Compartir

Mi gato se rasca mucho - Causas y qué hacer

 
Por María Besteiros, Auxiliar técnico veterinario y peluquera canina y felina. 17 junio 2020
Mi gato se rasca mucho - Causas y qué hacer

Ver fichas de Gatos

Hay varias causas que pueden llevar a que un gato se rasque mucho. En un primer momento es habitual que pensemos en un problema en la piel, pero lo cierto es que el motivo no siempre va a localizarse a este nivel. Por ello, si dudamos, el picor continúa o no mejora, se hace necesario consultar con el veterinario.

En este artículo de ExpertoAnimal vamos a explicar las patologías más frecuentes que cursan con picor en los gatos, así como las medidas preventivas que podemos adoptar para evitarlas. Sigue leyendo para saber por qué tu gato se rasca mucho y cuándo acudir al veterinario.

También te puede interesar: ¿Por qué mi perro se rasca mucho?

¿Por qué mi gato se rasca mucho y pierde pelo?

Lo primero que debemos tener en cuenta es que cuando un gato siente picor es muy probable que se lama. Por eso es habitual que no notemos que nuestro gato se rasque mucho, pero si sus lamidos son excesivos, el picor es una de las causas que debemos barajar. La lengua del gato es muy áspera, por eso cuando la pasa intensamente por una zona del cuerpo, acaba por romper el pelo. Tanto la lengua como el rascado provocarán calvas, áreas con una menor densidad de pelo y lesiones. Ahora bien, qué causa que tu gato se rasque mucho, tanto de forma generalizada como localizada. A continuación, mostramos las causas más habituales que explican por qué se produce este picor en todo el cuerpo o en algunas zonas concretas.

Alergia alimentaria

El picor en los gatos puede deberse a diferentes problemas dermatológicos, como los que iremos explicando. Pero, en ocasiones, es una intolerancia o una alergia alimentaria lo que se manifiesta a través del picor. En estos casos, además de observar un picor intenso, es habitual notar síntomas gastrointestinales como vómitos y diarrea, problemas respiratorios, enrojecimiento de la piel e inflamación. Es fundamental detectar el alimento que produce la intolerancia o la alergia para retirarlo de la dieta del gato.

Parásitos externos

Otra de las causas más habituales por las que un gato se rasca mucho, que además tiene una solución relativamente sencilla, es la presencia de parásitos externos. Los más extendidos son las pulgas. Estos insectos son hematófagos, lo que quiere decir que se alimentan de sangre. Para ello, pican al gato y este reaccionará rascándose y lamiéndose. En principio, aplicar un desparasitador adecuado servirá para solucionar el problema, aunque hay que tener presente que las pulgas que se ven sobre el gato no son todas las que hay. La mayoría están en el entorno. Por eso, además de desparasitar al gato se hace necesario tratar el ambiente. Hay que tener en cuenta que estas pulgas también pueden picar a otros animales del hogar, personas incluidas.

Además, a algunos gatos el contacto con la saliva de las pulgas les produce una reacción alérgica. Sirve una única picadura para desencadenarla y se conoce con el nombre de dermatitis alérgica a la picadura de pulga o DAPP. Estos gatos no solo van a sufrir picor, sino que presentarán lesiones en la zona del cuello y en la lumbosacra, que veremos como enrojecimiento, heridas, alopecia, pelo rojo o, si se mantiene en el tiempo, hiperpigmentación. Por ello, si tu gato tiene costras en el cuello y se rasca, es muy posible que tenga pulgas y sea alérgico a su picadura. Se hace necesario acudir al veterinario, pues puede que no llegue solo con aplicar un antiparasitario.

Las garrapatas también pueden provocar que el gato se rasque y pierda pelo, sobre todo en zonas como el cuello, las orejas o entre los dedos.

Hongos y levaduras

Los hongos, como el que causa la tiña, no suelen provocar picor al principio, pero, con el tiempo, el cuadro se complica y ahí es cuando podremos detectar el picor en el gato. También podemos ver lesiones de forma redondeada, alopecia, granitos con costra, etc. De manera que, si tu gato se rasca mucho y tiene costras o heridas con estas características, es muy posible que se trate de esta patología.

Levaduras como la Malassezia también pueden causar picor, lesiones alopécicas, enrojecimiento, descamación, costras, mal olor, engrosamiento y oscurecimiento de la piel, etc. En estos últimos casos las lesiones pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo. Para identificar estos patógenos se hace necesario acudir al veterinario, que es quien puede realizar los exámenes necesarios y pautar el tratamiento más adecuado.

Problemas oculares

¿Tu gato se rasca mucho la cara o el ojo? Problemas como los que ya hemos mencionado pueden afectar también a la zona de la cara. Rascarse la cabeza acaba por provocar la pérdida de pelo alrededor de los ojos, la nariz y las orejas. Además, el picor en esta parte del cuerpo puede deberse a otras causas. Por ejemplo, si el gato se rasca mucho el ojo o los ojos puede que tenga alojado un cuerpo extraño o padezca enfermedades oculares como la conjuntivitis. Si no conseguimos extraer el objeto o tratar la causa subyacente del picor, no solo no remite, sino que se complica con secreción, dolor o inflamación, no hay que esperar para acudir al veterinario.

Cuerpos extraños

Otro signo de cuerpo extraño es que el gato se rasque mucho la nariz, ya que en ella también pueden localizarse objetos que se introducen por aspiración, como pueden ser fragmentos vegetales. Normalmente salen al desencadenarse estornudos. Si no es el caso, hay que avisar al veterinario.

Otitis

Si tu gato se rasca mucho la oreja puede tener una infección. Podemos notar mal olor de los conductos auditivos, secreción, dolor, etc. La otitis tiene diferentes causas y es importante tratarla desde los primeros síntomas para evitar que la inflamación o la infección se compliquen y avancen hacia el interior del conducto auditivo. Por supuesto, el diagnóstico y el tratamiento son responsabilidad del veterinario.

Otras causas

En un menor porcentaje de casos, el picor en gatos se debe a otras enfermedades inmunomediadas o, con mucha menos frecuencia, a tumores. Al haber tantas causas no vamos a poder curar a nuestro gato sin antes tener un diagnóstico. Por eso la recomendación es acudir al veterinario. Aunque algunas causas de picor pueden solucionarse con relativa facilidad, si este se debe, por ejemplo, a una alergia, el tratamiento será más complejo. No siempre es posible determinar el desencadenante de la alergia ni mucho menos evitarlo. Por ello, es recomendable buscar un veterinario con experiencia en este ámbito.

Mi gato se rasca mucho - Causas y qué hacer - ¿Por qué mi gato se rasca mucho y pierde pelo?

¿Qué hacer si mi gato se rasca mucho?

Cuando un gato se rasca y se arranca el pelo porque sufre una intolerancia o alergia alimentaria, lo primero que debemos hacer es intentar encontrar el alergeno. Para ello, se recomienda establecer una dieta de eliminación para tratar de encontrar el alimento que produce la reacción alérgica. Estas dietas se caracterizan por emplear un menor número de ingredientes, por ejemplo una sola proteína. No obstante, lo más rápido y eficaz es realizar una prueba de alergia en la clínica veterinaria. Una vez identificado el alimento, simplemente debemos eliminarlo de la dieta del gato.

Si el gato se rasca mucho porque sufre una infestación de pulgas o garrapatas, el tratamiento pasa por administrar productos antiparasitarios adecuados y recomendados por el veterinario. Entre los productos que encontramos en el mercado destacan las pipetas, los jarabes y los comprimidos.

Ahora bien, si el gato se rasca por una enfermedad o un problema de salud más grave, la solución es visitar al especialista para que realice el diagnóstico y paute el mejor tratamiento. Sin un diagnóstico no podemos tratar al animal ni mucho menos automedicarlo, ya que podríamos empeorar su estado de salud.

Mi gato se rasca mucho pero está sano

Si detectamos que nuestro gato se rasca y lame mucho más de lo normal, pero la revisión del veterinario concluye que está sano, podemos estar ante un trastorno a nivel psicológico, aunque es menos frecuente. Solo tras el estudio veterinario se puede pensar en que esta sea la causa.

Lo que notaremos será un acicalamiento compulsivo. Todos los gatos pasan mucho tiempo limpiándose, pero cuando no pueden parar de hacerlo, hay un problema. Este acicalamiento exagerado se produce como respuesta al estrés. En estos casos no hay picor, pero igualmente pueden aparecer heridas y alopecia por el exceso de lamidos o el rascado. El gato tiene que recibir tratamiento para solucionar el problema y, de ser el caso, para las lesiones en la piel. Así, hay que consultar con un experto en conducta felina o etólogo, además de con el veterinario.

Los gatos son animales muy susceptibles a los cambios, es por ello que prácticamente cualquier modificación de su rutina puede desencadenar en ellos un cuadro grave de estrés, en el que pueden mostrar síntomas como el rascado constante. Consulta nuestro artículo con las Cosas que estresan a los gatos y ayuda a tu felino a recuperar la estabilidad emocional.

Remedios caseros para el picor en gatos

Como hemos visto, si un gato se rasca mucho hay que acudir al veterinario. De otra manera, no podremos aliviar el picor, ya que, para hacerlo, necesitamos tratar la causa que lo está originando. Diagnosticada esta, el tratamiento adecuado es lo que hará desaparecer el picor.

En casa podemos centrarnos en la prevención, siguiendo estas medidas o remedios para evitar el picor en gatos:

  • Control de parásitos: aunque el gato no tenga acceso al exterior puede contraer pulgas, de ahí la importancia de mantener un calendario de desparasitaciones regulares.
  • Alimentación de calidad: como carnívoros que son, la dieta de los gatos tiene que estar basada en la proteína de origen animal y adecuada a la etapa vital del gato. Esto no solo reduce las probabilidades de desarrollar intolerancia o alergia, también aportará al animal todos los nutrientes que necesita para mantenerse sano en general.
  • Enriquecimiento ambiental: los gatos necesitan un espacio en el que desenvolver sus actividades. Un hogar con gatos debe tener rascadores, escondites, mobiliario a diferentes alturas, juguetes, lugares donde relajarse, etc. Hay que minimizar el estrés estableciendo pautas de adaptación para cualquier novedad que altere su rutina.
  • Productos específicos: no bañes ni apliques sobre el gato ningún producto que no esté formulado específicamente para gatos.
  • Acudir al veterinario al primer síntoma: el rascado o el lamido compulsivo acaban por afectar al pelo y a la piel, por eso, cuanto antes se trate la causa, menos lesiones se producirán y más sencilla y rápida será la recuperación. No olvides las revisiones periódicas que permiten detectar patologías precozmente.
Mi gato se rasca mucho - Causas y qué hacer - Remedios caseros para el picor en gatos

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Mi gato se rasca mucho - Causas y qué hacer, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas de la piel.

Bibliografía
  • Rejas, Juan. (2003). Dermatología Clínica Veterinaria.

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?

Mi gato se rasca mucho - Causas y qué hacer
1 de 3
Mi gato se rasca mucho - Causas y qué hacer

Volver arriba