Compartir
Compartir en:

Artritis en gatos - Síntomas y tratamiento

Artritis en gatos - Síntomas y tratamiento

Ver fichas de Gatos

Al igual que nos ocurre a los humanos, los gatos pueden sufrir muchas enfermedades relacionadas con las articulaciones, como la artrosis reumatoide felina, una afección que produce inflamación y dolor muscular, entre otros síntomas. Esta enfermedad no es fácil de detectar ya que los mininos suelen disimular muy bien cuando tienen dolor, y es difícil que nos demos cuenta a simple vista de que nuestra mascota la padece si no sabemos exactamente en qué signos debemos fijarnos.

Por eso es importante saber los síntomas de la artritis en gatos, al igual que su tratamiento y los cuidados especiales que tenemos que ofrecerle al felino, así que si te interesa este tema, sigue leyendo este artículo de ExpertoAnimal y entérate de todo lo que necesitas saber sobre la artritis felina.

También te puede interesar: Artritis en perros - Causas y tratamiento

¿Qué es la artritis?

La artritis felina, también llamada osteoartritis felina, es una enfermedad inflamatoria crónica que puede afectar a cualquier edad del gato y que se caracteriza por la inflamación de las coyunturas y el desgaste de las capas protectoras que recubren las articulaciones del animal, cosa que provoca dolor, rigidez y pérdida de movilidad, entre otros síntomas. Esta enfermedad es degenerativa, es decir, que empeora con el paso de los años, y no hay que confundirla con otra que también lo es: la artrosis. La artrosis en gatos afecta por lo general cuando son ancianos y, a diferencia de la artritis, esta enfermedad produce la pérdida progresiva de los cartílagos que a su vez, hace que los huesos se rocen y se vayan desgastando. Aunque son muy similares la artrosis y la artritis en gatos (y en los demás seres vivos), no son lo mismo.

Las causas que pueden producir artritis reumatoide en gatos son muy diversas y pueden tener diferentes procedencias:

  • Postraumáticas: debido a lesiones, golpes o traumatismos que el felino haya sufrido.
  • Infecciosas: debido a los gérmenes o bacterias que hayan podido afectar a las articulaciones.
  • Genéticas: debido a malformaciones de los miembros y otros problemas de desarrollo.
  • Inmunológicas: debido al propio sistema inmunitario del gato que reacciona contra la membrana sinovial (la capa protectora que recubre) de la articulaciones.
  • Obesidad y sobrepeso: no es una causa directa pero puede agravar los síntomas y favorecer la inflamación de la articulaciones si no se controla.

 

Síntomas de artritis en gatos

Los síntomas que puede mostrar tu gato si tiene artritis felina reumatoide son:

  • Inflamación de las articulaciones
  • Pérdida de movilidad y menos ejercicio de lo habitual
  • Dolor y atrofia muscular
  • Crujidos en las articulaciones
  • Dificultad y rigidez para desplazarse, saltar, subir escaleras, levantarse, etc...
  • Cambio del estado de ánimo habitual: se mostrará más pasivo, distante, desganado, etc...

Detectar la artritis en gatos no es tarea fácil ya que estos animales son muy hábiles en el arte de disimular las debilidades y normalmente, no suelen quejarse ni mostrar dolor cuando lo tienen por lo que si tu gato muestra el menor de estos signos, es importante que lo lleves inmediatamente al veterinario para que le haga un diagnóstico completo que incluirá, dependiendo de su evolución, un análisis de sangre, un historial de la lesión o trauma sufrido, y unas radiografías para ver el estado de los huesos del minino.

Tratamiento de la artritis en gatos

El tratamiento de la artritis felina empieza por la prescripción, siempre por parte del veterinario, de unos medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE) para aliviar el dolor y minimizar la inflamación de las articulaciones, así como la toma de suplementos farmacológicos como la condrotitina o glucosamina para ayudar a aliviar los síntomas del animal. La cirugía es siempre la última opción y sólo se realizará si la artritis está muy desarrollada y el veterinario lo considera realmente necesario.

Pero además de los tratamientos médicos convencionales con analgésicos para gatos, también puedes ayudar a mejorar la artritis felina con algunos medicamentos homeopáticos para gatos y remedios naturales como la lecitina, el natrium sulphate o el calcium floride, o incluso, con acupuntura y masajes terapéuticos.

Para prevenir la aparición de la artritis en gatos es aconsejable que el animal tenga una alimentación adecuada y haga ejercicio regularmente y de forma moderada, así su sistema músculo-esquelético se mantendrá en buen estado y será menos probable que sufra esta enfermedad. Si el felino sufre sobrepeso u obesidad, se recomienda hacerle bajar de peso para disminuir la carga que tienen que aguantar sus articulaciones y disminuir la inflamación. Puedes visitar este artículo si quieres saber algunos ejercicios para gatos obesos o consultar una dieta equilibrada a tu veterinario.

Cuidados del gato artrítico

Aparte del ejercicio regular y la alimentación adecuada, si tu gato tiene artritis debes proporcionarle una serie de cuidados especiales para hacerle su vida más fácil y su enfermedad más llevadera.

En primer lugar, es necesario que tu minino se encuentre lo más cómodo posible en casa, por lo que si colocas unas mantas o varias toallas suaves en su cama y por todos aquellos sitios donde sepas que le gusta estirarse, tu gato descansará mucho mejor y sus articulaciones le dolerán mucho menos que si su cuerpo toca directamente con las superficies planas y desnudas, amortiguando los posibles golpes. Además, puedes incluir algunas compresas o bolsas de agua calientes en su cama acolchada para aliviar la inflamación de las zonas afectadas. El frío y la humedad agravan los dolores de la artritis en gatos por lo que es necesario que hagas de tu casa un lugar cálido, seco y sin cambios de temperatura bruscos. Puedes también evitar los suelos resbaladizos para que tu gato no se caiga por accidente.

También es necesario que tu minino tenga los menos obstáculos posibles a la hora de vivir en casa, por lo que si antes podía subirse a algún sitio que era su favorito y ahora no puede, sería bueno que le proporcionaras un rampa en lugar de escaleras u otras superficies que le producirán más dolor en sus articulaciones si tiene que subirlas, como estanterías o cajas. Asimismo, su caja de arena y su comedero/bebedero también deben de estar situados en una zona donde el gato pueda llegar fácilmente, por lo que si tienes en una casa con varias plantas, lo ideal sería que tuviera una caja de arena y un comedero/bebedero en cada planta para que no tenga que estar subiendo y bajando continuamente.

Y por último, debes evitar a toda costa que tu gato se estrese y debes tratarlo con mucho cariño, amor y paciencia, para que sepa que puede contar contigo y que no pasa nada porque tenga artritis. Un ambiente tranquilo, confortable y sin obstáculos son las claves para mantener a tu gato artrítico feliz.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Artritis en gatos - Síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra sección de Enfermedades degenerativas, o que descargues nuestra app ExpertoAnimal, la aplicación para compartir conocimientos sobre el mundo animal y resolver todas tus dudas.

Comentarios (0)

Escribir comentario sobre Artritis en gatos - Síntomas y tratamiento

¿Qué te ha parecido el artículo?

Artritis en gatos - Síntomas y tratamiento
1 de 3
Artritis en gatos - Síntomas y tratamiento