Cuidar a un animal no es solo alimentarlo, proporcionarle agua y un lugar para dormir; cuidar a un animal es cubrir todas sus necesidades nutricionales y emocionales, pasar tiempo con él, jugar, brindarle ejercicio, seguridad y mucho cariño. Cuando decidimos adoptar a un animal, independientemente de su especie, automáticamente nos convertimos en sus tutores y responsables, pasamos a ser los encargados de garantizar su bienestar y felicidad. Para ello, es preciso conocerlo todo sobre los cuidados de los animales domésticos que vamos a tener a nuestro cargo, acudir al veterinario y dedicarle el tiempo que precisa.
3 4 5 6 7

Volver arriba