstico de la Borreliosis Canina en perros

Cuando acudamos al veterinario porque alguno o varios de los síntomas antes descritos se manifiestan en nuestro perro, deberemos explicar con el máximo detalle qué observamos que le pasa a nuestro compañero, qué actividades se han realizado recientemente sean o no un hábito, posibles problemas de salud anteriores (sobre todo en caso de que no sea el veterinario que regularmente atiende a nuestro can), responder a cualquier cosa que nos pregunte de la forma más clara y sincera, ya que cualquier detalle aporta mucha información al veterinario especialista.

Además junto con toda la información, el veterinario necesitará realizar pruebas al perro para descartar o confirmar posibles causas de los síntomas. Deberá realizar análisis de sangre y de orina lo más completos posible.

Si el veterinario lo considera oportuno realizará otras pruebas para su diagnóstico, por ejemplo puede ser que le interese extraer líquido de las articulaciones inflamadas para analizarlo, hacer ecografías y radiografías, entre otras muchas pruebas útiles para el especialista y que, si realmente queremos ayudar a nuestro fiel amigo, no dudaremos en dar permiso para que se realicen.

El pronóstico de esta enfermedad es bueno si se diagnostica y se actúa con presteza, es reservado si se trata de casos crónicos y es malo si la enfermedad llega a afectar al corazón, al sistema nervioso central o bien a los riñones, siempre que no se trate a tiempo en el caso de los riñones.

Tratamiento de la enfermedad de Lyme en perros

El tratamiento para la Borreliosis Canina dependerá de los órganos y partes del cuerpo afectados y de lo avanzada que se encuentre la enfermedad. Primeramente se deben administrar antibióticos, además en casa debemos procurar que nuesto amigo realice pocos esfuerzos y que esté siempre caliente y seco.

Seguramente el antibiótico o antibióticos que nos recomiende nuestro veterinario de confianza, irán acompañados de algún medicamento para el dolor, pero nunca deberemos administrar por nuestra cuenta un medicamento analgésico a nuestro can, siempre debe ser prescrito por el veterinario especialista tanto el tipo, como la dosis y el tiempo de administración. El veterinario especialista deberá procurar evitar la administración y la prescripción de corticoesteroides, pues en este caso existe riesgo de la propagación de las Borrelias (Borrelia burdogferi).

Normalmente, con los antibióticos, se observa una mejoría de la inflamación aguda de las articulaciones a los pocos días. Aún así, el tratamiento general debe durar al menos un mes. Aunque todo esto dependerá de la gravedad de la enfermedad.

Prevención ante la enfermedad de Lyme en perros

La única prevención de la enfermedad de Lyme en perros, es la prevención de las garrapatas. Por lo tanto, es vital que nos acordemos de aplicar los antiparasitarios adecuados a nuestro perro con las pautas temporales indicadas por nuestro veterinario de confianza y en el formato que más convenga a nuestro fiel amigo, ya sean pipetas, collares, etc.

Es muy importante que, aunque tengamos al día la protección antiparasitaria, cada vez que salgamos a zonas como el campo, los jardines, los parques, etc, dónde pueda haber garrapatas, al terminar el paseo o la excursión, revisemos todo el cuerpo de nuestro perro para asegurarnos de que no hay ninguna garrapata u otros posibles parásitos en la piel de nuestro compañero peludo.

En caso de que hallemos alguna, deberemos extraerla con el máximo cuidado y procurando que no quede parte de la garrapata adherida a la piel de nuestro can. Para ello, deberemos informarnos lo mejor posible de cómo hacerlo con los mínimos riesgos. Es fundamental que se retiren las garrapatas el mismo día, pues cuanto más tiempo estén en nuestra mascota más probabilidades hay de que se contagien.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a La enfermedad de Lyme en perros - Síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra sección de Enfermedades bacterianas.